El final feliz de Paquita en 'Cuéntame cómo pasó'

Por M. J. Andrés
Photo credit: nuria masia

From Diez Minutos

Tras los sucesivos desencuentros entre Antonio y Merche, los de San Genaro se toman un respiro y se vuelcan en la boda de Paquita (Ana Arias) y Venancio (Pep Ambrós). Ella claudica ante su expareja, rehabilitado tras haberla arruinado con su adicción al juego. Y el enlace sirve para cerrar la tanda número 20 y despedir a la sobrina de los Alcántara. “Sorprende que acabe casándose –explica Joaquín Oristrell, guionista–, pero está enganchada a la relación y se merece un final feliz. Cuéntame siempre da segundas oportunidades”. Tanto es así que Ana Arias deja la serie con posibilidades de volver. “El personaje no está terminado”, añade.

La actriz es la protagonista de un capítulo con una frase de Julio Cortázar como título: No haremos el amor, él nos hará. “La grabación fue muy emotiva. No paraba de llorar y tenía los ojos rojos”, dice Ana Arias. Aun así la novia brilla en medio de la algarabía vecinal. “Sabíamos cómo debía ser el vestido: ostentoso y con volumen. Tiene manga de farol, tafetán, brillo… No tuvimos que añadir ni exagerar nada porque es un modelo vintage auténtico”, explica Natxo Delcán, figurinista.

El espectador solo asistirá al banquete, que se celebra en el restaurante chino situado en la Avenida Roberto Cairo, construido para la ocasión. Amenizará la fiesta un grupo de música popular china.

Photo credit: nuria masia

La figura de La Loba

Me sorprendió que me casaran con Venancio, pero las cosas del amor son así”, reconoce la actriz. Lejos queda ya aquella inocente y palurda sobrina de Merche, que abandonó Sagrillas seducida por el ambiente de la ciudad. Pero, tras varios desengaños amorosos, surge una joven decidida y con carácter.

Su presencia en la vida de los Alcántara se hace imprescindible al iniciar una relación con Miguelón (Juan Echanove), mayor que ella, con el consiguiente escándalo y, sobre todo, la furia del tosco Matamulas, su padre, al casarse de penalti. Después Paca, o La Loba, como le llama Antonio, se descubre como una mujer valiente, madre de tres hijas y emprendedora. Y se convierte en doña Francis en pleno boom turístico en Benidorm.

Photo credit: nuria masia

Sin embargo, la vida la sacude con una viudedad prematura y un desastre económico por culpa de El Jato/Venancio, aquel novio del pueblo que será perseguido por la mafia del juego. De vuelta a San Genaro, Paquita es la protagonista del acontecimiento del año, excusa necesaria para propiciar otro acercamiento entre Antonio y Merche.

"Me marché porque necesitaba respirar"

La actriz dejó la serie a principios de diciembre, tras rodar su boda, y por decisión propia: “Necesitaba respirar de tanto trabajo”, confiesa. Pero desprenderse de Paquita no le resultó nada fácil. Le ayudó mucho su fichaje en la comedia La suite nupcial, de Carlos Iglesias, su primer protagonista en el cine.

¿Cómo llegaste a esta película?

Me llamaron. Estaba en la cocina, con los guantes puestos y hablando con una amiga de que había llegado el momento de hacer un cambio y abandonar Cuéntame, ¡y en ese instante sonó el teléfono!

Photo credit: Borja B. Hojas - Getty Images

¿Cuándo la rodaste?

En marzo del año pasado. Durante una semana se solaparon ambas grabaciones, aunque mi parte se adelantó. Pero he de decir que fue el mejor rodaje de mi vida.

¿Y ya tenías en mente irte?

Sí. Me costó mucho hacerlo, sobre todo por lo inestable de la profesión, pero tenía que ser fiel a lo que sentía. Al principio se me hizo complicado vivir sin tener que ir al plató, pero necesitaba espacio para hacer otras cosas. Y todos mis compañeros me apoyaron.

¿Qué ha significado Paquita?

Para empezar, una grandísima escuela. Todo lo que sé de este oficio es gracias a la serie y a ella; lo que hago y haré siempre tendrá ese poso. He aprendido con los mejores.

¿Cómo fue la despedida?

Internamente en un vídeo en el que visualicé mi paso por la ficción. Fue mi ratito.