FOTOS | Desempleados en casa: la vida en Albania de los jóvenes que se ganaban la vida en Europa

TresB

Una refinería de petróleo era el principal sustento económico de las familias de la ciudad albanesa de Ballsh, situada a unos 140 kilómetros al sur de la capital, Tirana. Sin embargo, cuando la planta cerró mucha gente se quedó sin empleo y los jóvenes perdieron la esperanza de conseguir un futuro en esta localidad de unos 8.000 habitantes.

La agricultura es ahora la principal fuente de ingresos de los habitantes de la ciudad, pero la mayoría de los jóvenes de Ballsh emigran a otros países de Europa en busca de trabajo. Los albaneses pueden ir sin visa a todos los países miembros de la Unión Europea y permanecer allí hasta 90 días en seis meses. Para obtener permisos de residencia, necesitan obtener un empleo a tiempo completo.

Muchos de estos jóvenes pasaban temporadas trabajando en el extranjero y regresaban puntualmente a casa, pero la pandemia del coronavirus ha trastocado sus planes. Los países de la UE han cerrado sus fronteras con Albania y han paralizado las operaciones de solicitudes de empleo o residencia.

Los jóvenes de Ballsh esperan ahora a que se levanten las restricciones impuestas por la Covid-19 para poder regresar a Europa a trabajar.

Más historias que te pueden interesar: