¿Es justo el trato que ha recibido Hugo Castejón en su vuelta a la casa de GH VIP 7?

El suculento maletín de GH VIP 7 está a punto de conocer a su dueña y, mientras Telecinco calienta motores para la gran final del concurso, el programa sigue exprimiendo todos sus cuentos. Precisamente la última gala de Límite 48 Horas ha explotado al máximo el reencuentro entre Gianmarco Onestini y Adara Molinero, pero también ha vuelto a convertir a Hugo Castejón en el villano de la edición.

Pero, ¿se merece el expulsado realmente este retrato que se ha hecho de su persona?

(©Mediaset)

Lo cierto es que las opiniones están divididas en la red ya que Hugo no ha sido precisamente un concursante modélico. Desde el arranque del reality jugó con fuego, provocando a la mayoría de sus compañeros, y acabó quemándose, siendo expulsado prácticamente a la primera de cambio. No obstante, la audiencia es soberana y le dio una segunda oportunidad que resultó aún más amarga ya que perdió el apoyo de Adara e hizo replantear a los espectadores si realmente estaba actuando para permanecer en el concurso o si era así en la vida real.

Si bien es evidente que Hugo es un pesado, seguramente el habitante de Guadalix de la Sierra con el que cualquiera chocaríamos, ahora que se está cerrando la edición da la sensación que tanto sus compañeros como la propia organización de Telecinco se han pasado tres pueblos a la hora de configurar una imagen tan denostada del empresario delante de las cámaras.

Así se ha percibido en el último Límite: 48 Horas que ha sido calentito, subiendo a la casa a varios de los expulsados, entre ellos Hugo Castejón que ha sido el invitado con más frentes abiertos dentro del encierro televisivo. Obviamente el ex de Marta Sánchez ha acaparado todos los focos en esta noche de reencuentros, pudiendo hablar cara a cara con Mila Ximénez y Adara que le han señalado con el principal enemigo de su concurso.

Ambas finalistas tenían cuentas pendientes con el también cantante, pero lo más llamativo es que no han conseguido resolver sus diferencias durante el directo. Es más, la tensión ha estallado por los aires dejando a Hugo en una injusta posición, como el malo de la película cuando todos sabemos que “dos no discuten si uno no quiere”. Pero esta frase desde luego no va con Mila. La veterana periodista se ha negado a amigarse con el concursante que le ha provocado más quebraderos de cabeza en los últimos tres meses, al que por cierto recordemos que amenazó con demandar por acoso y maltrato psicológico.

El encontronazo entre Mila y Hugo ha sido instantáneo. A pesar de que el expulsado le ha dado dos besos de cortesía, la periodista le ha recibidido de brazos cruzados: “Debe ser que tiene remordimientos de conciencia de todo el mal que ha hecho mientras yo he estado en esta casa”, ha apuntado el invitado mientras la finalista ha sido clara: “No sé qué hacer aquí, no tengo nada que hablar con el. Para mí el día más feliz de mi vida es el día que se marchó de esta casa y así va a seguir siendo el resto de mi vida. Le pido a la vida que no vuelva a cruzármelo jamás.

Aunque Carlos Sobera ha intentado que ambos echen pelillos a la mar y olviden lo que ha pasado, Mila ha dejado claro entre gritos que no soporta a Hugo: "¡Jamás le voy a dar ni media oportunidad! Jamás le voy a dirigir la palabra".

Lo más sorprendente es que el programa ha vuelto a emitir los insultos y humillaciones que han tenido lugar en la casa de GH VIP 7 y Hugo, más allá de ir contra el mundo como posible estrategia, no ha insultado tanto como Mila. Unas vejaciones que por otra parte no han sido castigadas, poniéndose siempre el foco en la veterana concursante que, una vez más, ha perdido los nervios y ha vuelto a estallar cuando su compañero de edición se ha mostrado como la verdadera víctima: "Ha habido un insulto tras otro por parte de Mila y una situación de exclusión que yo he tenido que sufrir, en los vídeos no se vio ningún ataque mío con ningún insulto y por parte ella fueron continuos. Ahora ella está aquí gritando, haciéndome de menos".

Asimismo, Hugo ha expresado que la colaboradora de Sálvame “siempre se ha sentido la reina de esta casa y ella decide lo que pasa, cuándo pasa y cómo pasa. Creo que Mila podría haber sido, por edad y su peso mediático, un ejemplo para mucha gente en esta casa y que su conducta ha sido todo lo contrario, ha sido el ejemplo de todo lo que no hay que hacer. Ha sido una persona que ha insultado, que ha excluido, que ha marginado y que ha dicho cosas muy fuertes en mi contra, que ha cruzado muchas líneas rojas: ha dicho que yo era el tipo de maltratador físico y verbal, que por botar una pelota debería de estar en la cárcel. Ha ido al Súper y ha dicho que si no me echan le clavaría cuchillos aquí a la gente. Está frivolizando sobre conductas que en el exterior hay gente que sí que realiza y que son totalmente intolerables”.

Una opinión personal que ha recibido los aplausos de la audiencia y que Mila ha optado por apostillar: "Yo ya he vivido esto desde la repesca, vive una realidad paralela. Si yo hubiese hecho y dicho lo que él dice yo ya estaría expulsada de esta casa. Yo lo único que pido es que no vuelva a cruzarse en mi camino jamás en la vida. Es una persona que me produce un tremendo rechazo y que saca lo peor de mí".

Pero aquí no queda todo ya que Hugo también ha mantenido una gran discusión con Adara, a la que ha considerado “mi mejor amiga aquí”, quien le ha acusado de buscar polémica para salir en televisión. “¿Tu vives en el rencor o qué? ¿Puede haber algo más asqueroso que intentar pisar a las personas, humillarlas, hacer todo por estar en la televisión? Eso es lo que has hecho tú y lo que vienes a hacer hoy, entrar en conflicto por salir en la tele”.

Como era de esperar, el empresario ha respondido a sus acusaciones con otro ataque, asegurando, sin levantar la voz, que Adara tiene dos caras: “Ha jugado conmigo, al igual que con su propia familia y con Gianmarco”. A pesar de que Carlos Sobera le ha preguntado si estaba dispuesto a perdonar a la que un día fue su principal apoyo en la casa, esta vez Hugo ha sido directo: “No me puedo entender con una persona que me traiciona y que tiene doble cara. De Adara no me fío porque es capaz de todo con tal de avanzar y puede dejar cualquier cadáver en el camino con tal de seguir adelante”.

En estos enfrentamientos Hugo se ha mostrado más sincero que nunca, demostrando que detrás de la imagen de perverso se esconde un concursante dolido y más frágil de lo que parece a simple vista. Puede que durante su participación en el reality apostara por desquiciar a sus compañeros, pero no hay dudas que ahora ha intentado hacer gala de su buena educación para dar a entender a dos de las finalistas que ha acabado desgastado. Así, ha dado la vuelta a la tortilla asumiendo ahora el rol de maltratado de la casa y, sobre todo, ganando la medalla de saber estar, de no perder las formas por muy mal (e injustamente) que le haya estado tratando en pleno directo.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset