Francis Ford Coppola sacrifica su fortuna por hacer por fin su película soñada

·7 min de lectura

Apocalypse Now o El Padrino son clásicos por derecho propio, películas encumbradas como obras maestras que colocaron a Francis Ford Coppola en la lista de directores más aclamados e influyentes de la historia del cine. Sin embargo, su nombre se ha quedado anclado en éxitos del pasado, sin repetir suerte en la taquilla desde hace casi 30 años. Sin ir más lejos, su último éxito económico como director fue Drácula de Bram Stoker en 1992, mientras es muy probable que si les pregunto cuáles son sus últimas películas, la mayoría desconozca la existencia de los únicos cuatro largometrajes que ha dirigido en las últimas dos décadas.

Pero a sus 82 años, el director quiere darle un giro a su existencia profesional, dando luz verde a uno de sus proyectos soñados. Una película épica y costosa con aires de Ben-Hur, que se antoja tan grande y complicada como lo fue Apocalypse Now y en la que lleva trabajando desde los años 80s. Se titula Megalopolis y, para hacerla, no le queda más remedio que rascar su propio bolsillo.

Francis Ford Coppola presentando el premio a Actor Secundario durante los 23 Annual Hollywood Film Awards en el The Beverly Hilton Hotel el 3 de noviembre de 2019 en Beverly Hills, California. (Photo by Kevin Winter/Getty Images for HFA)
Francis Ford Coppola presentando el premio a Actor Secundario durante los 23 Annual Hollywood Film Awards en el The Beverly Hilton Hotel el 3 de noviembre de 2019 en Beverly Hills, California. (Photo by Kevin Winter/Getty Images for HFA)

La ausencia de éxitos económicos en su filmografía en tanto tiempo probablemente no lo conviertan en una apuesta apetitosa para inversionistas. Y tampoco ayuda que sus películas más recientes no hayan tenido la fortuna de al menos conquistar al público en base al boca a oreja. Es como si su cine casi no hubiera existido en los últimos 20 años, más allá de los montajes nuevos que ha seguido retocando de sus clásicos, como Apocalypse Now Final Cut en 2019 y El Padrino, epílogo, estrenada en 2020, o la nueva edición por el 50 aniversario que llega a los cines el 25 de febrero. Legítima defensa (1997) -adaptacion de la novela de John Grisham- recibió el aplauso de la critica pero fue un batacazo rotundo de taquilla. El hombre sin edad (2007), Tetro (2009), Twixt (2011) y Distant Vision (2015) pasaron sin pena ni gloria por cines, o ni siquiera pasaron por muchos países (como en España donde solo vimos Tetro con Robert Pattinson).

Al parecer, Coppola no quiere perder más tiempo y ha desempolvado su idea soñada con la intención de hacerla próximamente. Quiere que Megalopolis sea el tipo de película que el público siga viendo a lo largo de los próximos 50 años; que deje huella como lo hizo el clásico Qué bello es vivir. Pero Hollywood no parece estar por la labor. Según el cineasta, los estudios habrían recibido su idea con el mismo rechazo de sus inicios, por eso, la financiará él mismo poniendo $120 millones de sus cuentas bancarias.

"Sé que Megalopolis, mientras más personal la haga, y más se asemeje a un sueño propio, más difícil será que la financien" explicó a la revista GQ recientemente. "Y más tiempo pasará ganando dinero porque la gente pasará los próximos 50 años intentando descifrar: ¿qué hay realmente en Megalopolis? ¿Qué está contando? Dios mío ¿qué significa lo que sucede?"

La película es una de las pasiones más anheladas del cineasta, una cinta que escribió a inicios de los 80s con la ciudad de Nueva York como escenario protagonista y que tituló Megalopolis. Estuvo cerca de dirigirla en 2001, pero los ataques a las Torres Gemelas del 11 de septiembre destruyeron sus planes inminentes. Años más tarde lo volvió a intentar. Fue en 2019 cuando él mismo aseguró que estaba poniendo la idea en marcha de nuevo, con rumores que señalaban a Jude Law como protagonista. Pero durante mucho tiempo no volvimos a saber nada. Hasta ahora.

Y es que cualquiera diría que el director se ha cansado de esperar y a pesar de su peso en la historia del cine, los ejecutivos no han recibido su idea con los brazos abiertos. "[Reacionan] de la misma forma que lo hicieron cuando había ganado cinco Oscars y era el director más candente en la ciudad y llegaba con Apocalypse Now y les decía 'Quiero hacer esto como mi próxima película'. Apocalypse Now es de mi propiedad. ¿Saben por qué? Porque nadie más la quería".

