George Clooney critica que 'Tenet' se estrenara en pandemia mientras él se refugia cómodamente en Netflix

·8 min de lectura

George Clooney, ese hombre que le debe su carrera completa al cine, no termina de apoyar la exhibición tradicional durante la pandemia y se alegra de que su apuesta cinematográfica del año sea de la mano de Netflix.

Si hace poco analizábamos el egoísmo de Hollywood a la hora de guardarse sus inversiones más llamativas para meses o años venideros, y mientras las salas de cine capean la crisis provocada por la pandemia a base de reposiciones y con ayuda de las pequeñas distribuidoras y producciones menores, no dejan de llamar la atención las palabras del intérprete de 59 años que le debe tanto a los hermanos pequeños de Hollywood: los cines.

George Clooney en Cielo de medianoche (Philippe Antonello/NETFLIX)
George Clooney en Cielo de medianoche (Philippe Antonello/NETFLIX)

Clooney estrena Cielo de medianoche el 23 de diciembre en Netflix, su nueva apuesta como actor y director donde interpreta a un científico moribundo a cargo de cuidar a una niña mientras lucha por salvar a la humanidad. Y durante una entrevista con The Hollywood Reporter se refirió al estreno de Tenet durante la pandemia de Covid-19 como un intento de forzar a la gente a ir al cine.

Recordemos que la película de Christopher Nolan se estrenó en el mes de agosto tras retrasarse en varias ocasiones y cuando cargaba con la presión de ser el primer blockbuster que llegaba a los cines durante la pandemia. El thriller no logró recuperar lo invertido, pero no porque no fuera un éxito de taquilla, sino porque se trataba de una apuesta con un presupuesto enorme. Tenet habría costado la friolera de $200/165€ millones en hacerse y según los analistas, necesitaba recaudar $800/662€ millones para generar ganancias. La cinta terminó cosechando $356 millones en todo el mundo, y si bien provocó pérdidas, merece la pena destacar que Warner Bros. logró demostrar que el público seguía expectante y con ganas de blockbuster. Superar los 300/294€ millones en plena pandemia fue un logro que merecía ser más reconocido por Hollywood, pero la industria se centró en ver las pérdidas y los estrenos siguieron posponiéndose. Ahora es Warner Bros., otra vez, el que se lanza a la piscina estrenando Wonder Woman 1984 en el mes de diciembre a pesar de que hay muchos cines cerrados en todo el mundo. Pero las salas necesitan un blockbuster para mantenerse a flote y el público necesita la distracción, y la Mujer Maravilla vendrá al rescate (en España será el 18 de diciembre).

Y en medio de este panorama llega George Clooney con una hipocresía inesperada.

Buen momento para estar con Netflix, ¿eh?” dijo cuando la publicación le mencionó que el público ha podido seguir consumiendo películas a través del gigante del streaming. Quiero decir, es gracioso. Tenet y nosotros somos las únicas dos grandes películas que saldrán este año” añadió de forma desacertada. Se olvida que Wonder Woman 1984 se estrena en unas semanas y habría costado el doble que su película (él mismo asegura en la entrevista que no sabe cuánto costó Cielo de medianoche pero aclara que fue menos de $100 millones. La secuela de Wonder Woman habría costado $200 millones).

Al tratar el hecho de que mucha gente no pudo ver Tenet todavía porque las salas de cine permanecen cerradas en algunos sitios, Clooney recalcó:Tampoco la he visto. Intentar forzar a la gente a una sala de cine es algo tremendamente complicado de hacer cuando estás en medio de una pandemia”.

George Clooney en el set de Cielo de medianoche (Philippe Antonello/NETFLIX)
George Clooney en el set de Cielo de medianoche (Philippe Antonello/NETFLIX)

Y para un amante del cine que echa de menos la experiencia cinematográfica del blockbuster en gran pantalla es imposible no pensar en sus palabras. Porque la frase denota esa hipocresía que parece haberse asentado en este Hollywood que ha dado la espalda al cine tradicional y se aleja mucho de los esfuerzos de otras estrellas como Tom Cruise. Recordemos que este actor grabó un video el día que fue a ver la misma película en un cine de Londres para demostrar al mundo que era seguro. Y él no tenía nada que ver con la película. Ni tenía contrato con Warner ni trabajó con Nolan. Fue por puro amor al cine.

