Francisco Céspedes, en ayuno en solidaridad con huelguistas de hambre cubanos

Agencia EFE
·3 min de lectura

México, 1 abr (EFE).- El cantautor cubano Francisco Céspedes lleva a cabo un ayuno de tres días en solidaridad y como muestra de apoyo a los activistas de la Unión Patriótica de Cuba en huelga de hambre y del Movimiento San Isidro, artistas e intelectuales de la disidencia de la isla.

En una entrevista a Efe, Céspedes explica que no ingiere alimentos, pero sí puede tomar líquidos, y afirma que el objetivo de su acción es manifestar, de manera pacífica, que el régimen cubano debe abandonar el poder después de 62 años.

"Solo se sabe cómo es una dictadura cuando se vive en el país", declara el cantante, nacido en la localidad cubana de Santa Clara hace 64 años y afincado en México.

Indica que muchos otros artistas independientes se han sumado a la protesta y que él, desde México, quiso hacer "algún aporte" a esta lucha, que considera noble e importante porque es por "un ideal de libertad".

Céspedes se muestra muy comprometido con el movimiento y convencido de su ayuno y sentencia: "estoy haciendo lo que debo hacer".

Recuerda que estudió medicina y no le preocupa no comer. Ademá, afirma, "sé que la mente es muy poderosa y te puedes preparar psicológicamente para no estar pensando en comida".

El autor de temas de gran éxito como "Vida loca" reconoce que su música no está orientada a la canción protesta, pero asegura que, conforme pasan los años, "uno va tomando actitudes en la vida".

NI DE IZQUIERDA NI DE DERECHA

"No me consideró de izquierda, no soy de izquierda ni de derecha, más bien yo soy una persona bastante irreverente", revela Céspedes, quien opina que, con sus acciones, grupos como Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) o Movimiento San Isidro actúan "en nombre de la dignidad y de la salvación".

Detalla que Unpacu es una organización que pretende sacar al Ejecutivo del poder de manera pacífica y que quienes la integran recaudan incluso dinero para comprar comida a los cubanos que más lo necesitan.

"Hay un objetivo común. Algunos han pedido diálogo con el Gobierno para que cambie de actitud. Yo por ejemplo no estoy de acuerdo con un diálogo, pero todos estamos de acuerdo en que esta dictadura tiene que acabar", destaca.

El cantante fue "vetado" de Cuba hace más de un año, debido a unas declaraciones durante una conferencia de prensa de La Habana en las que tildó al Gobierno y a exmandatarios como Raúl y Fidel Castro de psicópatas.

A pesar de estar lejos de su país, se siente comprometido con la causa y está dispuesto a apoyar hasta el final a este tipo de organizaciones de la oposición.

"Hay dos lados o dos bandos y en los dos bandos existe hipocresía. Pero lo bueno que tiene este lado en el que estoy es que estamos en contra de la violencia. No somos Gandhi, pero sí somos Mandela, por decirlo de alguna forma", apunta.

POLÍTICA EN MÉXICO

Céspedes, quien ha forjado su carrera y reside en México, donde le gusta que le llamen "Pancho", también habla sobre la actualidad política en este país, donde, recalca, el Ministerio de Hacienda "es implacable".

"Yo no sé a dónde va ese dinero. En México hay muchos diputados (500) y senadores y muchas personas que viven de la política", denuncia Céspedes.

En el mundo, los ciudadanos libres "parece que hubiéramos tenidos un padre y una madre que nos maltrataron y estuvieron ausentes y, por eso, necesitamos un presidente o un diputado para que nos diga lo que tenemos que hacer", concluye el cantautor.

(c) Agencia EFE