Las referencias camufladas en 'Friends' sobre los problemas con las drogas de Matthew Perry

·4 min de lectura

En el capítulo dedicado al reencuentro de Friends se habla de todo… menos de una cosa. Los seis protagonistas recuerdan, comparten lloran y ríen, regalándonos un festín nostálgico plagado de anécdotas. Sin embargo, en muchas secuencias de lágrimas y emoción se percibe un elefante en la habitación. Uno enorme y que pisa fuerte en cada escena que Matthew Perry parece hablar con tristeza y sus compañeros lo miran atentos, pero serios.

Ya desde el tráiler promocional notamos al actor responsable de interpretar al bromista sarcástico Chandler con un halo de tristeza, y muchos llegamos a creer que podría deberse a la conexión que existe entre la sitcom y sus recuerdos contra las adicciones.

Sin embargo, el tema nunca se habla ni se menciona. Pero está presente a través de referencias camufladas.

Foto de Terence Patrick; cortesía de HBO
Foto de Terence Patrick; cortesía de HBO

Confieso que tenía esperanzas de que Matthew Perry se mojara. Y no por el morbo mediático de una confesión en cámara, sino más bien para que utilizara la plataforma para enaltecer su recuperación. Sobre todo cuando él mismo ha confesado que no recuerda las grabaciones de la temporada 3 a la 6 por culpa de las neblinas mentales que padecía (consumía alcohol y vicodina). Sin embargo, apareció en el reencuentro arrastrando las palabras debido a un tratamiento dental, pero despertando tantas preguntas sobre su estado de salud que por momentos se convirtió en protagonista por el motivo equivocado.

Es verdad que los seis están más viejos (nosotros también) y un “poquito” retocados. Sin embargo, una vez que superamos el impacto de verlos tan mayores y juntos de nuevo, comenzamos a detectar personalidades y sentimientos. Jennifer Aniston no deja de llorar, Lisa Kudrow brilla con su naturalidad, Courteney Cox es la que más seria se mantiene, David Schwimmer está repleto de anécdotas y Matt LeBlanc es una broma andante. Mientras Matthew Perry representa la melancolía, mostrándose muy lejos del bromista que fue tiempo atrás. Y así, la sombra del pasado sobrevuela constantemente, esperando aflorar en algún momento. Y consigue hacerlo, aunque no explícitamente hablando.

Cuando los seis se sientan en una entrevista, James Corden les pregunta si mantuvieron contacto en los 17 años desde el final de la sitcom. Descubrimos que solo se reunieron una sola vez, que las chicas se suelen ver a menudo pero que todos están en contacto de otras maneras. Aseguran que son una familia y que cada uno de ellos siempre atiende el teléfono cuando alguno llama. Sin embargo, en ese momento Matthew Perry asegura que a él no lo llama nadie.

En teoría se supone que es una broma, y aunque sus compañeros se ríen con poca gracia, ninguno lo corrige. Más adelante, confiesa por primera vez que solía sufrir sudoración y pánico cuando la audiencia que asistía en vivo a las grabaciones no se reía de sus bromas. Que “sentía que iba a morir si no se reían” y que “lo sentía cada noche”. Sus compañeros lo escuchan y Lisa Kudrow confirma que jamás se los había contado, que ellos no lo sabían.

Y confieso que aquella confesión me llevó directamente a conectarla con sus años batallando la adicción. El actor dijo en entrevistas del pasado que nunca fue a trabajar bajo los efectos, pero hay algo en ese miedo a la exposición y no estar a la altura ante el público que me lleva a preguntar si podría estar relacionado con el secreto que guardó durante años ante la audiencia. Quizás es cosa mía, pero tengo la sensación que debemos ser unos cuantos los que sentimos cierta conexión entre esa revelación con esos años de batalla personal.

A su vez, y en otro momento, Perry cuenta que a todos les pasa lo mismo cuando se encuentran en algún evento o gala. Que no importa con quién hayan asistido, pero si se topan con uno de ellos lo apartan todo para pasar tiempo juntos y ponerse al día. Lo cuenta Matthew Perry con una emoción contenida muy bonita, anunciando que está a punto de llorar, mientras sus compañeros se quedan callados y lo miran con compasión. Jennifer Aniston incluso lo consuela.

Imagen promocional del reencuentro (Fotografía de Terence Patrick; cortesía de HBO)
Imagen promocional del reencuentro (Fotografía de Terence Patrick; cortesía de HBO)

Además, viendo el capítulo y los problemas en el habla del actor, no pude evitar preguntarme qué habrán pensado sus compañeros. Es decir, si tenemos en cuenta que ellos más que nadie serían conscientes del impacto mediático que supone un reencuentro entre los seis, habiendo vivido además junto a Matthew Perry sus problemas aquellos años en el set, ¿se habrán preocupado por la repercusión que podría tener que el actor tuviera dificultades en el habla? Yo pienso que sí. Es más, tengo la sensación que aparecer arrastrando las palabras tras una cirugía de urgencia en el dentista (según explicó una fuente a The Sun), podría haber puesto a sus compañeros en la tesitura de enmascarar el pasado hablando de cosas bonitas y evitando que el elefante entre en el plano.

Sin embargo, el elefante nunca sale de manera explícita pero sí sobrevuela a través de momentos camuflados en confesiones, tristeza y nostalgia. Creo que solo es cuestión de prestar atención.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente