El furor de las bodas esponsorizadas: así es el "sí quiero" más rentable

·6 min de lectura
Photo credit: Ellen Von Unwerth
Photo credit: Ellen Von Unwerth

Es más que probable que te hayas dado cuenta de que últimamente, las redes sociales están repletas de bodas en las que existe un auténtico despliegue fotográfico y audiovisual que documenta cada detalle del enlace. Desde los preparativos del menú hasta el paso a paso del maquillaje de la novia, Instagram se ha transformado en un auténtico escaparate nupcial en el que se etiqueta cada detalle. ¿Es acaso el objetivo de los felices novios facilitar a sus seguidores la organización de su boda, y por ello comparten sus secretos? Para nada. Nos hallamos ante el furor por las bodas esponsorizadas, en las que el marketing y el ahorro tienen tanta importancia en los enlaces como el amor. ¿Es posible pasar por el altar con los sentimientos a flor de piel cuando tras cada paso se esconde una acción publicitaria? ¿Por qué cada vez es más habitual que las bodas se celebren en entornos paradisíacos como Ibiza o Italia?

La ‘wedding planner’ de las celebridades, Yifat Oren, confesaba a ‘Town & Country’ que esta creciente tendencia le incomoda. “Supone una división, porque hay gente que valora mucho su privacidad, mientras que otras personas se aprovechan de no poder disfrutar de su intimidad para incrementar sus acciones publicitarias”. Ya no hablamos únicamente de exclusivas vendidas a las revistas a precio de oro, sino de celebraciones en las que hasta el más mínimo detalle está esponsorizado e incluso de festejos que tras haber sido celebrados, reportan beneficios al haber sido pertinentemente inmortalizados con el objetivo de ser monetizados, como fue el caso de la boda de Gwyneth Paltrow y Brad Falchuk. La actriz dirigió a sus fans a su web de estilo de vida, Goop, donde publicó 48 fotografías y un directorio de 30 marcas y distribuidores en los que había confiado en su gran día. No es casualidad que tras su enlace, Jennifer Lopez haya lanzado por su parte una newsletter en la que ofreció algunos detalles de su boda…

Photo credit: Jamie Grill - Getty Images
Photo credit: Jamie Grill - Getty Images

Desde el enlace de Nick Jonas y Priyanka Chopra, que pese a ser multimillonarios se aliaron con Elit Vodka para tener bebidas gratis, hasta la boda de Travis Scott y Kourtney Kardashian, que parecía un editorial de moda y estilo de vida de Dolce & Gabbana, las bodas esponsorizadas son el nuevo fenómeno del universo nupcial. “Desde Bodas.net conocemos varios casos, sin embargo dentro del conjunto no son todavía significativos, aunque vayan siendo cada vez más habituales con el aumento de relevancia y tamaño de los/las influencers. Si es cuestión de dinero, tenemos la sección de Promociones en la que los proveedores ofrecen descuentos, ofertas y regalos a las parejas que están organizando su boda, y que pueden resultarles muy beneficiosos sin necesidad de recurrir al ‘sponsorship¸. Como decíamos, las parejas pueden consultar un amplio directorio de proveedores y encontrar el que más se adapte a su estilo y tipo de boda. Sin embargo, Bodas.net no entra dentro de los acuerdos económicos a los que la pareja y los profesionales puedan llegar, por lo que no podemos atestiguar directamente este ‘boom’ de bodas esponsorizadas”, aclara Cristina González, responsable de comunicación de Bodas.net.

Por ello cada vez es también más habitual que los hoteles se transformen en los nuevos escenarios ideales de las bodas. Así nos lo hace saber el equipo de ME Ibiza. “Las bodas representan un 30% de los ingresos en banquetes en el hotel. Nuestras bodas son de formato intimo o mediano, con una media de invitados de 50 pax y la ubicación favorita es nuestro impresionante Radio Roofotp con vistas 360 a las turquesas aguas del mediterráneo y junto a la ‘infinity pool’, un marco incomparable. El cliente que viene a Ibiza a casarse busca las mejores vistas, cocina mediterránea y un alojamiento de lujo. Esa combinación es la que resulta perfecta en ME Ibiza y hace que los novios, cuando llegan a nuestro hotel, se imaginen celebrando con nosotros su día perfecto. Cada vez vamos hacia una decoración floral e iluminación más sencilla, para cederle protagonismo a las vistas y la luz del atardecer”, aseguran.

Las bodas esponsorizadas son las que hicieron a la crítica de moda Vanessa Friedman, de ‘The New York Times’, hablar de ellas como de “lo último en esponsorización en las redes sociales”, y aseguró que por ejemplo, la boda de Kourtney y Travis fue “una forma pública y performativa de volver a darle la bienvenida al ritual del afecto”... Una sutil manera de decir que las emociones ahora se rentabilizan, algo de lo que nos hemos dado cuenta no solo en este tipo de bodas, sino incluso sobre la alfombra roja, donde cada vez es más común que las parejas de celebridades hagan de su amor y de su pasión sus mejores armas ‘atrapa-titulares’.

Este tipo de bodas no es solo beneficioso para los novios (en España las influencers se están sumando a esta tendencia constantemente), sino también para las marcas vinculadas a las acciones. Así lo dejaba ver Launchmetrics, que señaló que el enlace de Kourtney aportó a Dolce & Gabbana más de dos millones en ‘media impact value’... Y en dinero, por supuesto. De hecho, tras la mediática boda muchos de los lugares que se convirtieron en el escenario de esta celebración del amor han asegurado tener ahora sus agendas llenas, por lo que queda claro que los hashtags salen rentables.

Los acuerdos con las diferentes marcas son un trabajo que exige una planificación milimétrica previa que terminará por dar resultados y ahorrar esfuerzos, aunque el resto de los mortales podemos disfrutar también de servicios como los que ofrecen en la web o app de Bodas.net, donde podemos buscar los proveedores que más encajen con nuestro estilo y el tipo de boda de nuestros sueños gracias a su directorio, formado por más de 50.000 profesionales. “Las parejas pueden filtrar por el lugar en el que celebrarán la boda y también otros aspectos como el tipo de servicio. Cuando encuentran a un profesional que les puede encajar para su tipo y estilo de boda, son ellos directamente quienes les envían un mensaje para pedir más información (tipo de trabajo, tarifas, disponibilidad…), y ahí es donde se inicia la conversación entre los profesionales y las parejas. Siempre hay un profesional ideal para cada pareja y estilo de boda, y es que hay tantas bodas como tipo de parejas”, explica Cristina González.

A su vez las bodas son ocasiones perfectas para que las reinas de la moda puedan publicitar sus marcas. El mejor ejemplo ha sido el del enlace de Laura Corsini, directora creativa de Bimani, que como ya señalamos en Elle, se embarcó en el mayor reto profesional al crear 70 looks de invitada nunca vistos hasta la fecha destinados a salir a la venta en cápsulas tras su boda.

Decir “sí, quiero”, en definitiva, es ahora para muchas parejas tan emotivo, como rentable.