Gerard Piqué y Clara Chía revolucionan el aeropuerto tras una escapada romántica a París

·2 min de lectura
Gerard Piqué y Shakira en una foto de archivo credit:Bang Showbiz
Gerard Piqué y Shakira en una foto de archivo credit:Bang Showbiz

A Gerard Piqué y a su nueva novia, Clara Chía Martí, les resulta cada vez más complicado pasar desapercibidos en sus apariciones públicas. Esta semana, los dos enamorados han causado un gran revuelo a su llegada al aeropuerto de El Prat, en Barcelona, procedentes de París, la ciudad del amor. Los dos enamorados han conseguido escapar del mundanal ruido en la capital francesa, pero su aterrizaje en la ciudad condal les ha devuelto rápidamente a la cruda realidad.

Ninguno de ellos ha querido hablar públicamente sobre su historia de amor, por lo que todavía hay que despejar la incógnita sobre el momento concreto en que comenzó su relación. Las malas lenguas aseguran que Gerard y Clara, quien trabajaba con el futbolista en su empresa de organización de eventos, Kosmos, iniciaron su idilio cuando el central del FC Barcelona no se había separado aún de Shakira, con quien tiene dos hijos, Milan y Sasha, y a la que le unían doce años de romance. Sin embargo, esta teoría no ha podido ser corroborada.

La reaparición de Piqué y Clara coincide en el tiempo con la entrevista que ha concedido la estrella colombiana para romper su silencio en el plano sentimental. En conversación con la revista Elle, la diva no ha puesto paños calientes a la hora de describir el tiempo tan doloroso y "oscuro" que vive tras la ruptura de la unidad familiar, sobre todo después de haber tenido que renunciar a numerosos deseos, tanto personales como profesionales, por el bien de su convivencia con el deportista catalán.

A Shakira le hubiera gustado echar raíces en Estados Unidos, ya que es en el país norteamericano donde desarrolla el grueso de su carrera artística, sin olvidar que su Colombia natal se encuentra relativamente cerca. Aunque no ha entrado en detalles sobre su futuro, la artista se habría enfrascado en duras negociaciones con su expareja para lograr que ella y sus niños puedan iniciar una nueva vida en Miami, algo a lo que Piqué se opondría radicalmente. Los pequeños, de 9 y 7 años, han nacido y se han criado en Barcelona, por lo que el futbolista entendería que una mudanza al otro lado del Atlántico les resultaría traumática.