De Ecatepec a Barcelona: Gael Bonilla, el niño prodigio mexicano del basquetbol

Foto: Cortesía Gael Bonilla

De Ecatepec al Barcelona, así es un viaje algo atípico para un joven mexicano llamado Gael Bonilla, uno de esos chicos como cualquiera en un país como México, donde hay talento a montones, pero hay que encontrarlo y en el caso del mexiquense su padre fue clave para la carrera (ahora profesional) de este prodigio del basquetbol.

“Empecé a los 6 años a jugar baloncesto me fui a jugar a Oceanía (la colonia en CDMX, no el continente) y hubo un partido y no sé si jugué mal o qué pero la entrenadora me dijo que no podía jugar con su equipo. Después de eso me fui a la escuela del deporte de Tecámac y estuve 4 años con entrenamientos lunes, miércoles, viernes, mientras que los martes y jueves entrenaba con mi papá y mi hermanos”.

“En tercero de primaria me invitaron para jugar en el colegio San Carlos, en ese partido solamente podía jugar dos cuartos, entonces entré en primero y último y ganamos 28-22 en tiempo extra. ahí el director del colegio vio el partido y me ofrecieron una beca del 50% y ahí estuve jugando tres o cuatro años y mientras jugaba ahí, en los veranos había campos con entrenadores de diferentes nacionalidades, recuerdo el del entrenador argentino Vidal, entre otros”.

Después de este gran comienzo, el joven de ahora 16 años y poco más de 2 metros de altura demostró su talento en diferentes clínicas hasta que alguien se fijó en él y se buscó un contacto para una posible beca en España de una manera muy particular, un hecho que al final del día cambió su vida.

“Un entrenador en particular, Giovanni Rivera lo vio en varios de los campos y me dijo que veía mi progresión y luego le dijo a mi padre que hablaría con un entrenador de España para ver si me podían dar una beca , mi papá no le creyó mucho y me inscribió en segundo de secundaria en el San Carlos”.

Pasó una semana y el entrenador Rivera le dijo a la familia Bonilla, que subieran un video a YouTube y dejar que la tecnología y su juego fueran lo suficientemente efectivas para dar el resultado.

“Subimos el video a YouTube, me vieron y me hablaron para darnos la beca y pues me fui a España a jugar”.

La aventura española comenzó ahí, un estilo de vida diferente, de juego distinto, de aprender un basquetbol diferente para un joven que apenas estaba por llegar a los 15 años y con ello una transición de 180 grados para un adolescente que apenas comenzaba a conocer la vida.

“Vivir en España me gusta, me llevó bien con los españoles, me caen bien, me siento muy tranquilo saliendo con amigos allá los fines de semana”.

A pesar de vivir bien y estar en una de las mejores ligas y equipos del mundo, siempre hay algo que falta y la transición no ha sido fácil…

“Extraño mucho a mi familia, pero a pesar de eso hablo con ellos todos los días, aunque para ser sincero los días que más me pesó fueron en mi cumpleaños, navidades y eso fue lo que más me dolió, pero con el entrenamiento y amigos, me ayudaban a pasar eso”.

Foto: Cortesía Gael Bonilla

Si bien Gael es muy joven, su madurez sorprende dentro y fuera de la cancha, tanto así que analiza la forma de estilo de juego “americano” al “europeo”, sin dejar atrás que no ha llegado ni siquiera a la mayoría de edad y ya habla como todo un veterano del deporte profesional, algo que solamente las estrellas precoces muestran.

“El juego en Europa me gusta más, es más organizado, más jugadas, te enseñan más la técnica de tiro, bote, pase, incluso más que en México que aquí solamente son cortes y cosas así, al menos en categorías inferiores, por eso me gusta más es estilo europeo”.

“Me veo como un jugador normal, pero el trabajo, el dolor de entrenar, es lo que me ha llevado a estar ahí, lo del Barcelona me motiva mucho, si a los 10 años me hubieran dicho que en cinco años jugaría en el Barcelona, no me lo creo, me siento bien por el logro, pero faltan muchos más”.

Nada mal para este adolescente que ha sido nombrado como uno los 100 mejores talentos jóvenes del basquetbol europeo y también fue invitado para participar al campamento Top 100 que organiza la Asociación de Jugadores de la NBA, donde Gael fue uno de los 6 jugadores internacionales en el torneo, cabe mencionar que los otros 94 participantes fueron estadounidenses.

El presente y futuro lucen prometedores para un talento llamado Gael Bonilla, sí , ese joven que salió de uno de las zonas más peligrosas de México para triunfar en el basquetbol mundial.