FOTOS I Rusia se alza contra su propio establishment como no se veía en décadas

TresB

La detención en Rusia el pasado 17 de enero del líder opositor Alexéi Navalny, que volvía al país después de haberse recuperado en Alemania de un envenenamiento, ha provocado las manifestaciones más multitudinarias en el país en décadas.

A diferencia de en otras ocasiones cuando solo se movilizaban las principales ciudades, esta vez las protestas han tenido lugar en 122 ciudades de todo el país y han estado marcadas por la tensión, la represión y la violencia, dejando casi 3.300 detenidos.

Los manifestantes han marchado para exigir la liberación de Navalny y para mostrar su descontento contra el establishment y el Gobierno de Putin. Según el equipo del opositor, estas han sido “las mayores manifestaciones de la historia rusa contemporánea”, dejando estampas que hace mucho que no se veían en un país en el que el presidente domina con mano de hierro.

A tenor de la violencia y la represión gubernamental, la organización de derechos humanos Human Rights Watch ha denunciado que las autoridades ignoran y pisotean los derechos elementales de sus ciudadanos, al tiempo que ha condenado la represión empleada en las protestas pacíficas por el encarcelamiento de Navalny.

El líder opositor se encuentra a la espera de juicio por presuntamente haber violado las condiciones de su pena dictada en 2014 y podría enfrentarse a una condena de prisión superior a los tres años.

Más historias que te pueden interesar: