El secreto para que el pelo dure limpio más tiempo está en la funda de la almohada

Uxía Prieto
·Periodista en El HuffPost
·2 min de lectura
(Photo: Getty Images)
(Photo: Getty Images)

Un champú específico, un buen acondicionador, un cepillo que evite la rotura... Todos son elementos indispensables para que el pelo esté bonito, sano y brillante, pero el secreto para mantenerlo más limpio no está en el baño, está en la cama.

Las fundas para la almohada de seda se han convertido en el accesorio perfecto para cuidar el pelo y su lista de beneficios es larga. Gracias a sus componentes, entre los que se incluyen aminoácidos que actúan como seborreguladores, la seda ayuda a limitar la producción de sebo. Por eso el uso continuado de este tipo de fundas consigue que el pelo dure limpio más tiempo, especialmente en las personas con cabello graso.

(Photo: SEPHORA)
(Photo: SEPHORA)

El equipo de Balmain Hair, que tiene a la venta un modelo del producto, asegura que si se utiliza una seda natural es posible espaciar más los lavados, además de potenciar el brillo de la melena.

No es la única bendición de la seda, también tiene propiedades que ayudan a mantener el pelo hidratado. Según el doctor Neal Schultz, el algodón es un tejido más poroso que absorbe la humedad del pelo y de la cara, al contrario que la seda, que mantiene la hidratación.

Por si no fuera suficiente, dormir sobre una de estas fundas también elimina el encrespamiento y evita que el pelo se enrede, lo que contribuye a evitar que las puntas se rompan.

El único aspecto del producto que no es para dar palmas es el precio. La seda es un tejido caro, por lo que estas fundas no están al alcance de todos los bolsillos, aunque pueden ser una inversión a largo plazo. Uno de los modelos conocidos es Slipsilk, de la marca Slip, que en España se vende en la web de Sephora. Existen dos tamaños: el de 40 x 80 cm que cuesta 97,99 euros y el de 80 x 80 cm, que cuesta 148,95 euros.

(Photo: SEPHORA)
(Photo: SEPHORA)

Zara Home también ha puesto a la venta una versió...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.