Fontes y Arce, décimos en una Liga de Diamante preciosa en duelos y marcada por el viento

·5 min de lectura
Photo credit: KARIM JAAFAR - Getty Images
Photo credit: KARIM JAAFAR - Getty Images

La Liga de Diamante echó a volar en 2022 impulsada por Eolo, presente por sorpresa en la siempre calurosa Doha con vientos de más de 20 kilómetros por hora a favor en la recta de meta, hecho que arruinó las marcas en carreras largas, invalidó casi todas en velocidad y triple salto y emplazó el salto con pértiga y a su rutilante estrella Armand Duplantis a competir el sábado y bajo techo para que su viaje no haya sido en vano. A perjuicio a veces del cronómetro, el mitin regaló duelos vibrantes hasta la línea de llegada en casi todas las carreras.

Por contra, los jabalinistas consiguen beneficiarse de dominar el vendaval en contra y acertar con la técnica, y dos aprovecharon para lograr los registros más sobresalientes de la tarde: Anderson Peters, de la isla caribeña de Granada y campeón mundial en esta misma ciudad hace tres años, aunque en el estadio Khalifa, el grande, mandó el artefacto a 93,07m, quinta marca de la historia y récord de América. El checo Jakub Vadlejch, hijo de un país con más tradición, se había ido antes a 90,88 metros. Ninguno de los dos había pasado antes de los 90 metros, la barrera que define a los más grandes.

Photo credit: KARIM JAAFAR - Getty Images
Photo credit: KARIM JAAFAR - Getty Images

Hasta Doha viajaron dos españoles, aunque pasaron bastante desapercibidos en carreras nada favorables. Ignacio Fontes se descolgó en los primeros giros del grupo y terminó 10º en los 1.500 metros con 3:47.80, superando al australiano Stewart McSweyn, un hombre sub-3:30 que empezó liderando la prueba y se hundió. En la misma posición llegó Dani Arce en los 3.000 metros obstáculos con 8:28.69, segundo europeo tras el italiano Ahmed Abdelwaded en otra carrera troceada y en la que cortarse suponía pelear contra el viento.

Una centésima decide los 3.000 metros obstáculos

Precisamente en esos obstáculos que abrocharon la velada se vivió el final más apretado: el campeón olímpico Soufiane El Bakkali venció al etíope Lamecha Girma por solo una centésima y con la mejor marca mundial del año (8:09.66). El marroquí lideró a ratos la prueba, lanzó el primer ataque tras la campana, pero el subcampeón olímpico no se rindió y consiguió ponerse por delante en la última barrera de la contrarrecta y volver a atacar en la ría. Pegados hasta el final, hubo que recurrir a la 'foto finish'.

En los 3.000 femeninos, sin liebre, la campeona olímpica de 1.500m Faith Kipyegon parecía dispuesta a despegar en la recta final, pero la burundesa Francine Niyonsaba, que corrió de cara al viento en cada contrarrecta, consiguió aguantar y con 8:37.71 estableció la mejor marca mundial del año por delante de la keniana (8:38.05) con un último kilómetro en 2:46.

Photo credit: Francois Nel - Getty Images
Photo credit: Francois Nel - Getty Images

Cuando hubo liebres, no sirvieron para mucho. Ni pudieron cumplir con los pasos marcados, ni el resto de atletas se esforzó en seguirlos. En los 1.500 metros, por ejemplo, Abel Kipsang certificó su gran estado de forma mostrado el pasado sábado en la altitud de Nairobi y derrotó a su compatriota Timothy Cheruiyot, el campeón mundial, con 3:35.70 frente a 3:36.16, una marca bastante peor que aquellos 3:31 en su país. El etíope Teddese Lemi llegó detrás (3:37.06).

Los 800 metros resultaron los más lentos de los 13 años de historia de la Liga de Diamante. Con una primera vuelta temerosa en 54,8s, la segunda resultó más rápida, lo que siempre es raro en la distancia. Con esas circunstancias, el ataque fuerte a falta de 200 metros de Noah Kibet le sirvió para ganar con 1:49.08 por delante del australiano Peter Bol (1:49.35) y del canadiense Marco Arop (1:49.51) en una carrera en la que se diluyó el estadounidese Donavan Brazier (1:50.58, 6º). El propio keniano reconoció que él era el primer sorprendido por su victoria.

Noah Lyles sigue firme hacia Eugene

En la velocidad, solo sirvieron para homologar las marcas de la última prueba, los 200 metros femeninos. Con 1,3 metros por segundo de viento a favor, la estadounidense Gabriela Thomas se impuso con 21,98s a la jamaicana Shericka Jackson (22,07s). En la prueba masculina, la brisa se pasó por la mínima de lo legal (+2,1m/s) y el campeón mundial Noah Lyles (19,72s) derrotó al también estadounidense Fred Kerley (19,75s). El oro olímpico André De Grasse llegó 4º con 20,15s, empatado con el trinitobagués Jereem Richards.

Photo credit: Francois Nel - Getty Images
Photo credit: Francois Nel - Getty Images

En las vallas se voló gracias a los 3,8 m/s de ventisca favorable y la plusmarquista mundial Kendra Harrison, a pesar de tirar la primera y última valla, consiguió imponerse en la foto final con 12,43s, solo una centésima menos que la nigeriana Tobi Amusan y la jamaicana Britanny Anderson, que empataron en el segundo lugar y en 12,44s.

En la vuelta a la pista se invirtieron las jerarquías. La campeona olímpica Shaunae Miller-Uibo (51,84s) forzó demasiado el ritmo contra el viento y lo pagó en la recta final ante la dominicana Marileidy Paulino (51,21s) y la jamaicana Stephanie Ann McPherson (51,69s). En los 400 metros vallas, la plata olímpica cedió ante el bronce en una prueba en la que ellos jugaron en otra liga. El brasileño Alison Dos Santos estableció la mejor marca mundial del año con 47,24s adelantando en la recta final al estadounidense Rai Benjamin (47,49s).

Del saltómetro llegó otro mejor registro anual, y el coreano Sanghyeok Woo, campeón mundial en Belgrado, voló hasta 2,33m y le arruinó la fiesta al local Mutaz Essa Barshim (2,30m), campeón olímpico ex aequo con el italiano Gianmarco Tamberi, que se desesperó tras acumular una pila de nulos hasta no poder superar más allá de los 2,20 metros en un día difícil.

El viento no afectó demasiado al lanzamiento de peso, testigo de un triplete americano con la victoria de Chase Ealey (19,51m) sobre Maggie Ewan (19,32m) y Jessica Ramsey (18,99m). En cambio sopló, y mucho, a favor de las triplistas. Con una tromba a favor de 6,5m/s ganó la jamaicana Shanieka Ricketts (14,82m) por delante de la ucraniana Maryna Bekh-Romanchuk (14,73m, 6,3m/s) y de la dominiquesa Thea Lafond (14,46m, +3,8m/s). El cielo quizá se calme el próximo sábado en Birmingham, segunda etapa del diamante.


Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente