Adara nota que Gianmarco ha perdido el entusiasmo durante su llamada teléfonica: ¿Se avecina ruptura?

Si hace unos días media España estaba hiperventilando con los besos y arrumacos de Adara Molinero y Gianmarco Onestini, uno de los romances más sonados en la historia de Gran Hermano, ahora la pareja habría encontrado la primera piedra en el camino que podría sentenciar un amor que todavía no han tenido la oportunidad de vivir sin cámaras.

(©Mediaset)

Si bien Adara en el reencuentro con Hugo Sierra, el padre de su bebé, respondió efusivamente al beso del uruguayo, su corazón ya tenía otro dueño y así se lo hizo saber a los espectadores de GH VIP 7 en plena recta final pasando una noche muy romántica con su compañero de edición más especial. Sin embargo, aunque las chispas saltaron delante de los focos, su historia está repleta de obstáculos y podría quedar reducida al tiempo que dura el programa de televisión porque la exazafata se ha quedado muy preocupada tras hablar por teléfono con el exconcursante de Bolonia. Se nota que está muy nerviosa, sensible, y que se come la cabeza demasiado.

Las tres finalistas han tenido la opción de hacer una llamada al exterior y la madrileña, aunque tenía varios números, incluido el de Hugo Sierra, ha decidido contactar con Gianmarco. Sin embargo, no ha notado mucho entusiasmo por parte de su nuevo crush, aunque la realidad es que ambos estaban cortados y además el italiano estaba molesto porque desde que subiera a la casa de Guadalix de la Sierra le están lloviendo las críticas por todo lo que hace.

“Me da vergüenza, Súper”, ha confesado Adara como una quinceañera mientras marcaba el teléfono de Gianmarco con quien ha protagonizado un momento muy emotivo y romántico durante 45 segundos: “Adari apúntate mi número y cuando salgas ya lo tienes”, ha dicho primeramente el italiano mientras que la finalista no podía parar de sonreír. “Te sigo apoyando siempre, en cualquier situación estoy contigo y te espero aquí el jueves, quiero que tú salgas ganadora”, ha comentado el joven a la par que le ha explicado que no acudió a la quedada de apoyo porque tenía un compromiso profesional en Málaga.

Por su parte, Adara le ha dejado claro antes de que agotara el tiempo que le echaba en falta: Me acuerdo mucho de ti”. Posteriormente le ha explicado al Súper que “me ha gustado mucho escucharle. La primera llamada, qué fuerte”. De cualquier forma, la finalista ha sufrido una crisis tras la visita de Gianmarco y esta llamada no ha ayudado. Es más, hasta se ha puesto celosa de Alba Carrillo por una fotografía de ella con el italiano.

Cabe destacar además que Adara ha realizado la curva del concurso en el último Debate antes de la gran final. Más allá de mencionar su amistad con Maestro Joao y su distanciamiento con Hugo Castejón, la finalista se ha centrado en su historia de amor con Gianmarco. Así, ha obviado la visita del padre de su hijo a Guadalix de la Sierra. “Empezó el acercamiento poco a poco. Empezaron a crecer los sentimientos cada vez más y esta bajada es de la lucha de sentimientos que yo tenía, de no querer contarlo porque no quería hacer daño a otra persona. Cuando se fue Gianmarco para mí fue una pérdida. Fue muy, muy doloroso. Lo pasé fatal pero tuve que mirar hacia delante”

Adara y Gianmarco cada vez son más conscientes de los obstáculos que tienen en el camino para llevar a buen puerto su incipiente relación. No obstante, todavía queda descubrir la reacción de la también participante de Gran Hermano 17 cuando se entere de que su amado italiano tuvo la oportunidad de quedarse más tiempo con ella en la casa y rechazó esta oferta, prefiriendo irse al hotel.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset