Foster entierra una urna con recuerdos en las obras del Museo de Bilbao

Bilbao, 17 nov (EFE).- El arquitecto británico Norman Foster ha participado este jueves en el acto oficial del inicio de las obras de ampliación y reforma del Museo de Bellas Artes de Bilbao, en el que se ha enterrado una urna en recuerdo de este momento con monedas, periódicos y el acta que formaliza el último trámite administrativo de esta obra.

Foster es, junto con el arquitecto vitoriano Luis María Uriarte, autor del proyecto "Agravitas" que ganó hace tres años el concurso arquitectónico internacional para la ampliación y reforma de la centenaria pinacoteca de arte clásico, vasco y contemporáneo de Bilbao.

La urna, una especie de "cápsula del tiempo", ha sido enterrada en los terrenos que rodean al centro expositivo por dos "amigas" del Museo bilbaíno, la mas veterana de este colectivo de aficionados al arte que apoyan las actividades del Museo, Carmen López Niclós, y una de las más jóvenes del mismo, Rut Salaverri.

Las obras en el Museo, que rondarán los 45 millones de euros, de los que 15 millones serán aportados por las tres instituciones propietarias del centro (Ayuntamiento de Bilbao, Diputación de Bizkaia y Gobierno Vasco), comenzarán con la reforma de las instalaciones de los edificios ya existentes para adaptarlos a las nueva normativa en materia de Protección Civil en edificios públicos.

La Fundación Bancaria BBK, accionista mayoritario del banco vasco Kutxabank y patrono principal del Museo, aporta un crédito de 30 millones de euros al centro expositivo para que afronte las obras.

Los trabajos se prolongarán durante todo 2023 y gran parte de 2024 y la ampliación del Museo, con la que se ganarán más de 6.400 metros cuadrados, se espera poder abrir al público a finales de 2024, según ha indicado su director, Miguel Zugaza.

El responsable principal del proyecto arquitectónico, el británico Norman Foster, ha enfatizado que el proyecto de ampliación persigue "vincular el patrimonio de este museo con el futuro; es un nexo entre el pasado y el futuro de un espacio que, desde mi primera visita al mismo, consideré muy simbólico para la ciudad".

Ha destacado que la transformación que va a experimentar la centenaria pinacoteca va a permitir "una mejora del 70 % del espacio que tenía el Museo" y ha destacado las ventajas que tiene, desde el punto de vista medioambiental y de sostenibilidad, "aprovechar el edificio antiguo en vez de construir uno nuevo".

"Se trata -ha concluido-, de la reinvención del Museo y una celebración de la importancia del arte en nuestra vida y en la vida de la ciudad".

El consejero vasco de Cultura, Bingen Zupiria, por su parte, ha mantenido que "en este tiempo que nos ha tocado vivir, cuando nos encontramos en medio de profundas transformaciones y cuando la incertidumbre se ha apoderado de nuestro mundo, nosotros ponemos la primera piedra de la ampliación de este museo" que ha descrito como "una nueva oportunidad para mirar al futuro con ambición".

(c) Agencia EFE