Filmin sorprende y confunde a todo el mundo simulando un hackeo que resultó ser una brillante campaña promocional

Cine 54
·4 min de lectura

Aquellos que comienzan sus días haciendo un repaso de la opinión mundial a través de Twitter se quedaron de piedra al iniciar la jornada de viernes viendo que a Filmin le habían hackeado la cuenta. Eso decían los tuits, a cual más bizarro, que desde primera hora de la mañana comenzaron a aparecer en el perfil.

La cosa pintaba muy extraña con publicaciones que atacaban a la propia plataforma de cine española, criticándola y burlándose de ella y sugiriendo a los seguidores que se marcharan a ver series y películas a la competencia, como Netflix, Disney y HBO.

Cartel de El Infiltrado, la serie documental responsable del hackeo ficticio de Filmin
Cartel de El Infiltrado, la serie documental responsable del hackeo ficticio de Filmin

El catálogo de Filmin es casi tan básico como su contraseña de Twitter” rezaba el primer tuit del supuesto pirata informático para continuar confirmando el hackeo con un segundo mensaje. “Ahora que hemos hackeado la cuenta de Filmin aprovechamos para recordar que The Mandalorian está en Disney y Los Sopranos en HBO”.

La duda invadía a los usuarios. Mientras algunos reaccionaban siguiendo el juego a los tuits y respondiendo con sugerencias en otras plataformas, otros se preguntaban qué estaba pasando. ¿La habían hackeado de verdad?

Al principio todo apuntaba a una filtración real. Cuando un usuario escribía que esperaba que todo fuera “una coña de marketing”, la cuenta de Film respondía “una coña como el catálogo de estrenos”. Uno tras otro los tuits se burlaban continuamente del tipo de películas que suelen encontrarse en la plataforma española, como este meme de lo más ingenioso:

A medida que pasaban los minutos la cosa iba cobrando genialidad con cada tuit, como anunciar que la contraseña de la plataforma era “mariocasas” o abriendo debate al preguntar cuál era la mejor película de Fast & Furious “ahora que podemos hablar de cine de verdad”.

O preguntando recomendaciones de series turcas como zasca al triunfo del formato en la televisión en abierto o consultando qué había pasado la noche anterior en La isla de las tentaciones.

Twitter/Filmin
Twitter/Filmin

Mientras muchos usuarios seguían sin estar seguros de lo que estaba pasando, la revelación se iba acercando. Cada nuevo tuit jugaba más con temas virales dando indicios de campaña de marketing encubierta. Algo se traían entre manos.

Y después de dos horas de hackeo llegó la verdad: todo estaba relacionado con un estreno. Primero lo dieron a conocer con un tuit que jugaba con la amenaza norcoreana en represalia al lanzamiento de El infiltrado a partir del 5 de febrero.

El perfil etiquetado, @norcoreano, pertenece a un humorista que parodia la actualidad nacional e internacional haciéndose pasar por Kim-Jong-un. La cosa empezaba a cuadrar. Era una campaña de marketing.

Y así Filmin lo confirmaba con un tuit final. El hackeo falso estaba relacionado con el humorista viral y el estreno de El infiltrado.

Confesamos que por un momento nos creímos la broma. A lo largo de la mañana fuimos siguiendo cada tuit, dudando como muchos otros usuarios de su autoría, sospechando pero sin esta seguros de su posible intento de campaña promocional. Al final nos sorprendieron con una táctica de marketing ingeniosa en forma de autoparodia que no tiene nada que envidiar a las genialidades que suele publicar Netflix en su perfil de Twitter.

Ahora… ¿de qué va El infiltrado? Todo este bombo se debe al estreno exclusivo de una miniserie documental de dos episodios que sigue los pasos de dos hombres que se infiltran en Corea del Norte para destapar “cómo la dictadura más hermética del mundo evade el Derecho Internacional”. Una misión de espionaje con cámara oculta que se adentra en el régimen comandado por Kim-Jong-un a través de un nombre llamado Ulrich Larsen que pasó 10 años realizando esta “operación encubierta”.

Sin dudas, la campaña de hackeo falso de Filmin ha conseguido poner a El infiltrado en el mapa de los estrenos semanales cuando, de otra manera, quizás hubiera pasado desapercibido entre la marea de películas y series que llegan al streaming cada fin de semana. Toda una genialidad del marketing.

Más historias que te pueden interesar: