El nuevo rumbo de Rocío Carrasco podría decepcionar a la marea rosa

·5 min de lectura

Por Jorge Rabazo.- La relación de Rocío Carrasco con Telecinco suma esta semana un nuevo capítulo. Una relación que parece que empieza a desquebrajarse por momentos. Porque, puestos a analizar las últimas noticias, da la sensación que los buenos propósitos del grupo mediático con respecto a su historia habrían quedado lejos.

Es como si Carrasco hubiera dejado de ser la niña mimada de la cadena para pasar a ser un rostro más del que aprovecharse si eso da como resultado buenos datos de audiencia. 

Rocío Flores (cortesía de Mediaset)
Rocío Flores (cortesía de Mediaset)

Como ya se ha comprobado, su llegada a Sálvame no ha sido un camino de rosas, precisamente. Y es que, en el programa, Carrasco ha tenido que enfrentarse a los colaboradores y se ha prestado a ser una compañera más, en cierto modo demostrando que su papel como defensora de la audiencia no ha sido más que una excusa para tenerla en plató. En tan solo tres semanas, Rocío entró al trapo al hablar de su vida con los tertulianos, desgranó los comentarios vertidos por su tío Amador Mohedano y el resto de su familia y se volcó con el espíritu del show del programa. 

No cabe duda de que la historia narrada en ese documental fue todo un éxito a nivel social que traspasó al ámbito político. Colaboradores afines a Mediaset, pero incluso periodistas alejados de la esfera de la prensa rosa, como Ana Bernal, mostraron su apoyo. Y ahora, resulta fácil pensar en ellos viendo cómo esta historia ha terminado desembocando en un entramado del engranaje del entretenimiento televisivo.

Porque Telecinco, siguiendo su ADN, ya está dejando a un lado la denuncia social tan aplaudida hace unos meses para moverse hacia el lado del espectáculo mediático. Y es que parece que ahora le toca a Olga recibir el protagonismo. La esposa de Antonio David Flores, flamante ganadora de Supervivientes 2021, será la gran protagonista de la cadena en las próximas semanas gracias a un especial protagonizado por ella misma donde contestará a Rocío Carrasco sobre todas las críticas que vertió en su serie.

Curiosamente, en la promo lanzada por la cadena de este programa especial los colores utilizados son el naranja y el fucsia. Una elección que no parece nada casual. El fucsia fue el color emblema de Rocío Carrasco en su docuserie gracias al traje que llevó durante la grabación. El naranja, por su parte, era el color elegido por Olga Moreno durante su video de presentación en Supervivientes. En el anuncio ambos colores aparecen enfrentados lo que parece un indicativo de lo que busca la cadena con este especial: enfrentar a las dos mujeres.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Más allá de este especial, y del protagonismo inesperado que le está concediendo la cadena a una de las personas que Rocío Carrasco señaló como cómplice de su dolor, otro elemento clave que ha sido desencadenante de las críticas más feroces de un sector de la población fue la presencia de David Flores en la final del reality. Este gesto, que puede parecer muy inocente, fue percibido por muchos espectadores en redes sociales como ejemplo de la violencia vicaria que Carrasco denunció con tanta fuerza durante meses, señalando a la productora del reality, Bulldog TV y la cadena como cómplices del momento.

Y así lo reflejan:

Habiendo seguido el fenómeno social provocado por la serie, y cómo la historia está abriendo nuevos ángulos, nos podriamos preguntar si su permanencia en Mediaset podría poner en peligro esa imagen que Carrasco logró en Rocío, contar la verdad para seguir viva. Después de todo, la hija de la más grande se convirtió en un referente para muchas mujeres que estaban atravesando situaciones de violencia de género con un apoyo viral que pasó a conocerse en redes como "la marea rosa". Quizás, si analizamos los tintes mediáticos en los que ha derivado el tema, podríamos plantear si algunas de las víctimas que tanto le admiran se puedan comenzar a sentir decepcionadas. Y es que mientras ella se presta a hablar de Amador Mohedano, promociona su próxima serie pidiendo paciencia a otoño o participa en debates sobre Olga en Supervivientes (como hizo la semana pasada al bromear sobre el clip de la madrastra llorando en la isla), la misma cadena da voz a dos personas que según ella son parte de su dolor, como Rocío Flores y Olga Moreno.

Parece incompatible, por tanto, que esta forma de Telecinco de tratar el tema siga dándole credibilidad al relato de Rocío Carrasco. No hay que olvidar que incluso políticos, como la Ministra de Igualdad Irene Montero o el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez, se unieron a su mensaje (en el caso del presidente, según María Teresa Campos que confesó a Jorge Javier Vázquez que el mandatario le pidió el teléfono de Rocío). Muchos periodistas y colaboradores se volcaron con la historia, e incluso asociaciones de mujeres agradecieron el uso que la televisión hizo de esta historia para concienciar. Me pregunto, entonces, si las mismas figuras defienden ahora que Rocío siga participando en esta dinámica mediática.

Viéndolo con perspectiva, me pregunto si quizás Rocío debería haber elegido otro medio para contar su historia. Pero más allá de eso, sería una verdadera pena que perdiera esa imagen de referente que tanto significó para la sociedad.

Más historias que te puedan interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente