Frank Blanco tropieza con Secret Story y baja un peldaño en su carrera profesional

·7 min de lectura

Por Mike Medianoche.- El pasado domingo, Secret Story: La casa de los secretos vivió su primer debate con Miguel Frigenti como protagonista. El periodista de Sálvame fue el último expulsado del reality y al analizar su recorrido por el programa chocó de frente con un colaborador que habitualmente no tiene un perfil polémico, ni de reality ni experiencia en estos lares: Frank Blanco.

Su más reciente incursión en el debate generó sorpresa pues de momento el expresentador de Zapeando se estaba mostrando con un perfil bastante bajo en su nueva incursión televisiva. Sin embargo, el desatino e incomodidad que transmite en su rol de tertuliano comienza a sentirse como un tropiezo inesperado después de haber asentado su carrera en un peldaño más arriba, en el papel de presentador de éxito.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En el debate presentado por Jordi González, el periodista Miguel Frigenti estaba contando sus vivencias y lanzando dardos por doquier, admitiendo que es muy intenso y excesivo. Fue entonces cuando llegó un momento en el que se comentó que los hermanos Daniel y Jesús Oviedo (Gemeliers) pusieron en cuarentena sus palabras de despedida, y eso provocó el salto de Frank Blanco.

Por supuesto que puedes opinar, pero eres muy faltón, tío. Acabas de llamar 'viejóvenes' a los Gemeliers sin venir a cuento”, le espetó el colaborador, que estaba sentado en la grada de enfrente a Frigenti.

Has sido un terrorista psicológico dentro de la casa. ¿Es que no te arrepientes de nada, crees que no has hecho nada mal?”, le preguntaba al protagonista de la noche. Miguel no perdía los nervios y reconocía haber hecho “una montaña de un grano de arena”, y se excusaba en las faltas de respeto diciendo que él ha recibido más de las que ha realizado.

Y si bien sus palabras pueden tomarse como parte de la retórica habitual que suele rellenar este tipo de debates -donde los tertulianos llegan a convertirse en protagonistas a la altura de los mismos concursantes a golpe de polémicas y frases que buscan el aplauso fácil- oírlas de boca de Frank Blanco provoca cierta confusión. Rechazo incluso. Y por varios motivos. Por un lado porque estamos muy acostumbrados a verlo en su rol de presentador. Un papel que le repercutió éxito, reconocimiento y un lugar especial en el corazón de la audiencia y verlo espetar críticas o contrataques en plató provoca cortocircuito con la imagen televisiva que teníamos de él hasta ahora. Pero, sobre todo, porque él mismo transmite la sensación de no sentirse muy cómodo en su nuevo rol. De inseguridad en su nuevo puesto, de llegar con la lección aprendida de que se debe decir y hacer en este tipo de programa para recibir el aplauso fácil o provocar un debate típico, pero sin su naturalidad característica. Parece forzado, como sacando de la galera un papel de tertuliano que no tiene de manera natural. Como intentando encajar en el engranaje del formato pero sin ser algo que le sale de forma instantánea. Se nota que va preparado, incluso a veces parece que sus reproches salen de un discurso aprendido de memoria, pero se percibe más todavía que no se encuentra en su salsa.

Con la escena en cuestión, así como otra crítica que hizo sobre el concurso de Adara diciendo que le parece estar viendo un capítulo que ya ha visto pero sin haber participado en ningún debate previo sobre sus realities, Frank Blanco dejó en evidencia que no encaja en el espíritu de Secret Story: La casa de los secretos. Al menos es mi opinión y la que muchos usuarios de redes han volcado desde la noche del domingo en Twitter.

Que hubiese presentado Gran Hermano: El debate cuando sustituyó a Jordi González en 2013 se antoja insuficiente para esta nueva etapa profesional. A estas alturas ya conocemos su potencial televisivo, su buen hacer como presentador estrella y este rol de tertuliano aparentemente incómodo se antoja como un tropiezo en su prometedora carrera televisiva. Y no porque ser tertuliano sea un tropiezo en sí mismo, después de todo es un trabajo tan digno como cualquiera en el mundo televisivo; sino porque como presentador supo ganarse el cariño del público y un lugar en la historia moderna de la televisión española.

