Fillippo Meneghetti: "Haz lo que te haga feliz, la vida no está garantizada"

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 18 feb (EFE).- Fillipo Meneghetti, un joven cineasta italiano afincado en Francia, estrena este viernes en las salas españolas -"las únicas donde puedo estrenar", dice en una entrevista con Efe- su ópera prima, "Entre nosotras", un atípico drama sobre el amor de dos mujeres que llegan a los 70 años planeando su felicidad.

"La vida puede ser muy cruel; cuando uno quiere decir algo, o hacer algo, hay que hacerlo, porque mañana puede que no exista la posibilidad. Haz lo que te haga feliz, la vida no está garantizada", reflexiona el director debutante, también autor del guion, sobre la esencia de esta delicada película.

Seleccionada por Francia para los Óscar y nominada a los Globos de Oro como Mejor Película de Habla no Inglesa, "Entre nosotras", cuenta la historia de Maddo (Madeleine) y Nina, a las que interpretan con dulzura, energía y contención Barbara Sukowa y Martine Chevallier, respectivamente.

Vecinas de rellano, ambas rozan los 70 años y llevan más de veinte enamoradas en secreto, puesto que los hijos de Maddo no aceptarían nunca esa relación y ella teme herirles; incapaz de confesar, planea con Nina su escapada definitiva: venderá su piso y se instalará con su novia en Roma, donde se conocieron.

Pero ocurre un desastre inesperado: Maddo sufre un ictus y no puede comunicarse; su familia la aisla, primero en casa, con una cuidadora, y después la recluye en una residencia sin que Nina pueda intervenir. Una incomunicación que Meneghetti lleva al extremo, dejando en el aire el profundo dolor de ambas mujeres.

Meneghetti explica a Efe que este tipo de relato "faltaba" y, como cineasta, dice, "necesitaba colmar ese vacío".

Le "cuesta" comprender la actitud de la sociedad "respecto a la belleza ligada a la juventud y al cuerpo, a veces en las películas hasta el panadero tiene abdominales", se queja, y como eso "no le gusta", pensó que "lo menos que podía hacer era producir imágenes en sentido contrario".

"Demostrar que se puede ser encantadora y fascinante con 70 años, con arrugas, demostrar que la belleza no está solo ligada a la juventud. Creo que estas actrices, estupendas a los 70 años, son la prueba", asegura.

La película se salpica con escenas de un relato onírico que ambas amantes sueñan: una escena en la que dos niñas juegan al escondite y, súbitamente, una desaparece.

"Hay un poco de telepatía cuando dos personas están enamoradas, y ese sueño es una representación cinematográfica de esa unión, de ese espacio en el que también queremos meter al espectador, un espacio ambiguo donde cada uno construya su película, lo que siente a partir de esas imágenes", comparte el director.

Junto al director de fotografía, Aurelien Marra, "decidimos ser lo suficientemente valientes como para ser simples. Prefiero que el público tenga que buscar la emoción por su cuenta", afirma.

En el proceso desesperado de Maddo por comunicarse y de Nina por intentar recuperarla, Meneghetti llega a ser cruel. "Es que la vida también es así, tiene cosas bellas, pero también muy duras", se justifica, aunque insiste en que no hay "víctimas ni culpables" en su película.

Un "milagro" da un giro importante a la película; sin embargo, el director, que trabajó como enfermero cuidador de ancianos en una residencia mientras cursaba estudios de Antropología, dice que ha visto reacciones "que parecen imposibles" en enfermos con lesiones o enfermedades cerebrales. Tan "milagrosas" como lo que ocurre en "Entre nosotras".

"El amor hace cosas muy raras", concluye con una sonrisa el director, que regala a los espectadores españoles su trabajo de los últimos años. "La obra ya no me pertenece, la he llevado siete años sobre mis hombros pero ya me he descargado, ahora es suya", concluye.

Alicia G. Arribas.

(c) Agencia EFE