'First Dates' y mi hartazgo de que los andaluces seamos el blanco fácil de los tópicos y prejuicios

·4 min de lectura

Cuando uno se pone a ver First Dates, muchas veces se pregunta hasta qué punto la gente que va allí lo hace para encontrar el amor o si solo aprovechan el programa de Carlos Sobera para agitar el avispero y buscar cinco minutos de fama. Porque no entiendo muchas de las cosas que se ven y se escuchan allí, sin filtros de ningún tipo. Como sucedió en la entrega de la noche de este 16 de junio, cuando conocimos a una diseñadora italiana llamada Imán, que nada más entrar al restaurante empezó a cargar contra los andaluces. Un tema que me toca un poco la peineta, porque los nacidos en el sur de la península tenemos que lidiar contra tópicos día sí, día también.

La comensal en cuestión lleva dos años viviendo en Marbella, y lamentó que en España no ha encontrado ningún hombre que le guste. Y en parte es por la localidad en la que se encuentra afincada. “Lo he intentado, pero los andaluces son la vergüenza del género humano. Lo siento, no saben que significa vestirse, ducharse o ponerse una prenda de este siglo” dijo Imán, ante un sorprendido Carlos Sobera. “En Marbella no saben que es el perfume. A ver si contándolo en la televisión nacional empiezan a despertarse. Deberían de tener vergüenza por cómo salen así con las chicas”, dijo esta mujer, que se quedó más ancha que larga. Mientras, yo solo puedo preguntarme si habrá olido y analizado el armario de todos los vecinos marbellíes, uno a uno, de los más de 140.000 que hay allí empadronados, o si sencillamente ha tenido un par de citas que le han salido mal y ha aprovechado para hacerse la despechada en el prime time de Cuatro.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Soy malagueño, y lo que más me sorprendió de todo esto es que culpe a los andaluces de su soltería. Porque precisamente Marbella es una ciudad muy internacional, donde viven miles de vecinos procedentes de muchos puntos de fuera no ya de Andalucía sino de España. Ella misma reconoció ese punto internacional en su breve conversación con Sobera. Por lo tanto, en Marbella podrá conocer a andaluces de pura cepa, sí, pero también a ingleses o alemanes, por ejemplo. No creo que ligar en la localidad que antaño gobernó Jesús Gil le resulte más difícil que hacerlo en cualquier otro punto del mapa... De no ser por todas las leyes y todo el aire clasista que destiló anoche en First Dates, pues soltó perlas como que no estaría con un hombre con hijos porque ella quiere acaparar toda su atención.

A favor de Imán hay que decir que fue bastante creativa. A los andaluces nos suelen tachar de analfabetos, de vagos, pero de sucios y mal vestidos justamente no. O al menos, no en primera posición. La diseñadora supo darle una vuelta de tuerca para atacar a una comunidad autónoma que lucha constantemente contra los prejuicios, habitualmente camuflados de humor. Pero Imán, la verdad, es que no valdría para cómica, porque de gracia iba justita. Eso sí, al menos, no se metió con nuestra forma de hablar, que es lo que le habría faltado para hacer jackpot.

Carlos Sobera en una imagen promocional de 'First Dates' (Mediaset)
Carlos Sobera en una imagen promocional de 'First Dates' (Mediaset)

Los andaluces nos sabemos una retahíla de respuestas cuando nos atacan por nuestra cultura o nuestro trabajo. Porque somos la tierra de Lorca y de Picasso, de Banderas y Séneca, de Victoria Kent y Juan Ramón Jiménez, entre tantos otros. Imán habló de los problemas de moda de los andaluces, ignorando que de esta tierra son iconos como Vittorio y Luchino y Petro Valverde, pero también Palomo Spain, Ernesto Artillo o el difunto David Delfín, entre tantos otros.

Con su discurso, Imán parecía querer salvar al género masculino de la Costa del Sol con sus sentencias. Querían que despertasen al ser comparados, por ejemplo, con los vecinos de la capital de España (“llevo dos días en Madrid y los hombres dejan una estela de perfume”, afirmó). Oh, gracias, salvadora de la humanidad. Las mujeres de Jaén, Córdoba, Sevilla, Huelva, Málaga, Granada y Almería agradecerán tus palabras, por fin sus maridos se ducharán y vestirán. Han abierto los ojos gracias a ti.

Un viejo refrán asegura que “lo que dice Juan de Pedro dice más de Juan que de Pedro”. Y en el caso de anoche, igual no son los andaluces quienes quedaron como vergüenza del género humano en First Dates.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente