Netflix y el agujero que deja la marcha de Friends a favor de la competencia

Valeria Martínez
·6 min de lectura

No estás enganchado a ninguna serie en particular, tienes ganas de ver una serie que te distraiga, te arrope en un día que necesitas evadirte un rato… ¿cuál pones? Fácil, creo que somos muchos los que sin pensarlo dos veces damos ‘play’ a cualquier capítulo de Friends. Aunque lo hayamos visto decenas de veces. Aunque nos sepamos los diálogos de memoria. Es el poder que 16 años después aún alberga esta sitcom de por sí legendaria.

Pero esos días en compañía de amigos infalibles están contados. Ha llegado el momento. Friends desaparecerá del catálogo de Netflix y Amazon Prime el 31 de diciembre. Como si no tuviéramos suficiente con la pandemia, arrancamos 2021 sin ellos a un mero click de distancia.

Imagen promocional de Friends (Abaca, Gtres)
Imagen promocional de Friends (Abaca, Gtres)

Al menos entre los que tenemos suscripción en las mencionadas plataformas. Lo cierto es que no desaparecen del todo, sino que cambian de servicio dado que a partir de la fecha señalada Friends solo estará disponible en España en el catálogo de HBO. Para anunciar la despedida definitiva, Netflix España recurrió a su genialidad viral para avisarnos que llega el momento de decir adiós. Lo hizo con un tuit que incluye un audio de Phoebe cantando la marcha de la serie enumerando características de cada personaje que no hace más que abrir aún más la herida.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Porque sí, después de un año fatídico y cuando comenzamos 2021 con el pie izquierdo con nueva cepa del virus, mutaciones y fronteras cerradas, decirle adiós a Friends es la gota que nos faltaba. Que sí, que pasa a HBO, pero ¿cuántos usuarios tiene Netflix y cuántos usuarios tiene HBO? Pues eso.

Sin ir más lejos, es la serie más maratoneada de 2020 en EEUU, por encima de Lucifer, Anatomía de Grey y La casa de papel.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Que Friends pase a HBO lleva trayendo cola desde que WarnerMedia anunciara el lanzamiento de su plataforma HBO Max en 2019. Es decir, este día es uno de los que los adictos de los amigos de Nueva York llevábamos temiendo desde hace tiempo.

HBO Max ya está activa en EEUU y se espera que llegue a otros países a mediados de 2021, y en ella estará todo el catálogo de Warner, Cartoon Network, CNN y HBO. Al no tener plataforma propia, WarnerMedia alquilaba los derechos de Friends a canales privados y servicios streaming, pero sabiendo que se trata de un contenido que atrae a los nostálgicos y fieles seguidores de la serie, han optado por cerrar el chiringuito y llevárselo a casa a cambio de pagar 425 millones de dólares y quedarse la exclusividad de los derechos por cinco años.

Habiendo nacido en los 80s, creo que no estoy sola cuando digo que Friends forma parte de mi vida, de mi historia seriéfila, cultural y como ser humano en general. Esa es la influencia que sigue teniendo esta serie de 236 episodios y 10 temporadas. Y reconozco que todavía me cuesta imaginar el día que entre en Netflix y no ver el cartelito de Friends saludándome desde mi sección de “seguir viendo”. Porque yo también, como muchos otros, mantenemos esta serie siempre activa en nuestro perfil simplemente porque no dejamos de verla. En mi caso, suele ser mi compañía en la cocina. No necesito pegar los ojos a la pantalla durante la media hora que dura cada capítulo, simplemente están ahí, de fondo, haciéndome compañía.

Y es que, por mucho que pase el tiempo, Friends es un auténtico fenómeno de masas. Por eso Warner pagó semejante millonada. Para Netflix y Amazon será un palo muy grande perderla y no es del todo descabellado pensar que podrían perder suscriptores que a la hora de evaluar en qué invertir su dinero cada mes opten por pasarse a HBO solo por seguir teniendo a Friends en sus vidas. Ese es el poder de esta serie legendaria.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin ir más lejos, recuerdo que cuando se dio a conocer que tarde o temprano la serie pasaría a HBO Max surgieron miles de tuits de seguidores empedernidos que gritaron a los cuatro vientos virtuales su decisión de abandonar Netflix cuando Friends desapareciera.

Para comprender mejor semejante influencia debemos tener en cuenta que no se trata de una serie que precisamente capte a nuevas generaciones de seriéfilos, sino que pervive en el imaginario colectivo por el peso que tuvo en la vida de generaciones previas. De esos nostálgicos que seguimos dándole al ‘play’, esos que llevamos años conviviendo con ella a pesar de ser conscientes de que no ha envejecido tan bien como otras apuestas de la época. Algunos de sus chistes rozan, y a veces superan, el tono misógino y machista yéndose por la tangente de una manera que ninguna serie se atrevería hoy en día. Y en cierto modo es parte de su encanto, no el tono machista (faltaría más) sino porque se trata de una serie muy noventera que nos remonta a otra época de nuestras vidas, cuando Friends formaba parte de nuestro vocabulario constante y creaba conversación a base de la validez del engaño de Ross a Rachel, el amorío entre Monica y Chandler o las locuras de Joey y Phoebe.

Parte de la magia de Friends que hace que este artículo tenga sentido es que no soy la única que siente a esta serie como parte de su vida. Somos muchas las generaciones que llevamos media vida manteniéndola presente (algunos desde su estreno inicial hace 26 años). Y es que a lo largo de diez temporadas, la serie congeló una era cultural y televisiva a golpe de seis personajes definidos que fueron convirtiéndose en nuestros compañeros de viaje al otro lado de la pantalla.

Durante varios años, y antes de que Netflix se convirtiera en referente de contenido original, Friends se alzó como su gallina de los huevos de oro y el imán perfecto para atraer seriéfilos de corte noventero. Desde entonces, y hasta el 31 de diciembre, podíamos revivirla a diario a un mero click de distancia. Ahora ese click se pasa a HBO y apuesto a que el poderío de Friends arrastrará a más de un suscriptor de Netflix a pasarse a la competencia. Y si bien me atrevo a pronosticar que Netflix sobrevivirá gracias a haberse afianzado en el mercado como plataforma streaming por excelencia -y más en el año de la pandemia- creo que pierde una de sus bazas infalibles que seguramente atraiga una masa de usuarios hacia HBO. Y es que para muchos de estos nostálgicos, escritora incluida, vivir sin Friends se antoja inconcebible.

Más historias que te pueden interesar: