La escena de celos de Pol Badía pone en peligro la estancia del maestro Joao en la casa

Su romance ha tenido más altibajos que la montaña rusa más alta. Ahora te dejo, ahora te quiero, ahora te beso, ahora me voy, y todo ello captado por las cámaras, para suerte nuestra.  Por mucho que el maestro Joao lo ha intentado, no siente que lo suyo con Pol Badía tenga futuro, le quiere pero no está enamorado. Bueno sí, lo está, pero de otro. Un tal Alberto del que no para de hablar, y eso que inicialmente lo llevaba en secreto y era el innombrable. Pues las cosas han cambiado y ya no no está dispuesto a esconder más su amor. Como era de esperar, su exceso de sinceridad ha despertado los celos pasionales de Pol que se ha vengado en pleno directo desde plató haciéndole un alegato de defensa que ha terminado tragedia romana.

Un zasca en toda regla, vamos. “El alegato te lo tendría que hacer tu amigo Alberto que lo mencionas a todas horas”, le dijo cara a cara en la gala Límite 48 horas. El muchacho no quería defenderle pues estaba dolido y sentía que la cosa acabaría como el rosario de la aurora, pero el programa le pidió que lo reflexionara y finalmente accedió. Aunque comenzó con buen pie y parecía que iba a pasar por alto el asunto, por el bien de su ex, el discurso acabó con un ataque de celos en toda regla. “Quiero que ganes pero en este momento creo que no soy la persona más indicada para hacerte este alegato”, dijo ante la cara de asombro de Joao que se quedó, literalmente, con la boca abierta.

Lo que vino después era predecible. Un Joao desgarrado y llorando a lo que el viento se llevó con su discurso dramático de ‘lo siento, qué pena, qué dolor tan grande’. Lo peor es que cometió el error de los que dejan con aquella frase que nadie quiere oír, ‘no eres tú, soy yo’. “Gracias y perdona Pol. Siento haberme enamorado de otra persona pero a ti te sigo queriendo muchísimo”, dijo el maestro prudente y ahogado en dolor, que no en lágrimas, reconociendo al fin y de una vez por todas que se les rompió el amor de tanto usarlo.

Lo suyo le ha costado. Quizás por eso Pol estaba tan confundido. En la casa parecían una parejita de enamorados que estrenaban romance. Discutían, cortaban, se reconciliaban, se volvían a declarar y así durante tres semanas, el tiempo que estuvo el ex de Adara en la casa. En realidad todo era un espejismo y Joao se aferraba a unos sentimientos que en realidad no existían. Pero ese ir y venir mantuvieron viva la esperanza del joven a quien se le ha caído la venda de los ojos. Y por si no le había quedado del todo claro, cuando Jorge Javier Vázquez preguntó a Joao quién le gustaría que le esperase a su salida, no se lo pensó. “Alberto”. El silencio se hizo en plató y Pol se quedó a cuadritos.

Hace unos días los concursantes veían dentro de la casa una telenovela turca, pues ahora la trama de pasión de gavilanes la han vivido ellos. Todo lo que vive el maestro es así, extremo, pasional y sin medias tintas, es todo o nada y eso es lo que le ha convertido en uno de los favoritos de la audiencia. Lo que ahora teme es que esta pataleta de niño celoso tenga consecuencias el jueves. Por primera vez en plató la gente le abucheaba ya que ven a Pol como el pobrecito de la historia, el abandonado, el engañado y eso le puede poner de patitas en la calle ya que es el nominado junto a su amiga del alma Adara.

El maestro ha dado un portazo a su pasado, se ha quitado el lastre que pesaba tanto y ya sea dentro o fuera tiene claro que su corazón tiene otras miras. ¿Y qué piensa el tal Alberto? Pues ya hace unas semanas dio su versión de los hechos en Mujeres, Hombres y Viceversa, programa a cuyo casting se presentó este año, asegurando que Pol mentía pues sabía de sobra de su existencia. Aunque fueron sus cariñosas palabras a Joao las que dejaron claro que ahí había temita. “Es una persona encantadora, muy bueno, y la verdad es que me trata muy bien y le quiero muchísimo”, dijo a la presentadora del show Toñi Moreno.

Desde entonces no ha vuelto a salir en televisión, pero quizás la declaración de amor de Joao le empuje a convertirse en su nuevo defensor, ahora que Pol está enrabietado. El abandonado confesó a JJV que se sentía destruído al ver a Joao hablar así de otro dentro de la casa, que no salía de su habitación y que no tenía ganas de conocer a nadie más, al menos por ahora. Nada que ver con las ganas de vivir, sentir y disfrutar de su ya exnovio que ha demostrado que la edad no es un impedimento para exprimir la vida al máximo.

(Mediaset)

Y como todo en la vida, hay opiniones para todos los gustos. Unos le pasan la manita por el hombro a Pol porque consideran que Joao ha jugado a dos bandas y no ha sido claro, y otros que no entienden cómo éste ha podido poner en peligro su estancia en la casa con ese cruel alegato. Si le amas tanto como dices, ¿por qué esa puñalada? Lorena, la sobrina de Joao, rompió a llorar desconsolada por lo sucedido. Le recriminó que aprovechara un momento tan débil y decisivo en el concurso de su tío para echarle en cara las cosas que, según ella, tenía que haberle dicho fuera. Los celos y su amor fueron más fuertes que el raciocinio y Pol se dejó llevar por esa pasión desbordante propia de sus 25 años.

El jueves veremos si este desliz del maestro le pasa factura. Tiene una rival de lujo, Adara, su aliada en la casa y con quien ha ejercido de consejero en su coqueteo con Gianmarco, un tonteo que Joao ha alimentado en sus conversaciones de adolescentes. Si es que no lo puede evitar, es un romántico empedernido, enamorado del amor y se deja llevar por lo que siente, guste o no. Veremos si ese amor es el mismo que le tiene el público en la próxima expulsión.

Para seguir leyendo:

Hugo advierte a Adara que luchará por su bebé mientras que la concursante despotrica sobre la relación en GH VIP

El pasado infiel de Hugo Martín Sierra al descubierto: así es la vida del (ex) novio de Adara Molinero

Adara le confiesa a Joao su intentación de romper con Hugo: ¿tanto le está perjudicando su carpeta con Gianmarco?