Gül despierta del coma en ‘Hercai’

Por Telenovela

From Diez Minutos

Reyyan se lanza desde el puente donde se la disputan Azat y Miran. Este último no se lo piensa y va detrás… Minutos después, la saca del agua y logra reanimarla. “Ni siquiera me dejas morir, te odio”, asegura ella, que es llevada a la fuerza a un escondite cuando Firat los recoge en su coche. Mientras tanto, Azat se desespera porque no da con ella.

Tras el encuentro con Azize Aslanbey, Nasud reúne a los Sadoglu y les informa de que ella es la abuela de Miran y su gran enemiga, aunque no les dice por qué. A solas con Hazar, le ordena matar a Reyyan y a Miran: “Eres el culpable de todo y debes pagar por ello”. Mientras tanto, Elif interroga a su abuela sobre su odio por los Sadoglu, pero no recibe respuesta.

Horas después, las dos familias conocen lo sucedido en el puente y dan por muertos a los recién casados. Debido a un descuido de la madre de Firat, Sultán descubre que están vivos. Al saberlo, Gönül le suplica que le devuelva a su esposo.

Hanife, la criada, quiere casarse con Nasud

En un descuido de Miran, Reyyan llama a su madre para decirle que está bien aunque no sabe dónde. Zhera se emociona y le informa de que su hermana está grave en el hospital. En ese momento, Miran le arrebata el teléfono y le entrega un arma: “Mátame si es lo que deseas”. La chica le dispara y huye pero regresa arrepentida y, al ver que el hombre a quien ama a pesar de todo agoniza, le saca la bala y vela su sueño toda la noche.

Hazar recupera la esperanza cuando llega al hospital y Handan le comunica que la pequeña Gül ha despertado del coma y que, además, Reyyan la ha llamado. Al salir de la habitación, Sultán le revela que no es la madre de Miran, sino su suegra, y le dice dónde está con su hija a cambio de que no lo mate y le permita volver junto a Gönül. Él acepta, pero Nasud, que se entera, lo sigue. Por suerte, Cihan le avisa y cuando llega al lugar, en vez de llevarse a su hija le dice a su yerno que huya con ella para protegerla. El joven, que apenas puede moverse, la lleva a la mansión Aslanbey pero la muchacha no quiere quedarse al ver que la dueña es quien la humilló en público.

Mientras tanto, Handan y Yaren son chantajeadas por Hanife, la criada: “Si no me ayudan a casarme con el señor Nasud le diré cómo han deshonrado a la familia”.