El fulgurante ascenso de Patrick Criado, uno de los actores del momento

·7 min de lectura

El pasado 2 de marzo Patrick Criado subió al escenario de los Feroz nervioso y emocionado por su premio a mejor actor de reparto de una serie por Antidisturbios. El actor estaba recogiendo los frutos de lo sembrado a lo largo de varios años eligiendo papeles con inteligencia y desempeñándolos con un talento que lo ha confirmado ya como uno de los actores jóvenes del momento en el panorama audiovisual español.

Patrick Criado en Antidisturbios (cortesía de Movistar+)
Patrick Criado en Antidisturbios (cortesía de Movistar+)

Criado dedicó el premio a sus compañeros de nominación y al reparto de la serie de Movistar+. Su discurso se centró en los demás, en su admiración por sus colegas de profesión y en el trabajo del equipo de Antidisturbios. Pero ya estamos nosotros aquí para colmarlo de elogios por su gran trabajo y felicitarlo por su fulgurante ascenso en el cine español.

Muy atentos, porque si nos guiamos por su trayectoria hasta ahora, su posición actual en el firmamento cinematográfico y televisivo y sus próximos proyectos, con solo 25 años, a Patrick le espera un futuro muy brillante. Definitivamente hay que seguirlo de cerca.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Patrick Criado nació en Madrid el 23 de septiembre de 1995. Su primer papel llegó cuando tenía tan solo 10 años en la popular telenovela de TVE Amar en tiempos revueltos, donde apareció en un episodio haciendo de niño en un orfanato. El actor empezó temprano en esto de la actuación y no tardó en encontrar su hueco en pantalla. Ese mismo año se dejó ver en varios capítulos de El comisario, la exitosa serie de Telecinco protagonizada por Tito Valverde y no tuvo que esperar mucho para dar el salto al cine con pequeños papeles secundarios en películas como Las 13 rosas, Carlitos y el campo de los sueños o Los girasoles ciegos.

Pero sin duda, el personaje que lo introdujo al gran público fue el de Nuño de Santillana en Águila Roja. La serie de TVE le proporcionó un escaparate inmejorable para darse a conocer desde muy temprana edad y él lo aprovechó al máximo. Cuando fue fichado para interpretar a Nuño, Criado solo tenía 13 años, pero aquel fue el verdadero pistoletazo de salida a una carrera que pronto le daría más de una alegría y lo convertiría en rostro habitual y reconocido en la pantalla, tanto en la pequeña como en la grande.

Los espectadores vimos crecer al niño rubio y pizpireto de Águila Roja en películas como Todos están muertos, El club de los incomprendidos, 1898: Los últimos de Filipinas y La gran familia española. En esta última, comedia coral dirigida por Daniel Sánchez Arévalo, Criado tenía por primera vez un papel destacado interpretando a Efraín, el chico cuya boda con su compañera del colegio y amor de la infancia, Carla (Arancha Martí), proporcionaba el punto de partida a la historia. Su trabajo fue reconocido con una nominación al Goya a mejor actor revelación en 2014. El actor llamaba a la puerta del éxito, y la puerta se entreabría.

En los años inmediatamente posteriores, Criado siguió dando pasos firmes en televisión con papeles en las miniseries de Telecinco El padre de Caín, con Quim Gutiérrez, Niños robados, basada en hechos reales, y El Rey, donde interpretaba al monarca Juan Carlos de Borbón de adolescente en los años 50, así como en la exitosa serie de Antena 3 Mar de plástico, thriller con el que el actor continuó consolidándose en televisión mientras el público se familiarizaba con su cara. Pero fue gracias al streaming que su perfil empezó a subir de verdad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En el thriller sobre el narcotráfico en Galicia Vivir sin permiso, Criado compartía cartel con José Coronado, Álex González y Claudia Traisac. La serie, emitida originalmente en Telecinco, encontró una segunda vida al llegar rápidamente después de su estreno en televisión a Netflix, donde su éxito se disparó considerablemente. Pero fue otra plataforma de streaming la que dio a Criado su mayor oportunidad hasta la fecha para demostrar el verdadero alcance de su talento interpretativo, Movistar+.