No olvidemos que tras dejar huella en el mundo de la radio, Frank Blanco se convirtió en una estrella catódica gracias al programa de la Sexta en el que permaneció entre el año 2013 y 2019. Sabía dirigir aquella mesa de actualidad como nadie, hasta el punto de que cuando le pasó el testigo a Dani Mateo las audiencias se resintieron. Durante esos años fue una pieza clave del canal de Atresmedia y fue el encargado de dar la bienvenida al año nuevo a los espectadores durante la retransmisión de las Campanadas de Nochevieja hasta 2017.

Sin embargo, desde que Frank Blanco estuvo en Gran Hermano la televisión ha cambiado mucho, los realities también, y si nos centramos en los que concursan famosos, todavía más. Ahí es donde le falla el paso, ha estado demasiado distante de este universo televisivo que tiene sus propias reglas. El conflicto se ha ensalzado como su principal leitmotiv, por encima de la convivencia, de los romances, de las pruebas semanales.

Desconocemos qué ha visto el locutor tan atractivo en Secret Story: la casa de los secretos como para aceptar la propuesta de comentarista del reality a inicios del mes pasado. Quizá sueñe con tener su propio programa en Mediaset, donde también le vemos como colaborador en Cuatro al día. Pero lo cierto es que cuando salió de Zapeando en busca de nuevos retos profesionales, nos lo imaginábamos sumergido en toda clase de desafíos televisivos, nuevos programas que le aportasen un valor añadido a su carrera, que demostrase todos los trucos que todavía tendría guardados en su chistera catódica.

Cuando se fue de este formato reconocía que podría haberse “marcado un Jordi Hurtado, jubilándose en el programa”, pero que “la vida a veces te sorprende y hay decisiones que son inevitables” y que por eso se marchaba hacia otros territorios por explorar.

Sin embargo, esos recursos que tiene tan valiosos no han terminado de cuajar desde entonces. En 2020 presentó Typical Spanish en Televisión Española (TVE), pero pasó sin pena ni gloria. Este septiembre arrancaba una nueva etapa al frente de un programa de tarde en 8TV, en Cataluña, llamado PAM!. La audiencia no conectó con él y conseguía un 0 en cuota de pantalla, por lo que a las pocas semanas fue cancelado. 

Este mismo lunes prueba suerte en la misma cadena estrenando El Circ, ahora en el horario de la noche, con la intención de revolucionar el late night. Según avanza la 8TV, el objetivo de este circo es la participación de los espectadores desde casa y hacer reír entre secciones variadas, conexiones en directo, reportajes y números humorísticos. Pero quien sabe si logrará cuajar o correrá la misma suerte que sus proyectos televisivos recientes.

Es porque conocemos su ingenio, magia y magnetismo que puedo afirmar sin duda que Frank ha tropezado con Secret Story. No es su sitio, al menos en este momento. Ojo, que no tiene nada de indigno ni es perjudicial para la carrera de un comunicador comentar telerrealidad, siempre que encaje con el tono del programa y con lo que el público quiera ver. Así pues, Blanco ha dado un paso atrás que genera muchas preguntas. Quizás aceptó el reto para desafiarse, o tal vez estén probando el terreno junto a Mediaset para testear su tirón actual con la audiencia antes de darle un programa propio. O quien sabe, quizás es todo lo que podían ofrecerle para que recuperara un lugar en la parrilla en abierto de mayor audiencia.

Ojalá este tropiezo no sea más que un trampolín más que peldaño menor, que le sirva para coger impulso y volver a enamorar a los espectadores de su casa tal como hizo tiempo atrás, cuando lo veíamos cada día y hasta nos comíamos las uvas con él.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente