Franco Escamilla y su inusitado éxito en México como standupero

José Rivero
Contributor

Llenar el Auditorio Nacional de la Ciudad de México con un espectáculo propio, quizá sea el sueño de muchos cantantes, bailarines y actores, pero el comediante Franco Escamilla lo logró el pasado 17 de enero, al agotar las localidades para su presentación de comedia como parte de su 'Payaso World Tour'.

Franco Escamilla. Foto: Leon Bennett/Getty Images

Hay quienes dicen que es el nuevo rey de la comedia en México, ya que se ha convertido en un referente del stand-up nacional; lo cierto es que el público confirma que es uno de sus comediantes favoritos al abarrotar el recinto de espectáculos de Paseo de la Reforma. Y este fin de semana no fue la primera vez, pues Franco ya se ha presentado otras tres veces (dos en 2016 y una en 2019) en el Auditorio con un éxito rotundo.

En esta reciente ocasión el invitado especial fue el también comediante y conductor Chumel Torres, pero Franco fue quien recibió la ovación de 10 mil personas. "Gracias por la magia, el cariño y el amor que me brindaron esta gran noche en @auditoriomx ¡Los quiero un chingo! PAYASO hasta que me muera", escribió en su cuenta de Instagram. Se trata de un sueño que ni siquiera él anhelaba, pues en una entrevista confesó que su sueño era solo "llenar un bar de 80 personas, ese era mi ideal".

Según un comunicado del Auditorio Nacional, Escamilla calificó de inigualable la experiencia de pisar el escenario donde “el corazón late fuerte; el calor sube y es como un abrazo largo de la gente”.

No conforme con el éxito en México, su gira se extiende en países de Sudamérica como Perú y en varias ciudades de Estados Unidos, como Philadelphia, Seattle y St. Louis, aunque hará historia al ser el primer comediante latino en presentarse en el Carnegie Hall el próximo 27 de febrero.

El originario de Cuautla, Morelos, es conocido como 'El Diablo', pero también le llaman "el amo del sarcasmo", quizá su nombre (Franco) explica en una palabra cómo es Escamilla en sus rutinas, basadas en la honestidad de lo que pasa en su vida. “Procuro irme a las vivencias personales para que me salgan los chistes, debido a que no soy bueno para actuar, pero sí tengo buena memoria”, ha dicho.

Creció en Monterrey, Nuevo León, es músico y tiene un disco llamado 'Fe'; tiene su programa de radio donde comparte micrófonos con sus compañeros del grupo llamado 'Diablo Squad', que también se transmite a través de YouTube. Sin embargo, la comedia es lo que le dio la fama internacional al ser uno de los primeros referentes del stand-up en México hace más de 10 años.

Al trabajar en centros nocturnos, le llegó la oportunidad de subirse al escenario cuando alguien no llegó para hacer su show, y desde entonces ha pisado los escenarios más importantes de México y otros países. "Creo en la causalidad, pero te mentiría si no dijera que la fortuna tuvo mucho que ver en mi carrera; por ahí alguien me enseñó que la suerte es estar listo cuando se presenta la oportunidad, y yo estaba listo", dijo en una entrevista para Telemundo.

Nunca oculta que uno de sus ídolos es Polo Polo, pero al tener más de 10 años dedicándose a la comedia, Franco llegó para hacer reír a una nueva generación; de hecho, además de sus rutinas que conectan con los jóvenes, tiene a su favor las redes sociales. "En un principio no había foros ni nadie que nos apoyara, ninguna televisora nos quiso dar la oportunidad y tuvimos que hacer propias las oportunidades", ha comentado.

La televisión abierta no lo aceptó, pero en los canales de paga como Comedy Central encontró un escaparate a su medida. Además, cuenta con el respaldo del streaming al tener dos especiales en Netflix: 'Por la anécdota' y 'Bienvenido al mundo'. Sin embargo, es fiel a sus primeros seguidores, por lo que sigue dando prioridad a las redes sociales gratuitas.

Al hablar de su más reciente espectáculo, detalló: "No sé si este show estará en Netflix, con RPM (monólogo anterior) decidí no vendérselo a nadie, nos llegaron al precio y sentí feo rechazar una cantidad de dinero generosa, soy un mercenario y me gusta el dinero, pero yo nací en YouTube, hay personas que no tienen una suscripción y no voy a abandonar a la gente que estuvo conmigo desde el principio".

En una entrevista con Jesse Cervantes, Franco confesó que después de llenar sus primeras fechas en el Auditorio Nacional cayó en una depresión "porque llegué a pensar que ya había llegado a lo más grande", pero luego se dio cuenta de que "no es la cantidad de personas, sino seguir cruzando fronteras".

Su humor ha llegado a Inglaterra y hasta Japón, por lo que parece que su carrera es el ejemplo de que el stand-up llegó para quedarse al estilo mexicano. "Si la gente me sigue permitiendo estar en la comedia no necesitaremos de un plan ‘B’. Aunque si el público dice que odia a los standuperos y la moda se torna a aventarse un pastelazo en la cara, pues nos pagan para hacer reír y haré lo que sea necesario (risas)”, ha dicho.