¿Qué son las flores preservadas?

María Arribas

Seguramente hayáis oído hablar sobre las flores preservadas, su conservación y lo ideales que son para utilizar en las bodas o eventos. ¡Así es! Es la mejor manera de disfrutar de las flores sin miedo a que se mueran y, en el caso de la boda, poder disponer de ellas con tiempo de antelación, tanto en el ramo, como en la decoración o en el tocado. ¡Son muchas las opciones!

Las flores preservadas son flores naturales que han pasado por un proceso de conservación para mantener su aspecto durante un largo período, conservar viva su belleza y frescura, y tener la eterna juventud. No es necesario cuidarlas, ponerlas al sol o meterlas en agua. Se conservan con el mismo color y un aspecto perfecto. ¿La desventaja? Son más caras, debido a la técnica de conservación por la que pasan.

Foto: El Taller de Bagatela

¿Cómo se preservan?

Las flores se cortan en su momento más álgido, en el que están completamente abiertas y con un fuerte color, se bañan en un líquido compuesto por agua, glicerina y estabilizantes, que la flor absorbe. Así, la savia se evapora y se nutre de ese líquido. Tras ello, las flores se secan en cámaras y sufren una limpieza absoluta para eliminar cualquier parte que no se encuentre en perfectas condiciones.

Cuando el proceso ha terminado se puede decir que se han convertido en flores muy duraderas y fuertes.

Ramo: Flores en El Columpio | Foto: Elena Bau

¿Dónde incluirlas?

Tratándose de la boda, sabrás que las flores pueden estar presentes en muchos rincones de la boda, e incluso en tu look de novia. Lo mejor de todo es que se mantendrán perfectas durante años, por lo que, muchas parejas optan por regalar a los invitados un detalle floral, escoger un tocado o prendido de flores preservadas, elegir un precioso ramo compuesto por las maravillosas flores eternas o confeccionar con ellas los centros de mesa.

Ramo: Flores en El Columpio | Foto: Elena Bau

¿Imaginas un castillo amurallado con flores preservadas? El Parador de Alcañiz es un castillo-convento de los siglos XII-XIII que conserva la torre del homenaje, el campanario, la sacristía y una parte de palacio aragonés. Podrás crear una boda de estilo romántico llena de flores que conservarás durante años. Será un placer para tus sentidos ver sus murales góticos, el sepulcro plateresco, la fachada barroca y su hermoso jardín con ese olor y color tan característicos que dan aportan las flores.

Foto: Parador de Alcañiz

Su conservación es muy sencilla, ya que no necesitan cuidados especiales. Eso sí, hay algunas flores que no se pueden preservar, por lo que, deberás consultar con tu florista si las que quieres para tu boda pueden sufrir este proceso. Es la única desventaja, que en flor fresca podrás encontrar mayor variedad. La elección de flores preservadas es perfecta para aquellas parejas que se casan en otra ciudad u otro país y tienen que viajar trasladando vestido, mobiliario, flores…

Quizás también te interese:

Los 80 ramos de novia más bonitos 

Cómo elegir el ramo de novia para mi boda 

Cómo combinar el vestido de novia con el ramo de flores en 5 pasos