"Así que imaginen si ese era el caso cuando tenía 33 años y había ganado premios y roto récords y aun así nadie quería acompañarme" añade al cineasta como ironía de cómo habría empeorado la situación al sumar 50 primaveras más y menos éxitos modernos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Curiosamente el director ya había advertido de sus intenciones en agosto de 2021, cuando aseguró a Deadline que seguía sintiendo que era el mismo cineasta de hace 20 o 40 años porque todavía quería “hacer su película soñada”. “Soy capaz de poner $100 millones si tengo que hacerlo. No quiero, pero lo haré si tengo que hacerlo” dijo. Incluso comentó que le gustaría entrar en producción en el otoño de 2022, y según el medio citado estaba manteniendo conversaciones con un reparto de lo más interesante: Oscar Isaac, Cate Blanchett, Zendaya, Forest Whitaker, Michelle Pfeiffer, Jessica Lange y John Voight. Es más, pretenía sumar al legendario James Caan en su reencuentro cinematográfico tras crear el legendario personaje de Sonny Corleone en El Padrino.

Pero ¿de qué se trata Megalopolis? Al parecer es una producción con aires de épica romana, como los clásicos de Cecil B. DeMille, inspirada en la Conjuración de Catilina pero trasladando la trama a la ciudad de Nueva York. La Conjuración de Catilina fue una traición política fraguada por el senador Lucio Sergio Catilina que pretendía tomar el poder de la República Romana en el año 63 a.C. Se trata de un personaje que se había ganado la enemistad de la aristocracia debido a sus planes económicos y reivindicaciones por ampliar el poder de la plebe. Y como perdió varias veces políticamente, optó por conseguir el poder con una revolución yendo por el camino del populismo, prometiendo condonación de deudas a cambio de sumar hombres a su ejército. Sin embargo, sus intentos no dieron sus frutos y murió en una batalla contra Cayo Antonio.

Pues Coppola pretende utilizar dicha historia modernizándola a los nuevos tiempos, trasladando la épica romana a Nueva York. Lo describe como algo que "explorará" la idea de una "utopia".

Coppola está dispuesto y sin miedo a invertir parte de su fortuna. Asegura que no le importa en lo más mínimo el impacto financiero. Dice que sus hijos no tendrán problemas económicos porque son talentosos y, además, ya legó parte de su fortuna. Dice que no les deja ninguna deuda así que el dinero que tiene para Megalopolis está listo y esperando. "Si voy a invertir $120 millones de mi propio dinero -que ya lo hice, está ahí, esperando que escriba [el guion] para hacerla- quiero que tenga un buen resultado para la humanidad". Es decir, quiere hacer una película que deje un legado.

Es probable que la venta de su viñedo en 2021 tenga algo que ver con sus planes arriesgados. Después de varios meses finalizando la transacción, a principios de agosto supimos que la empresa Delicato Family Wines había completado la compra del portafolio de vinos y los viñedos del director en Sonoma County, California. Se trata de unas marcas premium que el director inició en 1975 cuando compró su primer viñedo en el Valle de Napa.

Coppola sabe lo que es arriesgar y apostar por uno mismo. Lo hizo en los 70s cuando produjo la primera película de George Lucas, THX 1138, pero al estudio detrás del préstamo inicial, Warner Bros., no le gustó el producto ni el resto de guiones presentados y pidió la devolución los $300.000 prestados (Yahoo! Movies). La deuda casi lleva al estudio del director, Zoetrope, a la ruina y Coppola tuvo que centrarse en El Padrino a regañadientes para salir adelante.

Luego lo hizo en los años 80, cuando el batacazo de su fantasía musical Corazonada (1982) lo obligó a vender el terreno de 23 hectáreas de Zoetrope Studio en 1983, pasando la siguiente década cubriendo deudas hasta que la productora declaró la bancarrota en 1990. Y fue precisamente por su anhelo de hacer Magalopolis que aceptó hacer tres películas de estudio -Drácula, Jack y Legítima defensa- para poder salir de las deudas. Fue en aquel entonces cuando los ataques terroristas del 11 de septiembre bloquearon sus planes. En una entrevista a Aintitcool de 2007 reveló que el atentado hizo que le fuera muy difícil encontrar el camino para seguir adelante. “Era una película inspirada en una utopía con Nueva York como personaje principal, y de repente no puedes escribir sobre Nueva York sin tratar lo que acababa de pasar y sus implicaciones. El mundo había sido atacado y no sabía cómo tratarlo. Lo intenté” dijo entonces. En aquel momento abandonó el proyecto, pero evidentemente nunca lo olvidó.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente