Te explicamos por qué no puedes perderte Fleabag, el fenómeno de los Emmy 2019

Mucho tardaron en Hollywood en notar a la joyita británica que es Fleabag. Después de llamar la atención de los BAFTA con su primera temporada en 2017, la Academia de Televisión estadounidense se dio cuenta de que habían pasado por alto una obra superior a muchas de las ofertas actuales y le dieron su merecido lugar en los Emmy de este año. Y ha arrasado. Vaya si ha arrasado.

Fleabag se ha llevado por delante a todas las series de comedia con una temporada de apenas 6 episodios y 25 minutos cada uno. Un logro impresionante para su creadora y protagonista, Phoebe Waller-Bridge, que se ha convertido en el talk of the town en Hollywood.

Phoebe Waller-Bridge, flamante ganadora de los Emmy en serie de comedia por Fleabag (Agencia: AP Photo; Autor: Jordan Strauss; Copyright: GTRES)

La serie ha ganado seis estatuillas a mejor serie de comedia, mejor actriz (para Phoebe), mejor guion (también para Phoebe), dirección, edición de un ángulo de cámara y casting, destruyendo en el camino a otros pesos pesados como la ganadora del año pasado, La maravillosa Sra. Maisel y la ganadora de los tres anteriores, Veep.

No hay dudas, Hollywood está viviendo un huracán que se llama Phoebe Waller-Bridge.

Si todavía no sucumbiste a los aires de cambio que trae esta serie y por qué su creadora está siendo mimada por la industria como nunca en su vida, entonces te recomiendo que sigas leyendo para conocer los motivos que la hacen destacar por sobre el resto de propuestas. Se trata de la historia de una mujer, soltera, que sufre luto, culpa y soledad pero que usa un sentido del humor sarcástico y brillante para superar su día a día. Una verdadera crisis existencial pasados los 30. Eso y más es lo que puedes encontrar en esta magnífica serie británica que no puede perderse ningún seriéfilo amante de las historias diferentes.

Está compuesta por dos temporadas de seis episodios cada una. Es adictiva y se ve en unas horas. Vamos, que en cinco horas la ves completa. Y lo que es mejor, la segunda temporada es mejor que la primera, pero las dos son brillantes. Es un verdadero desborde de ingenio.

Phoebe Waller-Bridge en Fleabag (© BBC)

Creada a partir de un monólogo cómico de 2013, Phoebe Waller-Bridge escribe y protagoniza esta serie que nos cuenta la historia de una londinense que se hace llamar Fleabag, una mujer que busca respuestas existenciales en los lugares y las personas equivocadas. Utiliza el sexo casual para sentirse conectada a otros seres humanos. Su dolor es profundo, pero tan maquillado con humor que nadie lo percibe. Ni siquiera ella misma, solo la audiencia. Y digo esto porque la serie “rompe la cuarta pared”, un término que se conoce para definir cuando una obra quiebra el cristal invisible que existe entre la actuación y el público para permitir que la audiencia participe. Así como hizo Michael Haneke en una escena de Funny Games o Kevin Spacey con su personaje en House of Cards.

De esta manera, Fleabag se dirige a la audiencia con frases rápidas en medio de una conversación, con miradas y sonrisas cómplices que permiten adentrarse en las intenciones o expectativas reales del personaje. A lo largo de 12 episodios, Fleabag se convierte en una amiga a la que quieres ayudar pero nunca se deja, pero tan divertida que no dejarías pasar un sábado sin irte de copas con ella.

Fleabag sufre el luto por partida doble tras la muerte de su madre y su mejor amiga. Tiene una relación fría en la superficie, pero llena de amor, con su hermana, una mujer de negocios interpretada por Sian Clifford. Odia a su cuñado (Brett Gelman) y a su madrasta insufrible, un papel que interpreta de forma magistral la ganadora del Oscar este año, Olivia Colman (curiosamente ella y Phoebe fueron compañeras previamente en la serie y thriller Broadchurch hace cuatro años). Y tiene un padre dolido ante la soledad que se avecina el ocaso de la vida (Bill Paterson). Un reparto brillante que completan las apariciones estelares de Kristen Scott-Thomas y Fiona Shaw.

Phoebe Waller-Bridge en Fleabag (© BBC)

Los Emmy notaron la serie gracias a su segunda temporada, que brilla aun más en profundidad dramática e ingenio, incluyendo una historia de amor que juega con el erotismo de lo prohibido al colocar a un sacerdote católico en la ecuación interpretado con maestría por Andrew Scott (a quien hace poco vimos en el capítulo Smithereens de la nueva temporada de Black Mirror).

Lo maravilloso del personaje es su falta de escrúpulos internos, así como su verborrea incontrolable, pero su compostura inglesa que se respira en todos los personajes. La serie habla abiertamente de fantasías sexuales, representando honestamente los pensamientos de muchas mujeres (que seguro serán ajenos a muchos hombres televidentes). Habla sin miedos de la masturbación y abre la conversación de una mujer que no tiene miedo al prejuicio social, que hace y dice lo que piensa, y que a pesar de sus miedos y dolor, es libre. Más libre que aquellos que la critican. ¿Es feminista? Sí, absolutamente.

A sus 34 años recién cumplidos, Phoebe Waller-Bridge está de repente en la cresta de la ola. En las nominaciones de los Emmy 2019 sumaba nada menos que 14 candidaturas dedicadas a sus dos creaciones, Fleabag y Killing Eve. Así es, si no lo sabías, Phoebe es la misma que está detrás del thriller protagonizado por Sandra Oh y Jodie Comer que también estaba nominado a los Emmy en el apartado de serie dramática con otras seis candidaturas, ganando el de mejor actriz para Jodie Comer, arrebatándole el premio a su compañera Sandra Oh y a la gran favorita, Emilia Clarke, en su despedida del papel de Daenerys en Juego de Tronos.

Su sentido del humor único, sarcástico, feminista, brutalmente honesto y real la ha colocado en las miras de Hollywood y actualmente es la nueva guionista contratada para pulir el guion de Bond 25. Es más, se dice que Daniel Craig pidió expresamente que su talento y tono feminista puliera el libreto. Se rumorea que fue ella quien añadió la incorporación de una espía mujer y negra como la agente que toma la sigla de 007 tras la jubilación anticipada de James Bond, que supuestamente interpretará Lashana Lynch. Si viste Killing Eve y le das una oportunidad a Fleabag, comprenderás por qué la incorporación de Phoebe en la película del espía con mas testosterona del cine es una novedad que habrá que comprobar por uno mismo cuando se estrene la película en 2020.

Killing Eve es brillante (aunque creo que la primera temporada es mejor que la segunda), pero Fleabag es una joyita imperdible. Mucho se ha hablado de La maravillosa Sra. Maisel -cuya segunda temporada es aún más perspicaz, rápida e ingeniosa-, mientras Veep era de las favoritas en la categoría de comedia al tratarse de la séptima y última temporada. Y aunque también estaban nominadas Barry, la tragicomedia de HBO; The Good place, la comedia celestial con Kristen Bell; Russian Doll de Netflix y Schitt’s Creek, una apuesta canadiense; la gran favorita de la mayoría (mía incluida) era Fleabag.

La segunda temporada termina con un final redondo y cierra la trama. Se supone que es la última, pero viendo el éxito que está teniendo no sería de extrañar que de repente anuncien una tercera.

No puedes perdértela, la puedes encontrar en Amazon Prime.

Para seguir leyendo:

Fiestas, despertar sexual y descontrol parental: las revelaciones que nos deja el documental de Los Parchís

El Pionero: el retrato de Jesús Gil de HBO que despierta el recuerdo (y conciencias)

El salto cualitativo de Stranger Things: la tercera temporada saca otro sobresaliente

Dark, la serie de Netflix que nos obliga a hacer un ejercicio intelectual: cómo verla y no perderse en el intento