Cómo fulminar la grasa tras la Navidad (de manera efectiva)

dieta keto hombre que es alimentos
Cómo fulminar la grasa tras la NavidadSilver Screen Collection

Ya han pasado un par de semanas largas desde que acabaron los días de Navidad y sigues sin tener claro cuál es el mejor plan de actuación para recuperar la forma después de los excesos navideños. Buscas un plan de ataque efectivo, pero sobre todo que puedas mantener en el tiempo y con resultados que continúen a largo plazo, porque casi todos hemos pasado por esos buenos propósitos que se desvanecen pasados los primeros meses del año. Para conseguir eliminar la grasa de una manera eficaz y duradera hemos hablado con dos expertas para que nos den las claves con las que el fallo no es una opción. Una buena alimentación, apostar por entrenamientos de fuerza y ponernos objetivos reales y que nos motiven son algunas de las pautas que estas expertas nos aconsejan seguir.

Cuál es el ejercicio más efectivo para perder grasa

Ale Llosa, creadora del método KO que aúna boxeo, artes marciales, bootcamp y yoga y con gimnasio virtual y físico en Madrid, nos aclara que cuando hemos tenido un tiempo de desorden, hemos perdido la rutina y descuidado un poco los cuidados que llevábamos haciendo, necesitamos tomar medidas urgentes, por así decir, para revertir la situación. En este sentido, para eliminar los kilos de más, trabajar la estructura muscular es clave para una pérdida de grasa correcta. “Lo que buscamos siempre es construir una estructura muscular, para conseguir el objetivo de una quema de grasas ágil, acelerar el metabolismo y consolidar esa generación de masa muscular. De manera, que más que centrarnos en eliminar grasa, tenemos que enfocarnos en crear masa muscular ya que esta es más densa que la grasa y es la que nos ayudará a no dejar espacio para la grasa, es decir, acabará eliminándola”.

Perder grasa: cuánto tiempo tengo que entrenar para ver resultados

El entrenamiento ideal sería de fuerza, con una frecuencia de tres días a la semana y una duración de entre 20 y 30 minutos, consiguiendo mover pesos importantes, con un entrenamiento retador que vaya incrementando de manera progresiva la carga. Nosotros intentamos combinar el trabajo de fuerza con el cardio y lo ideal es que cada uno de los tres días lo centres en una parte del cuerpo: tren inferior, tren superior, abdominales… Siguiendo esta rutina y, fundamental, incorporando una dieta adecuada en la que ganarán protagonismo las proteínas y se eliminará la ingesta de carbohidratos y azúcares, en un plazo de una o dos semanas ya se empiezan a ver cambios pues la estructura muscular comienza entonces a ajustarse y, en un mes o mes y medio se puede ver una transformación importante.

La importancia del equilibrio mente-cuerpo

Ale Llosa nos explica además que conseguir un equilibrio entre cuerpo y mente es fundamental por lo que lo más recomendable es combinar estos ejercicios de fuerza, con cardio y otras prácticas como el yoga. “Con este tipo de entrenamiento como el cardio conseguimos aumentar la energía y las endorfinas, mientras que con el yoga aprendemos a calmarnos y encontrar el equilibrio. En estos tres pilares se fundamenta nuestro programa KO 90, a través del cual reequilibramos cuerpo, mente y alimentación y conseguimos una transformación total”.

Y en cuanto a la dieta… Cómo conseguimos acabar con la grasa o los kilos acumulados

Lo primero que nos aclara la doctora María José Crispín, nutricionista de la clínica Menorca, es que la grasa y los kilos no siempre tienen porqué ir asociados: “Cuando hacemos comidas con más sal, harinas… o cuando bebemos, en vez de agua cerveza, vino, bebidas que tienen alcoholes, azúcares, aumentamos de peso pero no todo es grasa, mucho tiene que ver con la retención de líquidos, así que posiblemente, cuanto antes nos pongamos a compensar esos excesos más fácil sea bajarlos. Mi consejo es ponerse lo antes posible a eliminar todos esos extras calóricos navideños, y esos picoteos calóricos. Solo con eliminar eso ya vamos por el buen camino, si además incorporamos comidas sanas, ligeras, bajas en calorías, mejor todavía. Sin olvidarnos de aumentar la actividad física que muchas veces con las fiestas la reducimos o desaparece, porque no solo quema calorías sino que cambia nuestro chip mental, nos hace estar más alegres y con ganas de estar más sanos”.

Cómo consigo que los efectos de la dieta y el deporte que se mantengan en el tiempo

La doctora nos cuenta que hay dos claves generales y que la más importante es no sufrir, “Si por ejemplo yo detesto el brócoli y me dicen que lo tengo que tomar todos los días, no lo voy a hacer, así que buscaremos otras pautas dietéticas que se adapten a cada persona. Por eso la personalización es fundamental. Hay personas a las que las dietas más estrictas les motivan y les gusta ese tipo de alimentación, pero para las que están habituadas a comer peor, es preferible que sigan una dieta menos restrictiva. No tiene que ser una esclavitud”. La segunda clave para mantener un buen hábito alimenticio sería la actividad física, “no solo por la quema de calorías y el mantenimiento de la masa muscular, sino también porque se liberan todo tipo de neurotransmisores de felicidad, que van a hacer que me sienta más feliz y mejor, y eso me va a dar ganas de comer sano y ayudará a que me mantenga a largo plazo”, asegura la doctora.

Empezar por la compra y apostar por la dieta casera

Otra de las claves para conseguir que cuidarse sea una rutina más que no nos suponga un gran esfuerzo es empezar por la compra, “hay ciertas normas como no comprar lo que no debo comer que son básicas”, nos explica la nutricionista de la clínica Menorca. Además, debemos tener en cuenta también la forma de cocinar: “usar más el horno que las frituras, freidoras sin aceite, microondas… Hay que incorporar las técnicas de cocinado adecuadas para que mi plato me guste pero sea menos calórico”. Otro truco que nos da la doctora es el de involucrar al resto de las personas con las que convivimos en estos buenos hábitos, “si tengo colaboradores en vez de boicoteadores, mejor. Si en vez de hacer dieta estricta hago un ten con ten, y cocino unas judías verdes con patatas para todos y las aliño con un buen aceite de oliva y especias, pimentón, sazonadores, seguramente van a querer comer lo mismo que yo porque son comidas que llaman la atención. Si uso el horno en vez de todo hervido, pues a lo mejor los que viven conmigo se apuntan más a comer esa comida ligera; se trata de involucrar al resto de la casa para que esto sea comer sano y les guste a todos”.

Y por último, permitirse ciertos extras, regalos calóricos, pero con control, cuando procede. “El alimento tiene una parte importante de emocional y debemos de permitírnoslo, de vez en cuando. Y eso sí, en el momento en que me doy ese lujo, lo disfruto, lo que no puede ser es que me lo permita y luego me flagele”.