El plan de HBO para seguir reinando tras Juego de Tronos

Corren vientos huracanados en HBO. La cadena estrella en series televisivas ha perdido a dos de sus grandes cerebritos, D.B. Weiss y David Benioff, creadores de la adaptación de Juego de tronos que se han cambiado de bando fichando para Netflix. Un fuerte batacazo para el canal americano y sus proyectos venideros.

Emilia Clarke en el sexto y último episodio de Juego de Tronos (Cortesía de HBO)

¿Peligra entonces el reinado de más de veinte años de la responsable de True detective, Sex and the City o Veep? En absoluto. El jefe de programación del canal, Casey Bloys, ha quitado hierro al asunto asegurando que lo mejor está por llegar.

[La estrategia de Netflix: se arma de artillería audiovisual frente otros gigantes del entretenimiento]

Así que atentos porque habrá más proyectos, más oferta y novedades a tutiplén. Incluso no se ha cortado al decir que se apeó muy rápido de las negociaciones con Weiss y Benioff cuando vio las exigencias económicas que iba requerrir el asunto. “Fue obvio al ver que lo que pedían no encajaba con los números de HBO y Warner Media”, dijo al periódico Los Angeles Times.

Juego de tronos hizo historia, pero la vida sigue, y Casey sólo puede presumir de los nuevos títulos con los que la cadena ya está batiendo récords. Por ejemplo, Succession y Chernobyl, aunque sin duda, su gran pelotazo llegaba a comienzos de este verano con el estreno de Euphoria, la serie sobre un grupo de jóvenes enredados en las drogas, el sexo, las redes sociales y otros aspectos de ferviente actualidad.

Con estos proyectos (y otros que también apuntan maneras), queda claro que de crisis nada. De hecho AT&T, la nueva dueña de HBO, tiene previsto un aumento del 50% de la producción original de cara a esta nueva etapa. Una buena señal del maravilloso estado de salud de la cadena. “Era necesaria más programación”, ha explicado Casey firmemente al medio. “No puedes conformarte con dos series de televisión y esperar a que la gente se siente y espere a verla. Tienes que tener más”, concluye.

Zendaya en Euphoria (Cortesía de HBO)

Así que, que tiemble Netflix porque HBO no ha tirado la toalla y pretende a usar todas las armas que le han hecho vencedora durante casi dos décadas: “Grandes guiones, grandes repartos y grandes direcciones. Nuestras series no existen porque sí y ya, todas tienen algo importante que decir al mundo”, ha destacado Casey convencido.

¿Cuáles son sus ases bajo la manga para la vuelta al cole? Nada menos que Watchmen, basada en el famoso cómico y, ¿estáis sentados?, pues ahí va, El Visitante (The Outsider) con la colaboración de su autor, Stephen King. Aunque para este título habrá que esperar hasta el 2020 (nosotros esperamos lo que haga falta a Stephen).

Ante la inminente llegada de Disney+ y el servicio de Warner, el mundo de las series está en plena guerra de contenidos, y aunque Netflix parecía haber tomado la delantera, HBO no se da por vencido. Un duelo de titanes, en donde sin dudas nosotros seremos los ganadores al recibir historias nuevas y competitivas desde todos los rincones del streaming.

Para seguir leyendo:

La España de chiste: la representación distorsionada de nuestro país en las películas y series americanas

Adiós a la playa, ahora lo que se lleva es el tanatoturismo gracias a las series y películas sobre tragedias reales

Chernobyl, la fantástica miniserie de HBO que nos adentra en el accidente nuclear más grave de la historia

Euphoria: la serie que desafía al espectador con desnudos frontales, drogas y el retrato de una adolescencia melancólica