73 años del matrimonio entre el Duque de Edimburgo e Isabel II en imágenes

Redacción Vida y Estilo

El duque de Edimburgo, el príncipe Felipe, marido de la reina Isabel II, ha muerto a los 99 años, según anunció la Casa Real británica en un comunicado. "Es con gran pesar que Su Majestad la Reina anuncia la muerte de su amado marido, Su Alteza Real el príncipe Felipe, duque de Edimburgo", señaló el Palacio de Buckingham en la nota.

El fallecimiento de Felipe pone fin al matrimonio más longevo de la realeza. Se casó con Isabel cuando esta todavía era princesa, en 1947, cinco años antes de que falleciera Jorge VI y su hija subiera al trono. Juntos tuvieron cuatro hijos: Carlos, Ana, Andrés y Eduardo, que les han dado ocho nietos.

Las malas lenguas se han referido en alguna ocasión a fricciones en el matrimonio de la reina y Felipe de Edimburgo a finales de los años cincuenta, pero desmentidas en su día. Isabel II acalló los rumores concediendo a su esposo el título de príncipe en 1957 y, tres años después, dispuso que sus descendientes por línea masculina que no fuesen príncipes u ostentasen el trato de Alteza Real llevasen el apellido Mountbatten-Windsor. Este ha sido el caso del hijo del duque de Sussex, Archie, que no es príncipe y lleva el apellido Mountbatten-Windsor.

La reina también dispuso que el príncipe Felipe tuviera "preeminencia" cuando le acompañase en sus funciones como soberana, por delante del príncipe Carlos, heredero al trono.

Los expertos han insistido en que la pareja ha disfrutado de una "fuerte relación". Con motivo del Jubileo de Diamantes en 2012 (los 60 años del trono de la reina), Isabel II llegó a referirse al duque de Edimburgo como su "constante fortaleza y guía"