El Ford Escort de 1985 de la princesa Diana se vende por casi 800 mil dólares

·2 min de lectura
Princesa Diana credit:Bang Showbiz
Princesa Diana credit:Bang Showbiz

Un viejo Ford Escort que perteneció a la difunta princesa Diana se vendió en una subasta el sábado por la cantidad de 763.700 dólares.

A decir por The Mirror, se trata de una suma enorme, teniendo en cuenta que el personal de Silverstone Auctions, con sede en el Reino Unido, aseguró al Daily Mail que no les sorprendería que el auto se vendiera por poco más de 100.000 dólares.

Según el medio, el Ford Escort RS Turbo de 1985 fue el coche preferido de Diana mientras le pertenecía entre 1985 y 1988.

La princesa prefería conducir ella misma por Londres cuando se reunía con amigos o salía de compras. Pero aún quedaba el problema de la seguridad. La solución, según el Daily Mail, consistió en que un miembro del Comando de Protección Real se sentara al lado del pasajero cuando ella conducía por la ciudad.

"El RS Turbo nunca fue diseñado para ser conducido por la esposa del segundo en la línea de sucesión al trono británico ni para transportar al futuro rey", dijo un portavoz de la empresa de subastas.

De hecho, existe una foto de Diana sonriendo al volante con su guardaespaldas a un lado, así como del príncipe Guillermo de pequeño sentado en una sillita.

El auto tuvo que ser equipado con un segundo espejo retrovisor y una radio en la guantera para el uso del guardaespaldas.

"El RS Turbo es un coche para conductores y la difunta Diana, princesa de Gales, era claramente una fanática, y fue una elección fascinante para la hija de un conde, madre del futuro rey y nuera de la reina", dijo Arwel Richards de Silverstone Auctions al Daily Mail. "¿No es fascinante que el Escort RS Turbo hubiera sido sinónimo de los tacones de aguja blancos de Essex pero que su primera campeona fuera la mujer más glamurosa de la Tierra?".

El nuevo propietario se lleva un coche clásico y un buen trato, dado que el Escort ha acumulado menos de 40.000 kilómetros. Se dice que también está en perfecto estado, a pesar de que ha tenido varios propietarios desde Diana.

Según Silverstone Auctions, ha vendido numerosos automóviles de pedigrí real -normalmente Range Rovers y Rolls Royce-, pero el Ford Escort de Diana "cumple todos los requisitos en términos de historia, rareza, estado y kilometraje".