Critican a Fernando Simón por pedir que influencers como Dulceida "conciencien a los jóvenes"

Cine 54
·10 min de lectura

Con 1.126 brotes de coronavirus activos en todo el territorio español y un creciente ritmo de transmisión, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, considera que la situación epidemiológica está empeorando a ritmo acelerado y podría conducir a un retorno a los meses más dramáticos de la crisis sanitaria.

Y en vista del inminente descontrol de la epidemia (ya reconocido en algunas zonas del país) y de que buena parte de la transmisión está teniendo lugar en el ocio nocturno, y concretamente entre jóvenes, el epidemiólogo no ha dudado en tender la mano a los influencers para pedir su ayuda... lo que, por supuesto, le está valiendo un sinfín de duras críticas.

Dulceida es una de las influencers más destacadas de España, a quienes Fernando Simón ha pedido su ayuda para concienciar a los jóvenes ante el aumento de los contagios. (Imágenes: Instagram @dulceida)
Dulceida es una de las influencers más destacadas de España, a quienes Fernando Simón ha pedido su ayuda para concienciar a los jóvenes ante el aumento de contagios. (Imágenes: Instagram @dulceida)

Entiendo que la gente quiera ir de fiesta, pero hay maneras y maneras de hacerlo”, declaró Simón en una contundente y alarmante rueda de prensa que recoge ABC.

Todos aquellos que podemos influir sobre la población debemos concienciar a la gente de lo que hay que hacer. Hay muchos influencers en España con visibilidad muy grande que pueden ayudar a controlar la epidemia”.

En efecto, Simón ha llamado a dichos influencers a “concienciar a la gente de lo que hay que hacer, y no de lo que no hay que hacer”, subrayando lo importante que le parece aprovechar la exposición pública de este tipo de personajes.

Ya saben que yo no tengo mucha relación con las redes sociales, pero sé lo que es un influencer”, aclara Simón.

Y si el director del CCAE asegura que sabe lo que es un influencer, podemos suponer que está pensando en gente como la popularísima Aida Domènech Pascual –más conocida como Dulceida.

Recordemos que ya el pasado mes de marzo, coincidiendo con el inicio del estado de alarma en nuestro país, el Ministerio de Sanidad contactó con Dulceida para pedirle que diera a sus jóvenes seguidores instrucciones de prevención frente al Covid-19 (según recogió La Vanguardia).

Publicando una imagen junto a su mujer, Alba Paul, Dulceida oyó la llamada de Sanidad y se dirigió a sus casi 3 millones de seguidores para pedirles que se quedaran en casa durante el confinamiento e hicieran caso de las advertencias sanitarias ante lo que calificó de “emergencia global”.

Días después y a través de un vídeo, Dulceida y Paul también ponían en marcha una campaña de micromecenazgo a través de gofundme.com, para recaudar 100.000 euros y destinarlos la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) en su lucha contra el coronavirus:

Y ahora, tras la petición de Simón, a la catalana de 30 años se le presenta de nuevo la oportunidad de contribuir decisivamente a fomentar las conductas responsables en un momento crítico para la evolución de la enfermedad. La pregunta es, ¿está el mundo dispuesto a oír sus consejos tras la polémica de Sudáfrica?

Nos referimos, por supuesto, al viaje que Dulceida y Paul realizaron en 2018 a Ciudad del Cabo, donde visitaron varios poblados pobres y regalaron a los niños gafas de sol Miss Hampstons con el nombre de la influencer serigrafiado –sin olvidarse de registrarlo todo y compartir las imágenes a través de Instagram.

Aquel gesto fue interpretado como puro cinismo e hipocresía por multitud de seguidores, que criticaron duramente a Dulceida por su supuesta falta de sensibilidad. “No tienen agua, no tienen comida, no tienen educación pero no pasa nada porque ya tienen las gafas de Dulceida”, respondió entonces un usuario.

Por si fuera poco, la influencer compartió una imagen de sí misma dándose un baño en el hotel, algo que también desató la ira de muchos en vista de la terrible sequía que por entonces sufría el país (la mayor de las últimas décadas). La cosa fue tan lejos que la joven recibió incluso amenazas de muerte por ambos "deslices".

Y aunque respondió reafirmándose sin arrepentimiento ante la mayoría de haters, poco después Dulceida optó por reforzar su imagen solidaria acudiendo a eventos como una cena benéfica cuya recaudación fue destinada a ayudar a los niños más desfavorecidos de Guinea-Bisáu.

Pero nada de eso pudo evitar que la polémica pasara factura a Dulceida, y no solo en seguidores suyos sino también en la opinión generalizada entre quienes no se declaraban fans de la influencer. Un fenómeno que no sería descabellado comparar con la propia popularidad de Fernando Simón, quien tras cinco meses de notoriedad mediática ha llegado a sumar más defensores y detractores acérrimos que la mayoría de figuras públicas de mayor relevancia.

Con estos antecedentes, no nos hemos resistido a asomarnos a Twitter para comprobar cómo se ha recibido la noticia de que Simón pide ayuda a Dulceida y el resto de influencers. Y lo que hemos encontrado nos parece un fiel reflejo de lo dividida que está la opinión de la ciudadanía sobre estas dos figuras y su capacidad o autoridad como líderes en la lucha contra el Covid-19.

Primero, echemos un vistazo a 10 tuits representativos de quienes se oponen o burlan del enlace Simón-Dulceida:

Y ahora, veamos otros tantos tuits que defienden lo acertado de la estrategia pro-influencer de Simón:

En definitiva: resulta imposible detectar una postura mayoritaria definida. Y es que lo insólito de la estrategia institucional de apelar a los influencers produce tanto rechazo por su heterodoxia como respeto por su posible astucia política. La conclusión es que solo el tiempo y una revisión concienzuda de los datos de contagio a lo largo de las próximas semanas podrán darnos una idea de si la propuesta tuvo efectos positivos o no...

Y tú, ¿crees que la alianza Simón-Dulceida es buena idea?

Más historias que te pueden interesar: