Fondos de emergencia: nuestro experto en economía nos ayuda a controlar nuestros gastos

·5 min de lectura
Photo credit: Juan Aroca/D.R
Photo credit: Juan Aroca/D.R
  • ¿Qué son los fondos de emergencia? El profesor de economía Javier Santacruz nos da consejos para construirlos y tenerlos en cuenta para el futuro.

  • Responde a varias de las preguntas que los lectores de Men's Health le han dejado en redes sociales para mejorar su músculo económico.

Doctor en economía por la Universidad de Essex (Reino Unido), experto macroeconometría y finanzas, investigador y colaborador en medios de comunicación, el profesor Javier Santacruz, que junto a la plataforma de inversión Bitpanda anda ayudando a Daniel Illescas en su reto financiero, que previamente nos daba útiles consejos sobre cómo mejorar nuestro ahorro y cómo invertir en lo que queda de 2022, esta vez nos ayuda a explicar qué es un fondo de emergencia, y cómo generarlo en momentos de inestabilidad. Las finanzas también se entrenan, y y hay que hacer músculo financiero para el día de mañana. Nuestro experto responde a varias de las preguntas que los lectores de Men's Health le han dejado en redes sociales...

¿Qué es un fondo de emergencia y cómo se puede empezar a construir? No consigo ahorrar nada entre la casa y los gastos.

El fondo de emergencia se debe construir a partir de una revisión profunda de todos los gastos, con un importe equivalente a 3 meses de gastos. Si partimos del apriorismo de "los gastos" a secas, sin haber analizado si son 100% imprescindibles o no, mal vamos. Es cerrarse una puerta antes de tiempo. Siempre hay gastos prescindibles nacidos de la falta de planificación, la improvisación, el día a día... Sabemos que hasta un 30% de los gastos mensuales puede ser prescindible (es lo que llamamos "consumo secundario") y, por tanto, hay que jugar dentro de ese margen para que un recorte del consumo no suponga necesariamente una pérdida de calidad de vida o de bienestar familiar. Por tanto, hay que empezar por aquello que es más sencillo y más "prescindible" a poco que analicemos en qué gastamos y cuándo.

¿Qué porcentaje del sueldo se debería de emplear en el fondo de emergencia?

El fondo de emergencia se calcula a partir del gasto familiar. Dado que son 3 meses de gasto (y, por tanto, el 25% del gasto anual), aproximadamente habría que emplear el 20%-25% del sueldo anual, suponiendo que existe un pequeño ahorro (o, al menos, que no se gasta más de lo que se ingresa). Este cálculo es más fácil y visible haciéndolo anualmente que mensualmente (puede haber meses donde los gastos sean superiores a los ingresos).

¿Debe la inestabilidad mundial y económica servir para hacer este tipo de movimientos?

Desde luego que sí. En épocas de incertidumbre es cuando hay que ser más precavido. Eso no significa no consumir. Significa ajustar gastos, hacer colchón,... Lo ideal es que esto se haga en épocas "buenas", pero también al mismo tiempo es cuando más difícil es porque tenemos más "ilusión monetaria", más percepción de riqueza y, por tanto, con un menor nivel de cuidado con los gastos.

¿Qué factores externos (bancos, rendimiento, etc) hay que tener en cuenta para empezar con el fondo?

El primer paso es crear el fondo de emergencia como una cuenta corriente aparte, que no sea la misma cuenta que la que utilizamos todos los días. En los próximos meses, conforme vayan subiendo los tipos de interés, el fondo de emergencia en esa cuenta o depósito tendrá un pequeño interés, con lo cual mínimamente se obtendrá un rendimiento. Lo más importante es la seguridad, no el rendimiento que se obtenga. Aparte de un depósito bancario, algo equivalente es un fondo de mercado monetario. En cualquier caso, activos muy líquidos (poder obtener el dinero rápidamente sin ningún tipo de penalización) y a disposición siempre.

¿Cómo de viable es diversificar el dinero ahorrado?

No sólo es viable sino obligado. La receta de una buena diversificación empieza siempre por buscar dos inversiones que funcionen bien en época de bonanza, que resistan mejor que otras en épocas de crisis y que tengan comportamientos dispares entre sí. Por ejemplo, no tiene sentido invertir en muchos activos simultáneamente con pequeñas cantidades de dinero. Siempre es mejor tener dos fondos de inversión, una cartera con dos acciones o fórmulas similares, que tener poco dinero y tenerlo invertido en 10 cosas, más difícil de controlar y de entender. Hay que optar siempre por lo más sencillo y conforme se vaya incrementando patrimonio, ir ampliando a más activos.

¿Es buen momento para invertir en un piso para alquilar después?

Siempre hay que mirar dos cosas: una, cómo está el precio de la vivienda en una zona concreta hoy con respecto a los últimos 5, 10 o 15 años. Con esto, sabremos si el precio está alto, bajo o similar a hace años. Más concretamente, es necesario calcular por cuánto se alquila el piso con respecto a cuánto cuesta. Si la relación entre precio del piso y alquiler anual es superior a 25-30 (precio del piso dividido por el alquiler anual), entonces estaríamos ante una vivienda cara. Si está por debajo de 25, la vivienda estaría más barata. Ésta que es la regla general, hay que matizarla según municipios y según barrios. Habrá sitios donde este múltiplo será más alto (normalmente barrios que son de más alto poder adquisitivo) y otros donde será más bajo (zonas más deprimidas).

Y la otra es el coste de la financiación con respecto al precio del alquiler que se podría cobrar. En este caso, si tienes que pedir una hipoteca, lo mejor es asegurar una financiación a tipo fijo y todo lo más bajo que se pueda (por debajo del 2%, en cualquier caso) para poder alquilar con un margen suficiente, de manera que el precio del alquiler en los siguientes años siempre esté por encima del coste del préstamo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente