Froilán y Victoria Federica: en qué usaron las tarjetas ‘black’ de Juan Carlos I

Anna Sanchez
·2 min de lectura
SOTOGRANDE, SPAIN - AUGUST 27:  King Juan Carlos, Princess Elena (L) and her sons Felipe Juan Froilan de Marichalar (2R) and Victoria Federica de Marichalar (R) attend the 46th International Polo Tournament Final on August 27, 2017 in Sotogrande, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
Victoria Federica y Froilán usaron las tarjetas black de Juan Carlos I (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Hace semanas se hizo público que los nietos del rey emérito estaban siendo investigados por el uso de dinero no declarado por el monarca mediante unas tarjetas ‘black’.

Juan Carlos I está siendo investigado por usar dinero proveniente de un empresario mexicano para pagar gastos personales y familiares. Esta polémica salpica a ambas infantas, Elena y Cristina así como a los hijos de Elena.

‘El confidencial’ asegura que tanto las infantas como Victoria Federica y Froilán, nietos del rey emérito, usaron esos fondos durante, al menos, tres ejercicios fiscales. Además, el citado medio detalla en qué se han gastado el dinero de las tarjetas ‘black’ del abuelo los dos jóvenes.

Por lo visto Victoria Federica y Froilán se gastaron ese dinero en El Corte Inglés, en desplazamientos con Uber y hasta en unas clases de piano, ¡y tan felices! Aunque, para ser justos, habría que investigar si ellos sabían realmente que esos fondos no eran de procedencia limpia, por así decirlo.

El digital asegura que de este escándalo financiero se salvan Leonor, Sofía, la reina Letizia y Felipe VI que no habrían tenido acceso o dado uso a dinero ilícito. Esto debe ser un alivio para los monárquicos ya que el actual ‘núcleo duro’ de la institución parece al margen de esta polémica, la enésima que ocasiona Juan Carlos I.

A raíz de este escándalo él, que se encuentra exiliado, ahora baraja presentar a Hacienda una regularización voluntaria de estas transferencias para evitar posibles consecuencias penales al respecto.

Quizá ya es tarde dado que la Fiscalía del Tribunal Supremo rastrea estas aportaciones desde hace tiempo. El inversor inmobiliario Allen Sanginés-Krause habría dado dinero al rey emérito para pagar gastos personales como comidas, hoteles, vuelos etc.

‘El Confidencial’ asegura que estas bochornosas entregas de dinero empezaron en 2016 y no pararon hasta 2018. Como en 2014 el rey abdicó, perdió la condición de ‘inviolable’ que implica su cargo monárquico así que podría tener consecuencias penales reales para él aunque, debido a su edad y su salud, quizá acabarían en multa.

Lo peor de todo esto es ver a sus nietos implicados. Y es que cuando hablamos de las “compritas” de Froilán y Victoria Federica no hablamos de 100 euros ni de 1.000 sino de un auténtico dineral que ambos habrían gastado en los grandes almacenes y en trayectos Uber.

El volumen de dicho canal de financiación según el digital, supera durante los tres ejercicios los 250.000 euros anuales, que es el límite que pone Hacienda para pasar del fraude al delito fiscal, es decir, que dónde la cosa se pone fea con penas de hasta cinco años de cárcel.

Más historias que te pueden interesar

La yegua de Victoria Federica bajo investigación por el presunto caso de corrupción de Juan Carlos I

Victoria Federica no para de saltarse las normas en plena pandemia, ajena a lo que ocurre a su alrededor

Froilán y Victoria Federica pasan la cuarentena en dos cortijos de lujo