George Michael: Fiestas locas, drogas y soledad en su casoplón londinense

·4 min de lectura
George Michael perform on stage at the Freddie Mercury Tribute Concert for AIDS Awareness at Wembley Stadium, April 20th 1992. (Photo by Michael Putland/Getty Images)
George Michael vivió un infierno en vida odiándose a sí mismo (Photo by Michael Putland/Getty Images)

George Michael falleció en 2016 pero a día de hoy sigue siendo una leyenda y no solo a nivel musical. En toda su carrera el artista sacó ‘solo’ cuatro discos de estudios pero temas como ‘Freedom’ le encumbraron a lo más alto durante décadas.

Además de su talento profesional, George Michael es un icono en sí mismo y es habitualmente asociado a la libertad del colectivo LGTBIQ+ por su estética atrevida y por ser fiel a sí mismo y a su tendencia sexual.

Pero, como suele suceder con artistas de este calibre, detrás de la fama se esconde una cara B que, en ocasiones, pagan muy caro. ‘El País’ recoge la faceta del declive del cantante a raíz del nuevo documental “George Michael: Freedom Uncut” y del libro ‘“George Michael: A Life” en el que el periodista James Gavin muestra la cara menos agradable de la vida del cantante.

El exlíder de ‘Wham!’ aparece descrito como un hombre solitario, adicto al éxtasis, al sexo, a la prostitución y al helado en atracones nada sanos. Se relata que en sus últimos años nada quedaba de aquel joven brillante de los ochenta sino que George era un hombre alienado que se apartó de todos sus amigos.

Andrew Ridgeley, integrante de ‘Wham!’ siempre estuvo a su lado pero este libro asegura que Michael también se alejó de él consumido por las drogas. El periodista que escribe la lectura ha hablado con más de 200 testimonios, amigos del entorno de George y, según el citado medio, “el intérprete no habría muerto de una afección al corazón, como se dijo en su momento, sino de una sobredosis intencionada. Se suicidó.”

Así lo defiende el autor y algunos amigos del fallecido pero no su familia, quien quiere mantener intacta su memoria y no apoya la tesis del suicidio ni de la sobredosis que, de hecho, no son las versiones oficiales.

Oficialmente Michael murió a los 53 años de un fallo cardíaco mientras estaba dormido, eso según su manager. El forense explicó que había sufrido una cardiopatía que terminó con su vida por una complicación hepática.

Lo cierto es que “poco importa” si murió o se quitó la vida, en el sentido de que lo realmente triste es la situación previa a su fallecimiento y esa le venía desde su ascenso a la fama. George siempre se sintió poco valorado por la crítica y como autor, se veía a sí mismo como una estrella para adolescentes (sobre todo durante Wham!) y eso le corroía por dentro.

También le afectó tener que ocultar su condición sexual para ganar fans femeninas al inicio de su carrera y, de hecho, él mismo aseguraba que no tenía clara su sexualidad, que para él era un enigma aunque con el paso de los años aseguró que sus canciones las escribía pensando en hombres de los cuales se había enamorado.

George nunca quiso venderse a la industria, ni entrar en promociones planetarias, ni pasar por el aro de MTV con sus videoclips comerciales y, sin ir más lejos, su temazo ‘Freedom’ se corresponde con un videoclip en el que salen modelos de la época como protagonistas y no el propio cantante.

La muerte en 1993 de Anselmo Feleppa, por SIDA, le sumió en una depresión de la que algunos dicen que jamás consiguió salir y es que fue el gran amor de su vida. Desde entonces, Gavin le describe como “patético, solitario y roto”.

Sus detenciones posteriores se sucederían sin parar a lo largo de los años y encontraban drogas en sus registros así como le pillaban conduciendo fuera de sí y peligrosamente con “las pupilas muy dilatadas”.

George Michael murió sin haber podido escapar del fantasma del éxtasis líquido que también usaba en fiestas donde el sexo era protagonista. El periodista lo relata explicando que: “Aparte de alimentar su compulsividad sexual, hacía que un hombre deprimido y que se odiaba a sí mismo se sintiera atractivo; aportaba alegría donde había poca. El GHB le dio confianza pero también le llevó a un nuevo y aterrador nivel de autodestrucción”.

Es triste imaginar al cantante solo en su gran mansión sin nadie a quien llamar por haberse alejado de todos los que le habían querido. Asegura Gavin que los atracones de comida rápida y de helado eran sus aliados junto al éxitasis para evadirse de un mundo que ya no era para él.

Fiestas con prostitutos, drogas y soledad en su casoplón londinense fueron los últimos meses de un cantante al que yo prefiero recordar con videoclips tan valientes y transgresores como ‘Outside’ que aquí dejo a modo de homenaje.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente