La carta que un amigo de Álex Lequio le dedicó en su funeral con tributo incluido a Ana Obregón: "Estaremos a tu lado"

Cine 54
·5 min de lectura

El pasado 30 de junio Ana Obregón y Alessandro Lequio dieron el último adiós a su hijo Álex, fallecido el pasado 13 de mayo después de luchar dos años contra el cáncer, rodeados de familiares y amigos en la parroquia de Nuestra Señora de La Moraleja (Madrid). Teniendo en cuenta que muchos de los seres queridos del joven no pudieron despedirse de él por las restricciones impuestas por el estado de alarma, la misa estuvo repleta de detalles y uno de ellos fue el tributo de los amigos del empresario.

(©RTVE)
(©RTVE)

Desde que el martes se celebrara el funeral de Álex Lequio, los homenajes se han sucedido en la red. La propia madre del joven, Ana Obregón, se dirigió a todos sus seguidores de Instagram para agradecer los mensajes que ha recibido, pero también para hacer una importante petición a los medios de comunicación “rogándoles que a partir de ahora respeten el dolor de una madre que ha perdido a su hijo y pueda vivir el luto en mi intimidad con mi familia”. Asimismo recalcó que “ayer no fue una despedida. Álex vivirá para siempre en el corazón mutilado de los que le queremos”.

De igual manera, tanto la protagonista como el aristócrata italiano han compartido en las redes sociales el tributo al joven del colegio International College Spain donde estudió (situado en La Moraleja) ya que este año el anuario está dedicado a su memoria. “Este anuario está dedicado a la memoria de Álex Lequio, una persona increíble, amable e inspiradora, de quien nos sentimos muy orgullosos. Siempre estarás en nuestro corazón”, comparten junto a varias imágenes en las que aparece el empresario en su etapa de estudiante antes de poner rumbo a la Duke University de Carolina del Norte (Estados Unidos).

Pero además ahora varios medios como Vanitatis han publicado la emocionante carta con la que los amigos directos del joven le brindaron un último adiós repleto de recuerdos.

“Aless. Te conocí un 31 de octubre de 2008 en Montecarmelo. Y quién me iba a decir que aquel día iba a conocer a una de las personas más importantes e influyentes de mi vida. Qué gran persona y qué gran personaje. Nuestra conexión fue tan fuerte e inmediata que solo de pensarlo se me parte el corazón pensando que no podré disfrutar de ella hasta nuestro reencuentro. Tú me has dado los momentos más divertidos e irrepetibles de mi vida y también a los mejores amigos que uno puede tener. Nos diste a todos esa chispa necesaria para, realmente, vivir la vida como muy pocos saben vivirla. Y existen muy pocas bendiciones como esa. Tenías una personalidad y una mente privilegiada. Cuando estábamos contigo, todos los amigos sentíamos la libertad de ser nosotros mismos. Sin vergüenza, sin tapujos. Eso era un grupo de verdad, eso era una amistad de película. Y es que, Aless, te pasaste el juego de la vida. Has sido un ejemplo como familia, como amigo, como estudiante, como académico y como profesional”, reza primeramente la carta.

“Nunca olvidaré nuestras grandes aventuras, invenciones y momentos. Entre ellas destacan nuestro increíble acento cubano/italiano/catalán; el cocinitas, un concurso de cocina que probablemente batiría todos los récords de audiencia si estuviera en televisión; tus historietas; nuestros viajes a Ibiza; nuestros rides en el hummer; nuestras conversaciones filosóficas y los mutuos consejos amorosos. Pero la mayor lección de todas no empezó hasta hace dos años. Jamás de los jamases volveré a ver a alguien tan valiente como tú. Te enfrentaste a un infierno en vida sin queja alguna y aun así seguías haciéndonos igual de felices que siempre. Ojalá, algún día esté a tu altura. Gracias, Carolina, por haber estado a su lado como lo estuviste. Te queremos mucho, y su familia y amigos te estaremos eternamente agradecidos”, continúa su amigo del alma antes de hacer un homenaje a los padres del joven.

“Pero alguien como tú, Álex, solo pudo salir de unos padres como los que tienes. Alessandro, no sabes el amor y la admiración que Álex sentía hacia ti. Nada le hacía más feliz que hacerte sentir orgulloso, y todos sabemos que lo ha conseguido. Ana, gracias por acogerme innumerables noches en tu casa y soportar todas las que liábamos, porque éramos too much. Tu hospitalidad me ha dado la felicidad más grande y los momentos más bonitos. Has sido como una madre adoptiva para todos nosotros y créeme cuando te digo que siempre estaremos a tu lado. Has sido un derroche de amor para Aless y eso le hizo ser como era. Así que solo puedo daros las gracias”.

“Aless, tío: me has cambiado la vida. Me otorgaste tu amistad y la defendiste como solo un auténtico caballero puede hacerlo. Hoy temo menos a la muerte porque ella significa volver a verte.Tenías miedo de que te olvidáramos y créeme que eso es imposible. Porque cada vez que nosotros, tus amigos, nos vemos, te vemos; cada vez que reímos, te reímos; cada vez que callamos, te pensamos, y cada vez que brindamos, lo hacemos por ti. Y como dijo tu tío Javier cuando nos reunimos en tu casa un día después de que te fueras: eres patrimonio de todos gracias a tu ejemplo, tu lucha y todo lo que conseguiste en vida. Tu influencia en todos nosotros ha marcado nuestras vidas y, por ello, siempre nos acompañarás. Nunca he visto tantas muestras de cariño y a España llorar tanto por alguien. Descansa, porque cuando lleguemos nosotros se va a liar parda”, termina la carta.

Sin duda, una misiva repleta de cariño y sentimiento dirigida al gran amigo que, a partir de ahora, les cuidará desde el cielo a todos.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©RTVE