Me pregunto qué diría Clooney si en lugar de tener un estreno de la mano de Netflix en plena pandemia, hubiera invertido en una producción a la espera de estrenarse en cines. Pues no me extrañaría que su respuesta hubiera estado más acertada. Además, qué fácil resulta opinar sobre el intento de mantener la industria a flote cuando no se carga con la presión de tener una película dispuesta a estrenarse en gran pantalla en estos momentos ¿verdad? De seguro la presión que recayó en Christopher Nolan y actualmente recae en Patty Jenkins no la debe haber sentido otro director en los últimos siete meses.

No creo que el estreno de Tenet pueda calificarse como un intento de “forzar a la gente” a ir al cine. Todo lo contrario, es el único blockbuster internacional que apostó por el público y la industria tradicional mientras el resto de Hollywood se guarda sus tesoros para cuando pueda recaudar más dinero. Pero palabras como estas salidas de un actor tan querido por el público no hacen más que seguir lanzando un mensaje gris sobre las salas que están haciendo tanto por mantener el chiringuito para que Hollywood estrene los blockbusteres que guarda bajo llave cuando crea conveniente.

No olvidemos que George Clooney le debe su carrera y sus millones al cine. Hace más de veinte años que comenzó a cobrar salarios de ocho cifras por los personajes interpretados en películas de exhibición tradicional. Los dos premios Óscar que ganó (como productor de Argo y como actor de Syriana) son precisamente gracias a películas estrenadas en salas. Las cintas que dirigió también dependieron pura y exclusivamente del cine, y que repartiera 14 millones de dólares entre 14 de sus mejores amigos fue gracias a la millonada que cobró por Gravity cuando la película de Alfonso Cuarón arrasó con una recaudación de $723/598€ millones. Gracias a los espectadores que van al cine.

Tampoco olvidemos que su más reciente esfuerzo televisivo, Catch-22 -que produjo y dirigió- no obtuvo la repercusión esperada entre los espectadores. Es decir, el podio que lo eleva como estrella hollywoodense siempre fue el cine y ahora que tiene refugio en Netflix ¿repudia el intento de Tenet por mantener el negocio que lo hizo millonario a flote? Es curioso que ante el avance del streaming muchos directores pasaran los últimos años pidiendo que el público no olvide la importancia de la experiencia cinematográfica en la gran pantalla, y ahora George Clooney defiende a capa y espada el estreno online. En la misma entrevista recalcó que ver Cielo de medianoche en una sala de cine es “impresionante”, definiendo al director de fotografía como un “genio” y a los efectos especiales como “maravillosos”; sin embargo se alegra de tener a Netflix a su lado porque es “un lugar dispuesto a gastarse el dinero para hacerla”.

¿Es que Hollywood se ha dividido tanto en dos bandos, el cine y el streaming? ¿Es que la industria del cine se está olvidando de la supervivencia de esas salas donde amasan sus millones de dólares? No hay dudas que el streaming es el camino más seguro para hacer dinero ahora y rápido, y que es el negocio que más apuesta en la actualidad por las películas de presupuesto intermedio, pero señalar el intento de Tenet como algo negativo resulta un tanto hipócrita viniendo de Clooney.

La pandemia ha llevado a que las casas productoras y muchos estudios encuentren refugio en el streaming. No solo las grandes estrellas de cine están estrenando más series que nunca, sino que incluso muchos estudios como Paramount están vendiendo sus películas para salir adelante. Sin ir más lejos, la semana pasada se anunció que dicho estudio había vendido la secuela de El príncipe de Zamunda a Prime Video, y que Disney baraja el estreno de tres de sus películas pensadas para los cines en Disney+.

Si las salas de cine deberían estar abiertas o no es algo que muchos han puesto en duda. Sin embargo, los cines se han adaptado cumpliendo las medidas de seguridad necesarias, ofreciendo proyecciones con butacas bloqueadas para mantener distancia. Son de los lugares de distracción y entretenimiento más seguros a la hora de la propagación de un virus, y prueba de ello es que no existen noticias que los señalen como foco de contagio. Yo misma he ido varias veces a lo largo de los últimos meses y reconozco que es el lugar público donde más tranquila me he sentido al pensar en el virus.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos y de contar con un público fiel (menor pero fiel) que ha seguido asistiendo a esa sala oscura que nos evade de la realidad con nuevas historias, la exhibición tradicional lo está teniendo muy difícil para mantenerse a flote. No solo por el temor al contagio que puedan sentir muchos clientes o por la crisis económica que acarrea la situación actual, sino también porque no hay estrenos que convoquen al público en masa llevando al auge definitivo del streaming. Y esta hipocresía de George Clooney tampoco ayuda en nada.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente