Gaslighting: la ténica de manipulación emocional que invalida tus sentimientos

depressed girl looking out the window
Gaslighting: la ténica de manipulación emocional Lourdes Balduque - Getty Images

El otro día, en nuestro tiempo de ocio leímos, por primera vez, la palabra Gaslighting. Las prisas motivaron que no profundizáramos más en su significado. Sin embargo, no sabemos muy bien cómo (y preferimos no reflexionar mucho sobre ello, asociándolo a la propia casualidad) en redes sociales nos saltó esta publicación de María Esclapez de hace bastantes semanas donde hablaba sobre este fenómeno, también conocido como: Luz de gas.

"¿Qué es?", te puedes estar preguntando. Pues bien, se trata de un tipo de abuso emocional que se caracteriza por su sutileza y dónde, a través de frases o acciones, se consigue manipular la percepción de la otra persona haciéndola dudar, incluso, de su propia cordura.

¿Un ejemplo? Bueno, en la propia publicación de la psicóloga hay varios, pero estamos casi seguras de que en algún momento habrás oído o te han dicho las típicas frases de: "no hace falta que te pongas así", "Estás loco/a" o "¿En serio vas a llorar por eso?", entre otras muchas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Frases con la que, conscientemente, se pretende dar la vuelta a la situación. Es decir, hacerte sentir culpable de los reproches, comentarios u observaciones que estás haciendo. Con ello, lo que se consigue es invalidar emocialmente a la persona favoreciendo que esta se sienta humillada o "tonta" haciendola dudar de sus propios sentimientos o emociones, los cuales, de paso, han derivado a una situación conflictiva.

Y es tan sútil que, a veces, no somos conscientes ni de estar dentro de una relación así que, poco a poco, nos va creando dependencia hacia la pareja.

Por eso, las víctimas de este tipo de abuso, en líneas generales, tardan mucho en dejar o romper la relación de manera definitiva; sienten que el abuso que están experimentando ha sido su culpa. Cuando la realidad, no es esa.

Claves para percibir que estás sufriendo Gaslighting

A través de sus publicaciones, los distintos expertos, como María Esclapez, hablan y te dan una serie de tips a tener en cuenta para percibir si estás sufriendo Gaslighting.

Una de las formas más comúnes de practicar Luz de gas se trata de dar la vuelta a las confrontaciones, es decir, si le preguntas a tu pareja por algo pidiendole, por ejemplo, responsabilidades. Tu pareja de manera muy sutil, dará la vuelta la situación, haciendote esa misma pregunta. Con ello, no solo evitan contestar sino que estimulan que te sientes mal contigo misma por dudar de tu pareja.

Asimismo, con este tipo de acciones, consigue que tu círculo empiece a quedarse cada vez más pequeño. Por ejemplo, pospones planes para que no se quede solo; te hace sentir culpable. Con ello, además de aumentar la dependencia consigue que tus preocupaciones no se hablen o que una tercera persona no ponga las cartas sobre la mesa revelando la luz de gas que te está haciendo tu pareja.

Ante estas situaciones o ejemplos, recomendamos tener mucho cuidado y precaución; recuerda: tus sentimientos son tan válidos como los de cualquier otro y si crees que estás experimentando Gaslighting recuerda rodearte de tu círculo y acudir a un experto en salud mental que ponga nombre y establezca pausas a seguir.