La ruina económica de los hermanos Adrià con una deuda millonaria

Anna Sanchez
·3 min de lectura
GIRONA, SPAIN - JULY 30:  Chef Albert Adria (R) looks at his brother Ferran Adria during a press conference on the last day for restaurant El Bulli before closing its door on July 30, 2011 in Girona, Spain. After repeatedly being recognised as the world's best restaurant, El Bulli will close on July 30, before re-opening in 2014 as a research center for new culinary ideas and techniques.  (Photo by Robert Marquardt/Getty Images)
Los hermanos Adrià cierran restaurantes con deuda millonaria (Photo by Robert Marquardt/Getty Images)

Ferran y Albert Adrià son dos talentosos chefs de renombre mundial. Su ilusión era convertir la ciudad de Barcelona en un referente gastronómico con un conglomerado de restaurantes no aptos para todos los bolsillos.

Para llevar a cabo este ambicioso proyecto, Ferran y Albert se unieron a los hermanos Iglesias a través de su exitosa empresa ‘Grup Iglesias’, estos últimos aportaban el capital mientras que los expertos restauradores, aportaban su genialidad e ideas entre fogones.

De esta unión nació ElBarri, un foco gastronómico que contenía los restaurantes: Pakta, Enigma, Hoja Santa, Tickets y Bodega 1900. Cada uno de estos locales tenía una larga lista de espera y encontrar mesa era completamente imposible sin una extensa previsión.

Sin embargo, este sueño de los Adrià se ha esfumado a causa de la pandemia y es que Barcelona es una ciudad que, en cuestión de meses, se ha quedado sin turistas o lo que es lo mismo, sin los clientes potenciales de dichos restaurantes.

La situación de los hermanos es realmente delicada y es que ninguno de estos restaurantes ha sobrevivido a la crisis y, según recoge ‘Vanitatis’, ahora tienen una deuda millonaria. Nada menos que siete millones de euros han hecho que tengan que presentar concurso de acreedores.

Esta situación también ha llegado debido, quizá, a la mala gestión por parte de los chef y es que el citado medio recoge un testimonio de un informador de la empresa asociada a los Adrià que relata lo siguiente: “En el Hoja Santa, por poner un ejemplo, tenían capacidad para 20 comensales y trabajaban 28 personas, eso no es sostenible, y cuando parecía que los números llegaban a cierto equilibrio, sin pérdidas, vamos, los Adrià decidían cambiar algo, hacer una nueva inversión.”

Y prosigue: “Si los restaurantes hubieran estado en Madrid, el proyecto seguiría vivo, pero en Barcelona ha quedado tocado de muerte”. Ahora la economía de este sueño truncado pasa factura y es que el grupo tenía una partida de más de dos millones de euros solo en gastos de personal.

Otros dos millones más eran en concepto de aprovisionamientos. Con todos esos gatos y las continuas restricciones temporales y definitivas de la hostelería en Catalunya a causa de la Covid-19, era imposible que las cuentas salieran a favor de los Adrià.

El pasado 26 de marzo fue la fecha en la que entraban en el concurso de acreedores y, según el Juzgado de lo Mercantil, la deuda es de 7,5 millones de euros. Con esto tienen la esperanza de un resurgir, aunque sea distinto, pero que no todo el esfuerzo y el talento haya sido derrochado en vano.

La principal prioridad a día de hoy es intentar rescatar a alguno de los restaurantes de ElBarri y, sobre todo, poder volver a ofrecer el máximo de puestos de trabajo posibles con la nueva situación empresarial.

Ferran Adrià ofrece una cocina que es arte gastronómico, eso sí, a precio de oro. No es fácil que los números hagan balance a pesar de los precios del menú que pueden llegar a superar los 200€ por comensal como en el caso de Enigma. En el pasado, Ferran ya cerró el mítico Bulli por problemas de dinero y es que los ingresos no superaban a los gastos.

Más historias que te pueden interesar

Ferran Adrià: "Esto no es una crisis. Esto es otra cosa. Esto es una tragedia"

¿Te gusta la cocina creativa? Éste es el restaurante que Ferran Adrià te recomendaría

Ferran Adriá y el cachopo de la discordia (qué disgusto más tonto)