Fotografían a un ciervo con tres astas

Fotografían a un ciervo con tres astas

Cuando llega el otoño, los aficionados a la fotografía tienen a su alcance imágenes sorprendentes: los colores cambian, los paisajes se modifican, algunas especies llegan y otras se van… Pero lo que nadie puede esperar es capturar con su cámara algo único, realmente único: un ciervo con tres astas.

El autor de la foto se llama Steve Lindberg, y decidió publicarla en su página de FaceBook. En su muro podemos encontrar otras muchas imágenes, aunque ninguna tan particular.

Porque no es normal que un ciervo tenga tres astas. Lo normal es que porten dos de estas estructuras de hueso, que pierden cada año al terminar la temporada de celo.

Y aquí puede estar el motivo por el que este individuo tiene tres astas en lugar de las dos habituales. Según han comentado algunos especialistas, lo más probable es que este ciervo tenga una herida o malformación de temporadas anteriores. Al perder las astas años atrás se dañó los tejidos, y por eso un asta crece como si fuesen dos.

Pero ¿esto afecta en algo al ciervo? Porque las astas cumplen un papel muy claro en esta especie: sirven para conseguir pareja. Se utilizan como reclamo para las hembras, y también en las luchas rituales entre machos para conseguir o defender un territorio.

Tener tres astas en lugar de dos no supone, de manera directa, ningún perjuicio. Pero tampoco ofrece ningún beneficio. Va a depender en gran medida de la fuerza que tenga el ciervo, más que cualquier otro factor.

Aunque el hecho de que el fotógrafo observase al ciervo de tres astas acompañado de una hembra, igual es indicativo de que no le va mal del todo.

Me enteré leyendo aquí.

Más historias que te pueden interesar