Pol Badía revela que se vio envuelto en una espiral de alcohol y sexo compulsivo tras romper con Adara Molinero

Pol Badía se convirtió en el séptimo expulsado de GH VIP 7, pero sigue acaparando titulares ya que acaba de revelar en la revista Lecturas que sufrió un infierno de adicciones tras romper con Adara Molinero de la que se enamoró en Gran Hermano 17.

(©Mediaset)

El joven catalán entró como concursante de pleno derecho al reality de Telecinco para reemplazar a Nuria Martínez y durante su estancia en la casa de Guadalix de la Sierra ha procurado ajustar las cuentas pendientes con Adara y el Maestro Joao, haciendo frente a las acusaciones de montaje.

Una vez expulsado del encierro televisivo, ha confesado que tras romper con la joven mamá se vio sumergido en una espiral de alcohol y sexo compulsivo. Un infierno del que pudo salir tras conocer al adivino. Y es que Joao le salvó de la autodestrucción absoluta tras echar por tierra once meses de relación con Adara, una sonada ruptura en la que no faltaron los reproches mutuos.

Según ha explicado en la conocida revista, Pol conoció al adivino “un año después de romper con Adara. Me costó mucho rehacer mi vida. Tuve otros problemas graves que me hundieron, murió mi abuela y un amigo. Estaba mal y lo pagaba con mi familia y amigos. Me dio por salir de fiesta, me bebía hasta el agua de los floreros, era mi forma de escape. Pero no toqué las drogas. Es un tema que tengo muy claro”, ha contado con total sinceridad.

El joven ha asegurado además que sus padres vivieron de cerca su caída a los infiernos y que las adicciones eran su única vía de escape: “Veían que estaba fatal, pero no me dejaba ayudar. Me encerraba en mi habitación, les contestaba mal, comía a deshoras. Salía por y para ligar, sexo compulsivo, tres chicas en una noche. Te engañas a ti mismo. Los problemas siguen estando ahí”.

Asimismo ha confesado que tenía una depresión, pero que no supo salir solo del abismo: Me refugié en la fiesta, autodestrucción pura y dura. Aunque nunca pensé en el suicido, me iba a dormir y pensaba que si no me despertaba me daba igual. No tenía ilusión. De no ser por Joao, no sé qué hubiera sido de mí”. Y es que había llegado a una situación límite.

Sin dudas, uno de los capítulos más escabrosos de su vida para el que Joao fue su salvavidas ya que la diferencia de edad nunca ha sido un problema para ellos. Ahora que si sigue o no su relación con el vidente cuando éste salga del concurso es una incógnita que sólo podrán resolver los dos.

Para seguir leyendo:
Noche de rupturas y reconciliaciones en GH VIP 7: ¿se terminó el triple culebrón?
Otro montaje a la vista en GH VIP 7: una joven afirma que Pol le ha revelado que su romance con Joao es falso

Imagen: ©Mediaset