La técnica de fertilidad que no debes dejar que usen si intentas ser madre

·4 min de lectura
El raspado es una intervención en la que se provoca un pequeño daño a la pared interna del útero (endometrio) para que se regenere y aumente su receptividad favoreciendo así la fertilidad. Sin embargo, se podría llegar a dar una infección en la pelvis por una perforación del útero. Y además, no se ha podido demostrar ningún efecto significativo del raspado sobre los resultados de la reproducción asistida. (Foto: Shutterstock)
El raspado es una intervención en la que se provoca un pequeño daño a la pared interna del útero (endometrio) para que se regenere y aumente su receptividad favoreciendo así la fertilidad. Sin embargo, se podría llegar a dar una infección en la pelvis por una perforación del útero. Y además, no se ha podido demostrar ningún efecto significativo del raspado sobre los resultados de la reproducción asistida. (Foto: Shutterstock)

El índice de fertilidad de las parejas españolas está por los suelos. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), 2021 ha sido el año en el que menos niños han nacido en España. Se trata de uno de los registros de más bajos de Europa y del mundo (338.532 bebés, un 0,6 por ciento menos que en 2020), confirmando la tendencia a la baja de la natalidad.

Además, el 9 por ciento de los niños que nacen en España lo hacen gracias a un tratamiento de fertilidad. Quizás tenga algo que ver que la edad media de las madres es de 39 años.

Y es que como bien sabes, la edad es uno de los factores determinantes de la infertilidad. En el caso de las mujeres, su frecuencia a los 30 años es 6 veces más alta que a los 20, una cifra que se duplica al cumplir los 40 y cuando hablamos de parejas, la posibilidad de concebir a partir de los 35 años es de menos de un 10 por ciento por mes, mientras que con 30 años se sitúa entre el 25 y el 30 por ciento.

En general, se estima que entre el 15 y el 20 por ciento de la población tendrá problemas de fertilidad, siendo una enfermedad que afecta tanto a hombres como a mujeres y que consiste en la imposibilidad de lograr un embarazo por métodos naturales después de 12 meses.

En este sentido, el doctor Juan José Espinós, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) recuerda que “la esterilidad y la infertilidad son enfermedades reconocidas por la OMS y tenemos la responsabilidad de tratarlas y hacernos cargo de ellas, como lo hacemos en cualquier otra área, tanto desde el ámbito público como desde la iniciativa privada”.

Una de las técnicas que tradicionalmente se utilizan para mejorar la fertilidad es el 'raspado', que consiste en realizar un suave raspado del tejido interno del útero, denominado endometrio, con el objetivo de mejorar las posibilidades de implantación embrionaria. Este tejido está íntimamente ligado, junto al embrión, en el proceso de implantación.

El uso del raspado para mejorar la fertilidad estaba fundado en la hipótesis que la lesión local del endometrio, provocada por el raspado, actuaría mediante la liberación de diferentes citocinas y factores de crecimiento desde la lesión hacía la cavidad uterina.

De modo que al generar esta pequeña agresión adrede sobre el endometrio, este reacciona produciendo más factores de crecimiento y citoquinas proinflamatorias. Estás últimas están involucradas en un proceso de reparación que daría lugar a un endometrio más receptivo.

Dicho de un modo más sencillo, se supone que el cuerpo tras ver que hay una herida en el endometrio libera unos elementos químicos, factores de crecimiento, que hacen que el endometrio en el ciclo siguiente este más receptivo ayudando a la implantación.

El raspado está indicado en mujeres que han realizado dos o más transferencias embrionarias como parte de un tratamiento de fecundación in vitro (FIV) y han tenido fallos de implantación. Para que funcione, raspado se tiene que llevar a cabo en un día concreto del ciclo menstrual, normalmente en el día 21 del ciclo si la paciente es regular y en un ciclo anterior a la transferencia de los embriones si la paciente tiene menstruaciones que no siguen ciclos regulares.

No obstante, algunos expertos consideran que existe falta de argumentos convincentes a favor del raspado, y que la calidad de la evidencia que respalda esta conclusión es baja. No está clara su efectividad en mujeres que pretenden concebir mediante el coito o con tratamientos de fertilidad de baja complejidad como la inseminación intrauterina (IIU).

Además, tiene un carácter invasivo. Cabe recordar que el raspado es una intervención algo molesta para la paciente. Se puede experimentar un pequeño manchado/sangrado los días posteriores o pequeños calambres en el abdomen y, en algunos casos, puede causar desmayos, dolor agudo y un sangrado excesivo. "Incluso puede generarse una infección pelviana o una perforación uterina, aunque no es muy frecuente", apunta el doctor Nicolás Carizza, médico experto en Reproducción de Ginemed.

Teniendo esto en cuenta, se necesita más investigación (ensayos clínicos aleatorios con adecuado diseño metodológico) para confirmar si la lesión endometrial del raspado puede ayudar realmente a las parejas a lograr un embarazo y tener un bebé, y que informen de verdad sobre los potenciales eventos adversos y el coste de la intervención.

A día de hoy, algunos especialistas prefieren recurrir a otras técnicas menos invasivas que ejercen un efecto más notable sobre el crecimiento del endometrio y la mejora de la capacidad del útero para acoger los embriones (receptividad uterina).

Desde la clínica MARGen recomiendan sustituirlo por métodos más eficaces y menos invasivos, como el tratamiento con la hormona de crecimiento y la administración intrauterina de plaquetas aisladas de la sangre de la misma paciente (plaquetas autólogas).

La administración de las plaquetas autólogas es una técnica mínimamente invasiva y el tratamiento con la hormona de crecimiento es totalmente no invasivo. En nuestra clínica hemos obtenido excelentes resultados con ambas técnicas”, concluyen el doctor Jan Tesarik y la doctora Raquel Mendoza Tesarik.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Una mujer embarazada recibe una patada de su bebé y le deja el pie marcado en el vientre

La ventaja (para el corazón) de tener ciclos menstruales largos

¿Qué sabes del trastorno endocrino que más infertilidad causa?

Infertilidad masculina: una enfermedad de “alerta nacional”

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente