Delante de las cámaras dice una cosa y detrás otra opuesta: ¿Quién es la verdadera Adara?

Impredecible, así es Gran Hermano en todos sus formatos. Las cosas pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos y lo que ayer era blanco, hoy es negro. El debate de este domingo fue prácticamente un especial de Adara y no precisamente de su mejor versión. La que se decantaba como favorita podría dejar de serlo tras la nueva pillada largando más de la cuenta sobre el que hasta ahora era su amiguito del alma, Hugo Castejón. A Joao se le fue de la lengua que la joven estaba hasta las narices de él y que en uno de los espacios ciegos le llamó de todo menos bonito. Al programa de Jordi González le faltó tiempo para encontrar ese vídeo y mostrar la otra cara de Adara. Provocador, puto loco o que le pone mala hasta su voz fueron algunos de los términos que usó contra él y que provocaron el caos y la confusión de la audiencia pero, sobre todo, de su amore Gianmarco.

(©Mediaset)

Absolutamente desconcertado y con la cara descompuesta, el italiano no tuvo reparo en responder a Jordi con todas las de la ley cuando fue preguntado sobre su enamorada. Una respuesta llena de dudas, temores e inseguridad que no ha dejado en muy buen lugar a la concursante. “No entiendo por qué frente a cámaras dice unas cosas y detrás dice otras”, dijo con carita de pena y los ohhhhh del público y colaboradores de fondo. Está bien que lo piense, es entendible, pero decirlo en voz alta puede afectar y mucho a la chica que dice amar. Lo cierto es que Adara se desquitó y despellejó a su amigo en menos de un minuto. “Hace de Carlos Lozano y Miriam, se cree que somos gilipollas que no nos damos cuenta. Está obsesionado con la tele”, siguió diciendo a Joao, ajena a que estaba siendo grabada. Un cambio radical de actitud que nadie se esperaba de ella, siempre tan sincera y directa.

Entonces, ¿quién es la verdadera Adara, la que dice una cosa cuando cree que no hay cámaras o la que finge otra delante de ellas?

A ver, Gianmarco no va desencaminado. Con él le pasó lo mismo. En el confesionario, cuando creían estar con la cámara en off, Adara le gritó su amor a los cuatro vientos y confesó a Joao la pesadilla que estaba viviendo fuera con su pareja, Hugo Sierra. Fuera de ese habitáculo, jamás se ha pronunciado al respecto ni dicho ni pío de sus sentimientos por el italiano. Es obvio que por respeto al padre de su hijo y al pequeño, pero según Gianmarco, si tanto le ama, ¿por qué tener esas dos caras y esconder algo tan bonito? El amor no se oculta, ¿no? Una teoría que también baraja su hermano Luca Onestini y que le hace tener la mosca en la oreja. “Mi único miedo como persona que siente algo muy fuerte es si Hugo entra dentro de la casa ella va a hacer una elección por lo que siente de corazón o por lo que tiene que ser por la audiencia”, expresó sincero Gianmarco en plató este domingo.

La verdad es que Adara no pasa por su mejor momento, la marcha de sus dos mejores amigos le está haciendo mella. A eso hay que sumarle que empieza a no soportar a Hugo, algo que no ha disimulado y ha mostrado abiertamente con una primera gran bronca ante las cámaras por culpa de Alba. Durante la prueba semanal tenían que tener los pies dentro del jacuzzi, la modelo los sacó un poquito y Hugo le acusó de estar poniendo en peligro el pan que les da de comer. Adara le llevó la contraria y la pelea estaba servida. Ambos se gritaron y ella terminó llorando lágrimas negras en el confesionario diciendo que no se esperaba esto de él. Por fin Hugo, en el calor de la discusión, le expresó lo solo que se había sentido todo este tiempo sin su apoyo, mientras que él había dado y se había partido la cara por ella dentro y fuera de la casa de Guadalix.

Los ataques del ex de Marta Sánchez la dejaron insegura, dudosa y algo perdida, Adara llegó a la gala de anoche como un animalito indefenso sin saber hacia dónde tirar. Hasta que le llegó un tuit de fuera donde le echaban en cara que ahora se hiciera del bando de las malas que tanto le habían criticado todo el concurso y dejase de lado a Hugo. “Le llamas chaquetas a Estela y tú ahora con el otro grupo y dejando de lado al que dio siempre la cara por ti. ¿Cómo te llamarías a ti misma entonces?”, decía el mensaje dirigido a Adara por parte de un seguidor.

A partir de aquí, la concursante entró en una especie de pánico sin saber si ser ella misma o hacer lo que esperaban de ella. Así que, sin venir a cuento, empezó a defender a Hugo en ciertos momentos del programa desconociendo que fuera todos éramos conscientes de las flores que le había echado a compañero. Lo que no la hizo quedar muy bien, seamos sinceros. Mientras tanto, éste parecía disfrutar del zasca de la audiencia a la joven que tenía la cara desencajada. Está harta de él por ser un grescas desde que se levanta hasta que se acuesta, sus broncas recientes lo han demostrado, pero sabe que si da un giro radical contra él, le puede costar la expulsión. A partir de la lectura del tuit se dedicó a sacar la cara por su amigo ante las acusaciones del grupo de las “pigitanas”, que ya son un clásico del programa. Una postura que se vio bastante poco real y muy forzada, dos comportamientos poco propios de Adara durante el concurso que podrían quitarle el cartel de favorita.

La pregunta de muchos, entre otros el colaborador Miguel Frigenti, es ¿Por qué narices Joao tuvo que soltar la bomba de lo que Adara piensa sobre Hugo? Si no lo hubiese hecho nadie se habría enterado de esto y la joven no estaría siendo analizada con lupa. Ahora, cada vez que haga o diga algo sobre el susodicho, todos los ojos se van posar en ella, juzgando cada uno de sus pasos. La audiencia espera ver a la chica sincera y espontánea que no se maneja en las estrategias y actúa de corazón. Está confusa atrapada en un quiero y no puedo, entre lo que debe y siente de verdad. Tampoco podemos esperar que sea Doña Perfecta y no se equivoque en nada, tiene de aquí al jueves para seguir siendo auténtica y admitir que ya no soporta a Hugo, porque si no lo hace puede que el concurso de Adara haya llegado a su fin.

Amistad, amistad, realmente no es. Hugo se marchó la segunda semana y ha estado más de un mes fuera. Un tiempo en el que Adara creó nuevos vínculos con otras personas, creció y vivió otras experiencias. La chica que entró y se lo pasó pipa en la fiesta de la uva con Dinio y Hugo, no es la misma. Se ha enamorado, su relación con el padre de su hijo se ha ido al garete y todo lo que era ya no es. Así que tampoco es que le deba fidelidad máxima al repescado. Si ella lo reflexiona y se olvida del qué dirán, podría encarrilar de nuevo su concurso y seguir estando en el top de las favoritas. En sus manos está.

Para seguir leyendo:
La vida de Adara se complica fuera de GH VIP 7: sale a la venta su centro de uñas
Gianmarco arremete contra la madre de Adara por poner en duda su relación
Hugo advierte a Adara que luchará por su bebé mientras que la concursante despotrica sobre la relación en GH VIP
De la tragedia a la comedia: Adara y Joao disimulan la escucha de sus conversaciones en GH VIP

Imagen: ©Mediaset