“La generación Z prefiere unas lentejas caseras al ‘delivery’”

chicos cocinando
“La generación Z prefiere lentejas al delivery"getty

Ya se sabe que somos lo que comemos. Nuestra salud depende, en gran parte, de nuestra alimentación, pero esta también impacta de manera decisiva en el planeta en el que vivimos. En un mundo en el que los recursos naturales están en peligro de extinción y donde hacemos un uso intensivo de la tierra y la sobreexplotamos, consumir productos de kilómetro cero y no desperdiciar la comida son dos hábitos que deberíamos grabarnos a fuego. Charlamos sobre todo esto con Lucía Álvarez Salcidos, recién nombrada CEO para España y América Latina de la multinacional Cookpad. Ella lo tiene claro: “Cocinando podemos construir un mundo mejor”, afirma rotunda.

Por eso, esta gallega decidió cambiar su carrera como alta directiva en el mundo financiero para dedicarse, hace ya cuatro años, a crear un mundo más sostenible, receta a receta, invirtiendo su energía y experiencia en Cookpad, una comunidad global de cocina casera presente en 70 países. En un momento en el que esta gallega buscaba un proyecto con propósito, esta compañía se convirtió en la respuesta para un nuevo capítulo en su vida: contagiar la pasión por la cocina como herramienta para construir un mundo más justo, feliz y saludable.

lucia alvarez
D.R.

A todos nos gustaría poder cocinar a diario pero resulta difícil. ¿Crees que este es un hábito en “peligro de extinción”?

No en España, donde cocinamos cada vez más, algo que observamos a través de la dinámica de nuestra plataforma y también gracias al estudio anual que realizamos con Gallup, World Cooking Index. Los datos son claros: los españoles cocinamos ocho de las 14 posibles comidas que podemos elaborar en casa cada semana, un 10% más que si lo comparamos con 2018, y estamos en el top 20 de los países que más cocinan del mundo.

Cada vez tenemos más ‘gadgets’ y aplicaciones para cocinar… ¿La tecnología nos acerca a la cocina o nos aleja?

La tecnología hace que cocinar sea más fácil, desde luego. Gracias a ella, y a plataformas como la nuestra, podemos almacenar, compartir y conservar nuestras recetas. Es también un medio para aprender y ayudar a otros a mejorar sus habilidades en la cocina. Por ejemplo, si usas nuestra Skill de Cookpad en los EchoShow de Alexa, tu asistente por voz te dejará las manos libres para cocinar escuchando paso a paso la receta.

La gastronomía, cada vez más, parece estar de moda…

Yo creo que cocinar a diario es mucho más que eso. Es saludable y, sobre todo, nos permite asumir un papel activo y consciente en muchos frentes: nuestras elecciones de ingredientes, productores, etc.. Y esto tiene, a la larga, mucha influencia en nuestros hábitos de vida, en la cadena alimentaria y en el entorno en el que vivimos. Por eso yo estoy convencida de que cocinar es una herramienta poderosísima para crear un impacto positivo en nuestro entorno.

Los ‘millennials’ son la generación que menos cocina: ¿qué les dirías para que se animen a probar lo que puede ser una alternativa de ocio a las redes?

Les diría que cocinar implica tomar el control de nuestro bienestar, nuestro bolsillo y nuestro tiempo, y que es divertido. El tiempo suele ser la principal barrera para las familias jóvenes, y normalmente asumimos que cocinar consume demasiado, pero no más que pedir un ‘delivery’ y esperar a que llegue. Se trata de nuevo de valorar el impacto que esa opción tiene en nuestro entorno y que se reflejará en beneficios a largo plazo.

Creo que entre la generación Z algo está cambiado…

Así es, los jóvenes de entre 15 y 24 años están jugando un papel fundamental en el crecimiento de la frecuencia con la que cocinamos en casa. Los españoles de la generación Z cocinan bastante más que los ‘millennials’, prefieren unas lentejas caseras al ‘delivery’. Son una generación con mucho compromiso social y están descubriendo los beneficios de la cocina casera en su bienestar, en el medio ambiente y como fórmula para ahorrar.

¿Cómo podemos ser más respetuosos con el medio ambiente desde la cocina?

Siendo conscientes de todo lo que rodea al simple acto de cocinar. Una de las cosas que nuestros mayores practican con naturalidad es respetar la proximidad y la estacionalidad de los alimentos. Al hacerlo, podemos disfrutar de ingredientes deliciosos, cultivados y cosechados de forma natural, mientras apoyamos la producción local y ahorramos dinero. Hay que visitar más los mercados de productores locales, donde se pueden encontrar alimentos de calidad y más asequibles. Y otro buen consejo es poner orden en nuestra compra semanal, haciendo listas y planificando menús para comprar sólo las cantidades y alimentos que necesitamos.

El desperdicio alimentario es un gran problema en España. ¿Cómo podemos reducirlo?

Si aprendemos a sacar partido a cada ingrediente, a reutilizar las sobras para otras comidas o a usar todas las partes comestibles de los alimentos, como las semillas de calabaza crudas o las pieles de las frutas, podemos reducir hasta un tercio del desperdicio en nuestros hogares, que es donde más comida tiramos. Comprar frutas y verduras que pueden parecer feas también es un buen hábito: su aspecto no implica peor calidad, más bien, y en muchos casos, todo lo contrario.

Ahora mismo nos preocupa mucho todo lo que ha subido el coste de la cesta de la compra. ¿De qué manera ahorrar en este gasto sin renunciar a una buena alimentación?

Además de todo lo que hemos comentado, recomiendo sumar las legumbres al menú hasta tres veces a la semana. Ahorras considerablemente y es un ingrediente equilibrado y versátil. También podemos ahorrar en el propio proceso de cocinado, utilizar las fuentes de calor en la cocina de forma inteligente, aprovechando los electrodomésticos más eficientes (como el microondas) y el calor residual del horno para preparar otros platos o completar los que ya estamos cocinando.

Desde tu nuevo puesto de responsabilidad, ¿cómo contribuirás a mejorar la forma en que comemos?

Mi foco principal es trabajar en la mejora de la experiencia de nuestros usuarios para asegurar que cualquier persona que lo desee tenga acceso fácil a propuestas y recomendaciones para su cocina diaria. Además, impulsaremos los acuerdos con entidades y colaboradores con los que compartimos nuestra visión sobre el mundo y la alimentación, para poner en valor la cocina casera como la raíz de nuestro patrimonio culinario. Y seguiremos desarrollando iniciativas destinadas a transmitir la importancia de cocinar en casa y mostrar el impacto positivo que tiene en todos los aspectos de nuestras vidas.

Si nos invitases a cenar a tu casa, ¿qué recetas cocinarías y por qué?

Algún entrante gallego, ¡seguro!, una receta fácil con productos de calidad, como zamburiñas a la plancha. Me lanzaría también a cocinar algún plato de otro país, algo rico pero fácil de hacer, que pueda estar listo cuando lleguen los invitados e, incluso, me ayuden a rematarlo para disfrutar en compañía de esos momentos mágicos en torno a la comida, algo tan nuestro.