Dentro de su amplia e interesante oferta de ficción de producción propia, Movistar+ estrenó la miniserie La línea invisible en abril de 2020. En esta aclamada ficción dirigida por Mariano Barroso, Criado interpreta a Txema, el miembro más impulsivo y temerario del grupo de terroristas que llevan a cabo el primer ataque de ETA; un personaje nada complaciente en una historia compleja que nos confirmaba que el joven actor de Águila Roja no pensaba dormirse en los laureles con roles fáciles o amables, sino que buscaba verdaderos retos interpretativos con los que desarrollar todo su potencial como actor.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y así llegaron los dos proyectos que lo han puesto en el punto de mira del público y la crítica especializada, Antidisturbios y Bajocero.

La miniserie de Movistar+ se alzó como una de las ficciones televisivas más aplaudidas de 2020, año inolvidable para la televisión española en la que la ficción de Rodrigo Sorogoyen compartió podio con las también sublimes Patria y Veneno, subiendo así el listón de nuestras series hasta la estratosfera. En Antidisturbios, Criado interpreta al miembro más impetuoso, inmaduro e impredecible del grupo de policías corruptos en los que se centra la historia, un personaje violento y enervante que es una bomba de relojería y con el que Criado se entrega al 150%. De ahí que haya sido recompensado con un muy merecido premio Feroz a mejor actor de reparto.

Continuando su tendencia a interpretar personajes complicados y al límite, Criado se embarcó en Bajocero, película original de Netflix protagonizada por Javier Gutiérrez en la que el actor madrileño vuelve a dar rienda suelta a su lado más descarnado y explosivo, con un personaje de los que despiertan el rechazo más absoluto por su naturaleza desalmada y repugnante, pero también la mayor de las admiraciones por una interpretación desgarrada y sin miedo, de esas que dejan huella. La buena acogida de la película, que dio mucho que hablar tras su estreno, abrió otra puerta al actor, la del escaparate internacional que proporciona el streamer.

¿Su próximo trabajo? La casa de papel, el fenómeno internacional de Netflix que llega este año a su quinta y (supuestamente) última temporada.

Cuidado, porque estamos en ese momento de calma antes de la tormenta en la carrera de Criado. Si ahora mismo está disfrutando del aplauso y la gloria por Antidisturbios y el reconocimiento del público por Bajocero, eso no es nada comparado con lo que se le viene encima.

El actor madrileño se suma al reparto de La casa de papel junto a otro fichaje estrella, Miguel Ángel Silvestre, y ya sabemos lo que pasa con los intérpretes de esta serie, que de la noche a la mañana pasan a ser estrellas internacionales y sus cachés se disparan por las nubes (habrá que estar atentos a su cuenta de Instagram, que actualmente no es muy activa, para ver cómo se dispara el número de seguidores) . Desde luego, lo de Criado es un ejemplo claro de estar en el sitio justo en el momento exacto.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Un terrorista, un policía corrupto y un asesino. Tres interpretaciones viscerales que tienen en común a un actor valiente y entregado que ha acertado de lleno en la transición entre sus papeles juveniles y adultos. Si algo nos dicen los últimos trabajos en su filmografía es que estamos ante un intérprete dispuesto a alejarse de los personajes que se suelen asociar a su perfil físico (adolescentes rompecorazones, galanes y pillos en comedias románticas, ídolos de revista) para demostrar que bajo su fachada se esconde un artista con garra que está dispuesto a todo.

La fuerza interpretativa y presencia escénica que ha demostrado en sus papeles más recientes lo consagran no ya como una promesa, sino como un gran actor, separándolo de los que están ahí solo por su cara bonita. Y no solo eso, sino que, sin proponérselo, su presencia se ha convertido en garantía de calidad, asociándose a títulos aclamados que han sobresalido entre otras cosas por la excelente labor de su reparto.

Patrick Criado forma parte de una nueva generación de actores que viene pisando fuerte. En el último año nos ha conquistado como el gamberro del momento después de encadenar tres interpretaciones brutales que vaticinan un futuro muy luminoso para él. Si continúa eligiendo tan bien sus proyectos, su lugar en el star system español está asegurado. Aunque su fichaje en La casa de papel pueda así indicarlo, él no parece estar especialmente interesado en ser una superestrella mediática, sino más bien en ser un actor reputado y reconocido por su trabajo. Y ya lo está consiguiendo. Diría eso de que hay que seguirle la pista, pero no va a hacer falta, en los próximos años va a ser imposible perderlo de vista.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente