Gabriel Soto, feliz con su nueva vida: “Vivo un gran momento”

Por Roxana Navarro B.
Photo credit: Medios y Media

From Diez Minutos

Iba para cantante y debutó en el mundo artístico con el grupo Kairo, pero su rumbo cambió hacia la interpretación. Su primera oportunidad fue en la telenovela Mi querida Isabel, en 1996, y pasados 23 años Gabriel Soto enlaza proyectos, siendo uno de los galanes más solicitados. En el terreno privado, compartió más de una década con Geraldine Bazán hasta que otra actriz, Irina Baeva, se cruzó en su camino al grabar juntos Vino el amor.

Soltero con hijas es tu último trabajo. ¿Qué destacas de él?

Desde que me ofrecieron esta novela me pareció un proyecto mágico. Tanto el equipo de detrás de las cámaras como los que estamos delante hemos puesto nuestro corazón para que salga lo mejor posible y lo hemos conseguido.

¿A qué personaje das vida?

Nico Quesada, un soltero convencido que, de la noche a la mañana, se encuentra con la custodia de tres niñas. Para él es un shock porque no sabe ni qué darles de comer, ni peinarlas, nada… Esto crea situaciones muy divertidas.

¿Tener dos hijas te ha ayudado a meterte mejor en el papel?

Sí, además, las actrices son de la misma edad que ellas y muchas cosas que hago con Elissa y Miranda se repiten en los guiones. Tienen las mismos gustos musicales, bailan igual. Al menos así no me ha pillado de nuevas (risas).

Photo credit: Televisa

Es una de las pocas novelas donde el protagonista es masculino.

No es normal y supone una enorme responsabilidad que me hayan elegido. Por eso pongo todas las ganas del mundo para demostrar al productor, Juan Osorio, que no se ha equivocado al confiar en mí. Llevas más de veinte años de carrera.

¿Qué balance haces?

Considero que me ha ido bien y, sobre todo, agradezco a la empresa Televisa las oportunidades que me ha dado. Trabajar es una bendición y más con personajes como Nico, de gran peso. Siempre he sido muy disciplinado y eso me ha ayudado también a progresar.

Has pasado por un divorcio duro. ¿Habéis recuperado la calma?

Vivo un gran momento tanto en lo profesional como en lo personal y estoy muy feliz. Es verdad que veo menos a mis hijas, pero el tiempo que están conmigo es de mayor calidad. Hablamos mucho. Ellas son lo más importante para mí.