El fundador de Instagram tuvo miedo de Facebook y ésa puede ser la prueba que condene a Zuckerberg

Tecnología y redes
·4 min de lectura

El cofundador de Instagram, Kevin Systrom, estaba preocupado de que Mark Zuckerberg entrara en "modo de destrucción" si no vendía la compañía a Facebook, según los registros de sus mensajes de texto.

Mark Zuckerberg, el séptimo hombre más rico del mundo y CEO de Facebook (FB), ha testificado por videoconferencia ante la comisión antimonopolio del Comité de Justicia de Estados Unidos esta semana junto con Jeff Bezos (Amazon), Sundar Pichai (Google) y Tim Cook (Apple).

Los cuatro han comparecido para explicar si sus empresas gozan de un monopolio en sus respectivos sectores. Por supuesto, los cuatro han negado la mayor, a pesar de que todas ellas dominan con mano de hierro sus respectivos campos.

El fundador de Instagram tuvo miedo de Facebook y esa puede ser la prueba que condene a Zuckerberg (Photo by MANDEL NGAN / POOL / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/POOL/AFP via Getty Images)
El fundador de Instagram tuvo miedo de Facebook y esa puede ser la prueba que condene a Zuckerberg (Photo by MANDEL NGAN / POOL / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/POOL/AFP via Getty Images)

Especialmente sangrante es la defensa de Mark Zuckerberg, quien asegura que Facebook no está en una posición hegemónica, cuando la realidad es que sus sus marcas -Facebook, Instagrasm y Whastsapp- controlan el 95% del mercado en Estados Unidos.

En la proceso, los senadores de Estados Unidos han hecho preguntas sobre las empresas, y los CEO han estado obligados a responderlas, bajo juramento. Y una de las cuestiones de las que se ha hablado es la adquisición de Instagram por parte de Facebook, una compra que se hizo en 2012 y que eliminó de un plumazo al máximo rival de la empresa de Mark Zuckerberg.

En Estados Unidos, la compra de un rival que suponga concentra excesivo poder en un solo mercado está prohibida. Pero aún así, la administración Obama aceptó la compra pensando que Facebook e Instagram no eran rivales porque la primera era una red social y la segunda, una simple app de fotografía. 8 años después, Instagram es toda una red social, y ahora se sabe que Mark Zuckerberg la compró sabiendo que era un rival directo.

Correos electrónicos incriminatorios

En el curso del interrogatorio, se han conocido detalles jugosos como una serie de correos electrónicos que Mark Zuckerberg envío en 2012 que muestran como el CEO planeó la compra de Instagram para neutralizar a la entonces naciente aplicación.

El intercambio de mails fue con el director financiero de la compañía, David Ebersman, a quién le comentó que estaba preocupado por la competencia que estas apps como Instagram, Path y Foursquare le podrían significar en el mercado móvil.

“Estas empresas son incipientes, pero las redes establecidas, las marcas ya son significativas y si crecen a gran escala, podrían ser muy perjudiciales para nosotros”, escribió. “Dado que creemos que nuestra propia valoración es bastante agresiva y que somos vulnerables en los dispositivos móviles, tengo curiosidad por considerar si deberíamos ir tras uno o dos de ellos. ¿Qué piensas?”, le dijo Zuckerberg a Ebersman.

Estos no son los únicos datos que muestran que Zuckerberg compró Instagram para obtener una posición de monopolio. El mismo cofundador de Instagram, Kevin Systrom no parecía seguro de lo que sucedería si optaba por mantenerse independiente.

"¿[Zuckerberg] entrará en modo de destrucción si digo que no a un acuerdo de adquisición?", preguntó Systrom en un mensaje a Matt Cohler de Benchmark Capital, de acuerdo con documentos publicados por el Comité Judicial de la Cámara como parte de su audiencia antimonopolio el miércoles.

"Probablemente", respondió Cohler, uno de los primeros empleados de Facebook convertido en inversor independiente que había invertido en Instagram y estaba en su junta directiva.

Facebook compra o plagia a la competencia

Ese ‘modo de destrucción’ es un eufemismo para una técnica que Mark Zuckerberg ha puesto en acción en varias ocasiones: básicamente, sacar una herramienta que plagia a la competencia para poder quitárselos de en medio.

Por ejemplo, hace unos años Instagram mostró interés en hacerse con la app Snapchat, famosa por sus vídeos efímeros de tan solo unos segundos que luego se borraban pasado un periodo de tiempo. El fundador de Snapchat, Evan Spiegel, rechazó la compra. ¿Qué hizo Zuckerberg? Creo Instagram Stories, una herramienta idéntica a Snapchat, y limitó así el crecimiento -y los ingresos de su rival.

El hecho de que tanto Zuckerberg como Systrom creyeran que la adquisición de Instagram por parte de Facebook fuera un movimiento para eliminar la competencia podría hacer que Mark Zuckerberg fuera condenado por monopolio al comprar a un rival directo para hacerse con la mayoría del mercado.

¿Trocear Facebook es la solución?

En Estados Unidos, esta condena no solo supone una importante multa, sino que puede hacer que Facebook se vea obligada a ser troceada en diferentes empresas sin relación alguna entre ellas, por ejemplo, Instagram, WhatsApp y Facebook.

La senadora demócrata Elizabeth Warren considera que ha llegado la hora de pasar cuentas y tomar medidas para reducir la influencia de los oligopolios digitales, Facebook, Google y Amazon en particular. Incluso trocearlas, según Warren, dividir sus operaciones. ¿Irrealista? Estados Unidos hizo lo propio años atrás con las redes eléctricas, las petroleras o las empresas de telefonía con el objetivo de preservar la competencia, teórica savia del sistema capitalista.

Más historias que te pueden interesar:

Cómo borrar mensajes en Facebook Messenger fácilmente

Qué hay tras los 400 millones de dólares que Facebook ha gastado en comprar el mayor creador de GIFs

El fundador de Amazon será el primer billonario del mundo