Gastrosiexta, el antídoto contra el efecto 'ruptura' del verano

Mónica De Haro

Las vacaciones son una prueba de fuego para las parejas. Con esta nueva práctica sexual que reune tres placeres en uno (comida, descanso y sexo) saldréis reforzados

Según los expertos, la gastrosiexta es una de las mejores medicinas para nuestra salud. (Foto: Getty)
Según los expertos, la gastrosiexta es una de las mejores medicinas para nuestra salud. (Foto: Getty)

Aunque aparentemente vivimos en una sociedad muy enfocada en el placer, pero en realidad, el día a día está lleno de obligaciones, presiones y agobios que nos hacen dejar de lado aquellas las cosas que más nos llenan como el sexo.

Cuando nos olvidamos del placer y nos adentramos en el profundo mundo de las obligaciones y del no descanso nuestras vidas comienzan a ser un tirar del carro continuo, sin ningún tipo de recompensa. Este tipo de rutina entristece, hace que el día a día se npos haga muy cuesta arriba e incluso puede llegar a generar depresión por la ausencia de ese sentimiento de felicidad. Al final acabamos deprimidos, tristes y diciendo, ¿qué sentido tiene mi vida? Un nuevo concepto te ayudará a buscar la felicidad.

Tener sexo y disfrutar junto a tu pareja de los pequeños placeres, además de liberar el cerebro y el cuerpo ayuda a mejorar la relación. (Foto: Getty)
Tener sexo y disfrutar junto a tu pareja de los pequeños placeres, además de liberar el cerebro y el cuerpo ayuda a mejorar la relación. (Foto: Getty)

“Comer, dormir y tener sexo son los tres placeres de la vida por antonomasia. Cuando juntas esas tres prácticas sucede una especie de fórmula o conjunción que es maravillosa, eso es la gastrosiexta y por ello es una práctica más que necesaria”, nos cuenta Carme Sánchez, codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona.

Pero claro la realidad es bien distinta. Comemos de cualquier manera, a veces sin ni siquiera sentarnos, el que puede echarse una siestecita es un auténtico privilegiado y por supuesto, las relaciones sexuales pasan a último plano.

Para la Dra. Marisa Navarro, autora de ‘La medicina emocional’ y defensora a ultranza del ‘efecto Tarta’, la gastrosiexta también es la mejor fórmula para combatir el estrés y evitar los roces propios del veraneo en pareja.

“Lo ideal sería realizar esta práctica sexual un día a la semana durante todo el año, y buscar un ratito, nos cuenta la terapeuta. Decir: “pues mira, vamos a hacerlos los miércoles o el jueves va a ser nuestro día”, porque luego llega el fin de semana y resulta que tienes que entretener a los niños, visitar a tus padres o has quedado con los amigos”.

¿En qué consiste?

  • En quedar con tu pareja, amigo/a o amante, para comer a mediodía, pero no para tomar cualquier cosa, o para comer demasiado, sino para seleccionar aquellos platos que a ambos os vuelvan locos como el marisco. Nada de improvisar, os lo tenéis que currar. Tiene que ser un menú especial, con el que los dos disfrutéis de verdad. Y tranquilos. No es necesario remangarse, también podéis ir a un restaurante, no tiene que ser carísimo ni tampoco el de siempre. Pero sí debéis aseguraros de que será una buena experiencia.

  • La clave está en de-gus-tar, no en comer por comer. Se trata de dedicarle tiempo y disfrutar de una buena compañía. Una vez que hayáis terminado la comida y también el delicioso postre, saltaros la sobremesa.

  • El siguiente paso va únido al tercero y último: irse a dormir la siesta.

  • Como guinda, una buena sesión de sexo, antes o después de la siesta.

La experta asegura que esta práctica sexual “reaviva a un muerto” y que agendar esta cita no le resta romanticismo porque “nuestros sentimientos dependen de nuestros pensamiento”.

La pareja es un equipo que tiene que ir en la misma dirección. Con buena actitud y queriendo la felicidad del otro todo irá mejor. (Foto: Getty)
La pareja es un equipo que tiene que ir en la misma dirección. Con buena actitud y queriendo la felicidad del otro todo irá mejor. (Foto: Getty)

La siesta “completa”, tal y como nos cuenta la Dra. Navarro, incluye sexo a la carta, al gusto de la pareja’ y es importante saber que los seres humanos “no estamos hechos para dormir una sola vez al día. El golpe de sueño se produce dos veces al día debido a las bajadas de temperatura (una durante el día y otra por la noche), y podemos identificarlos por los típicos bostezos que nos dan a mediodía”.

La siesta reduce el estrés cardíaco, baja la tensión arterial y nos ayuda a estar mucho más creativos. Si lo complementamos con las relaciones sexuales nuestra salud física, psicocólogica y la salud de la pareja mejoran sustancialmente, “parece que todo lo demás se suaviza y cuando se abandona todo son crispaciones y malos rollos”.

Si tuviéramos más relaciones sexuales, todo estaría mejor. Nuestro propio estado de ánimo y las relaciones con los demás porque durante el sexo se descarga dopamina, endorfinas, serototina; se nos regulan las hormonas, nos ponemos de buen humor en todos los sentidos. Estamos y nos sentimos más jóvenes y mantenemos la energía.

Se trata de disfrutar de todos los elementos de esta ecuación, de los tres placeres es uno, hasta incluso de la propia preparación del evento que es fundamental para mantener la chispa en una pareja. Y si falla uno, no pasa nada, no hay que frustarse.

Indudablemente estamos cargados de obligaciones y es irreal pensar en hacerlo todos los días pero al final uno tiene tiempo para lo que quiere, ¿no crees?

También te puede interesar:

Lo que de verdad importa en el amor

Consumir marisco (más de dos veces a la semana) mejora tu vida sexual

¿Qué alimento ayuda (a los hombres) a durar más en la cama?

Esto es lo que no deberías comer si este finde quieres pillar (la dieta sexual)