Firat se debate entre Azize y el nieto de su señora; ‘Hercai’

Por Telenovela

From Diez Minutos

Nasud rechaza la oferta de Miran, que se marcha destrozado a casa para exigirle a Azize que retire la orden de embargo contra los Sadoglu, pero ella se niega. Dispuesto a todo por su amada, pide a Firat que lo haga: “Tienes que ayudarme, somos como hermanos”. La petición sitúa al joven en un dilema pues tendría que traicionar a su jefa, así que convence a Reyyan de que escuche a su amigo: “Ignoraba la orden de su abuela y no pretendía comprarte, solo liberarte”. La chica va a buscarlo y le pide que le lleve al sitio donde pasaron su primera y única noche juntos, y donde la abandonó. Él le suplica perdón asegurándole que la ama, pero no le cree porque sigue ocultándole que está casado y se va en el coche de Yaner, a quien pidió que la recogiera.

Por casualidad, Azat escucha a Hazar decir a su esposa que si confesaran que Reyyan no lleva sangre de los Sadoglu no sería el objeto de venganza de nadie y cómo ella se lo desaconseja: “Le romperías el corazón si supiera que no eres su padre”. Esta verdad lo atormenta pues cree que debería decírsela a quien va a ser su esposa, pero calla por temor a perderla.

Elif se desilusiona al saber que Azat se casa

Cihan discute con su padre por haber rechazado la oferta de Miran. “No te preocupes, Reyyan no se casará con tu hijo porque he ordenado matarla”, le explica. La implacable Azize cita a Firat para decirle que sabe lo que le ha pedido su nieto y recordarle a quién debe lealtad. Él le ruega inútilmente que le revoque el poder.

Aunque Miran da muestras irrefutables de amor a Reyyan esta continúa con sus planes de boda. Desesperado, se cuela en su casa y le pide que la cancele. “¿Para qué, para ser la otra?”, le pregunta al tiempo que le muestra la fotografía de su enlace con Gönül. Incapaz de explicarse al sentirse descubierto, se marcha furioso a la mansión y grita a su esposa: “¡Te lo advertí, si Reyyan se enteraba de nuestro matrimonio, me divorciaría! Esto se ha acabado”.

Elif se desilusiona al saber que Azat va a casarse, pues sintió algo especial cuando se topó con él por primera vez. Ajeno a esto, el novio no ve el momento de contraer matrimonio pero su sueño se desvanecerá porque Miran secuestra a Reyyan la noche anterior, durante la ceremonia de la henna.