Gemeliers tiran por tierra el éxito conseguido por su agresividad

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Como si fuese Gran Hermano, Secret Story: La casa de los secretos cuenta con cámaras por todas partes. Cualquier cosa que se haga o diga en este reality de Telecinco será visto por miles de espectadores, y cualquier salida de tono puede pasar una factura muy alta

Es lo que parece ser el caso de Daniel y Jesús Oviedo - Gemeliers- que no aparentan ser del todo conscientes de dónde se encuentran, y si siguen por el camino por el que deambulan actualmente me pregunto si podrían tirar por tierra todo el éxito y el respeto que habían conseguido como artistas.

©Mediaset
©Mediaset

Los hermanos no terminan de ubicarse en Secret Story, y han chocado con concursantes como Emmy Rus, la influencer alemana. Jesús es el más sensible, llora a menudo, y Dani tiene con él un papel protector que a veces parece que se le va de las manos. “Hay una cosa que se llama educación y no voy a permitir que faltes el respeto, porque si faltas el respeto, ¡te corto los pies!” llegó a recriminar el pasado jueves a Emmy. Un gesto que puede sonar violento y provocó que en redes sociales muchos usuarios pidiesen su expulsión. Tampoco les hace bien llamar “patética” a la misma concursante ni insistir en “cortar pies”, aunque asegure que es una expresión propia de su tierra.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

A Gemeliers los conocimos desde pequeños, primero en Canal Sur, en el programa Menuda Noche de Juan y Medio, y más tarde sorprendieron en La Voz Kids. No ganaron, pero lograron una buena base de fans, que siguieron sus pasos allá donde fuesen. En 2020 sorprendían como fichajes de Tu cara me suena, y el programa les vino como anillo al dedo. Demostraron que son grandes artistas, muy trabajadores, que se dejan la piel en cada número. El público y el jurado estaban con ellos, tanto, que cerraron la temporada como los concursantes con más galas ganadas (empatados con Nerea y Cristina Ramos).

Los jóvenes demostraron de qué pasta están hechos, y callaron muchas bocas de quienes les veían como un producto musical del momento. Eran capaces de emular a artistas contemporáneos, como Maluma y The Weeknd, pero también a clásicos como Julio Iglesias y El Puma. Cantaban, bailaban. Incluso luchaban contra la masculinidad tóxica si tenían que imitar a una mujer: no les daba vergüenza, a diferencia de otros compañeros.

Para un programa de música son pues perfectos, pero para un reality de convivencia, como Secret Story: La casa de los secretos, no tanto. Dan la sensación de estar agobiados, de no disfrutar la experiencia. Estaban más cómodos montados en unos tacones cantando por Becky G en TCMS que sentados en el sofá de la casa de los secretos.

Como la experiencia está siendo dura ya han sonado las alarmas y se ha mencionado el abandono voluntario (algo que podría suponer una sanción por parte del programa). Este fin de semana Jesús ha vuelto a agobiarse y ha terminado encerrado en una habitación, llorando, y Dani le ha dicho que como le vea llorar de nuevo se va, que no está dispuesto a verle con el ánimo por el suelo durante los tres meses que dura la competición.

Si el público (y los compañeros) les apoyan, Gemeliers tienen mucho tiempo aún para encauzar su concurso. Echando un vistazo a la página web de ellos de Telecinco, comprobaremos que casi no hay noticias sobre su concurso, y lo poco que hay es sobre peleas y llantos. Puestos a opinar, creo que necesitan un cambio radical y con urgencia. Deben generar momentos divertidos, rescatar esa chispa que regalaban en Tu cara me suena y ser los protagonistas de la casa por sus buenos actos, no por sus peleas. Ellos son unos chicos con mucho sentido del humor, solo tienen que habituarse al entorno.

De seguir como hasta ahora, Gemeliers estarían cavando su propia tumba, no ya en el reality, sino dentro del mundo de la música y de la canción. Y es que a nadie le gusta admirar a gente que amenaza a quien tiene cerca, que se enzarza en discusiones yermas.

Desconocemos si a Jesús y Daniel los veremos en algún programa más de televisión; a nadie le sorprendería si el día de mañana fichan por MasterChef Celebrity o por Supervivientes. Pero antes de firmar cualquier hipotética propuesta, los dos hermanos deben sentarse y analizar si es el tipo de espectáculo correcto, si van a lucirse de verdad, y si más allá del caché van a sacar algo positivo para su carrera.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente