Garzón: La dieta mediterránea se pierde, queda como elemento de marketing

·3 min de lectura

Madrid, 22 jun (EFE).- El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha afirmado este miércoles que la dieta mediterránea se está perdiendo y es más un elemento de "marketing" que "una realidad concreta", y ha recalcado su interés por regular el sistema de etiquetado frontal Nutriscore que puntúa si un alimento es más o menos saludable.

Durante una comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso para exponer a petición propia la gestión de su departamento y responder a preguntas de Vox y PP sobre el debate de la carne y la inflación, Garzón se ha reafirmado en sus palabras en defensa de modelos sostenibles de consumo y producción alimentaria y ha insistido en que fue una polémica política, no científica.

"Hay una evidencia científica, no solo en España sino en todos los países, de que necesitamos cambiar el modelo de producción y de consumo para no sobrepasar los limites del planeta", ha añadido el ministro, que ha recordado que más del 50 del impacto del huella del consumo se deriva de la alimentación, en especial de la carne.

En respuesta a Vox, ha vuelto a insistir en su defensa de las explotaciones pequeñas, familiares y locales, muy extendidas en Castilla y León o Extremadura, que "rivalizan en términos económicos" con la macrogranjas, que son "sumamente insostenibles".

"Por eso, para fomentar un consumo local y responsable hemos apoyado el primer modelo, o sea, no hemos sido neutrales", ha subrayado Garzón, que ha añadido que esta cuestión no es una "dicotomía entre buenos y malos, hay gradientes", aunque "no es igual dejar pastar a los animales que traer piensos de otros países, hacer un uso intensivo del agua...".

En cuanto al sistema de etiquetado Nutriscore, de carácter voluntario y que ya se emplea en los lineales, ha recordado que pidió a su comité científico la reevaluación de categoría del aceite de oliva para que "a partir de la evidencia científica se valore con mayor justicia".

Nutriscore otorga una letra y un color tras hacer una media con diferentes parámetros (calorías, grasas, azúcar, sal...) para definir si un alimento es más o menos saludable; la máxima calificación se puntúa con la letra A y el color verde y la peor con la E y el color rojo.

A la espera de que la Comisión Europea adopte una decisión acerca de hacer obligatorio este etiquetado, el ministro ha explicado que querría regularlo para que las empresas "lo pongan en todos sus productos no solo en los que salen favorables".

En este contexto, ha lamentado de que "desgraciadamente se está perdiendo la dieta mediterránea, que queda en el aire más como un elemento de marketing que una realidad concreta; en mi generación sí, pero la siguiente tiene otra cesta de la compra".

En contestación al diputado de Vox Alberto Rodríguez Almeida (Vox) sobre el calificativo de "ladrón" que Garzón profirió contra el rey emérito Juan Carlos, el ministro ha señalado que "es fácil decir que ha cometido un delito porque el mismo lo ha reconocido".

En su réplica, el diputado de Vox le ha retado a salir a la calle con el emérito para comprobar "qué calificativos merece cada uno; usted puede hacer hoy ostentación de su militancia comunista gracias al rey, repase la historia reciente, sin el no existiría en España y en otros países su ideología totalitaria", causante de "millones de muertes".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente