Las fiestas por el fin del estado de alarma proyectan una imagen irresponsable de España en el exterior

·4 min de lectura

La noche del sábado al domingo el estado de alarma decaía y con él una gran parte de las restricciones impuestas para controlar la expansión del coronavirus. Una de esas medidas desaparecidas en muchos lugares de España (en otros aún se mantiene) ha sido el toque de queda. Para celebrarlo y pese a que el país está inmerso en una cuarta ola y cada día sigue sumando decenas de fallecidos al cómputo global, hubo quienes se echaron a la calle para celebrarlo entre gritos de ‘libertad’. Esas imágenes de gente a altas horas de la noche festejando el fin del estado de alarma sin medidas de seguridad han sido recogidas por la prensa extranjera.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Uno de los medios que se ha hecho eco de esas fiestas callejeras que han tenido lugar no solo en Madrid, sino también en otros puntos de la geografía española como Barcelona, ha sido The Guardian. En la información publicada por el diario británico se recoge la condena del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, “a los españoles fiesteros tras el fin del encierro del COVID”. Explican en su crónica de la noche que “cuando el reloj dio la medianoche del sábado y finalizó el estado de alarma, se lanzaron fuegos artificiales en Madrid y la gente se congregó en la Puerta del Sol, la plaza central donde los juerguistas tradicionalmente se reúnen para ver el año nuevo. Hubo celebraciones improvisadas similares en Barcelona y en otros lugares”.

Explicado lo que ocurrió, recuerdan en el diario británico que “España está luchando contra una cuarta ola de la pandemia, que hasta ahora ha infectado a 3.567.408 personas y se ha cobrado casi 79.000 vidas” mientras se intensifica el esfuerzo por vacunar al mayor porcentaje de posible en el menor tiempo posible. Esos mismos datos de contagio y fallecidos son los que recoge La Repubblica en su información a modo de recordatorio de que la situación no es como para festejar. 

“España ha revocado el estado de alarma en vigor desde octubre para combatir la pandemia del COVID-19, permitiendo a los españoles viajar entre regiones por primera vez en meses. La medida, cuya revocación fue anunciada día antes, caducó a medianoche. En la mayor parte de las regiones, el fin de este régimen excepcional ha significado también la revocación del toque de queda, saludada con alegría por los residentes de muchas ciudades”, resume el diario italiano. Además, recuerda que España ha sido uno de los países más “golpeados” por la pandemia y que el hecho de que haya finalizado el estado de alarma no implica en fin de todas las medidas ya que algunas pueden seguir aplicándose, aunque requieran del respaldo de los jueces. 

En su crónica, Il Messaggero, además de hacerse eco de las fiestas callejeras, ha sentenciado que estas celebraciones “corren el riesgo de provocar la propagación de los contagios”. Sobre todo porque en muchas de ellas se vio a una cantidad considerable de personas sin mascarilla o con ella mal puesta y la distancia interpersonal no se respetó debido a la aglomeración de gente.  

A estas celebraciones en la calle desde la agencia Reuters las han bautizado como “freedom fiestas” (fiestas de la libertad). En su comunicado, que llega a todos los medios suscritos a sus servicios alrededor del mundo, explican cómo “españoles entusiasmados que cantaban ‘libertad’ bailaban en las calles y festejaban en las playas mientras terminaba el toque de queda del COVID-19 en la mayor parte del país, pero otros temían que fuera demasiado pronto para dejarlo ir”.

Además, comparan lo visto concretamente en Madrid, con “las celebraciones de Nochevieja” con “cientos de personas, en su mayoría jóvenes, se reunieron en la plaza madrileña de la Puerta del Sol para aplaudir el reloj que marcaba la medianoche, mientras que en Barcelona los juerguistas se dirigían a la playa con una bebida en la mano”. El programa informativo alemán DW también ha comparado con las "celebraciones de Año Nuevo" lo visto el sábado. Mientras que en Politico, además de recoger que "España pone fin a la represión del coronavirus con bulliciosas fiestas callejeras", señala que "Bruselas también ve una explosión de celebraciones, lo que provocó la acción policial". Y similar en France-24, que destaca el "aire festivo" con el que se vivió la caída del estado de alarma.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El alcance de esas imágenes ha sido tal que durante unas horas convirtieron al actor Pedro Pascal (The Mandalorian, Narcos, Juego de tronos) en tendencia por un mensaje tan corto como certero sobre lo que le habían producido esos vídeos que circulaban en redes sociales. La palabra Madrid más un corazón roto fue todo lo que necesitó para hacerse viral y provocar que aquellos que aún no se habían enterado de lo que ocurrió la noche del sábado en España se preguntasen por qué.

EN VÍDEO | Miles de personas se entregan a la fiesta para celebrar el fin de la alarma

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente